Invitados a la vida

Hoy Arcadi habla de los pixeles. Ahí queda. Sólo algo más. El rostro, la expresión del rostro, nos identifica más que ninguna otra cosa. Por eso las fotografías pixeladas nos enseñan monstruos. En la fotografía, las hijas del presidente del gobierno parecen seres absurdos y deformes. Y no por lo que visten. Es lo que tiene ver el mal en toda visión. Por cierto, la mejor manera de proteger a las personas del acoso es perseguir a los acosadores, no encerrar a sus víctimas en cajas translúcidas.

Punto_Negro

Dart

Un día, mi hermano Carlos se cruzó con un “dogedar” igual al que tuvo mi padre. Y tanto. Al mirar la matrícula comprobó que se trataba del mismo coche.

He rescatado una fotografía en la que aparece, aparcado junto a mi casa de entonces. El más pequeño soy yo. Y sí, estaba enfadado. Seguro.

MG

Anuncios