Spam


Vaya. El autor de este artículo pone como ejemplo especialmente grave el de un jefe que gastó, en un mes, 40 horas en asuntos «personales», utilizando internet. A mí ese tío me parece un «pringao». En España no habría pasado de noticia en su casa a la hora de la cena.

Punto_Negro

El café es una sustancia de propiedades excelentes. Por ejemplo, gracias al café, el noventa y nueve por cien (por no ser fundamentalista) de los funcionarios que trabaja en los juzgados españoles, puede ausentarse de su puesto de trabajo, saliendo del edificio dónde se encuentra situado, y campanudamente, fumarse (entiéndase en sentido figurado) un porcentaje más o menos elevado de su horario laboral. Y eso está muy bien, porque les socializa (no hay más que ver a esas funcionarias, bolso en hombro, charlando amigablemente -ellos no se hablan) y les permite afrontar con entereza el duro trabajo diario.

Punto_Negro

Cuando era niño, todo el mundo decía que La Cabina era una obra de arte. Y hablaban de metáforas y cosas así. Un día la vi en televisión. No entendía por qué todos eran tan ineptos, con lo fácil que tenía que ser abrir esa puerta. Al único al que entendía (mejor dicho lo único que entendía) era a José Luis López Vázquez. Al fin y al cabo, era el mismo señor al que puteaban los niños de La gran familia. Su estado natural era el de señor puteado que no se enteraba de nada, pese a sus gritos histéricos. Por eso era tan creíble cuando miraba, pasmado, el gran cementerio de cabinas al que le llevan al final.

Punto_Negro

He visto, en las noticias de Antena 3, un reportaje en el que nos hablaban de una empresa que manda mensajes tuyos después de que has muerto*. No sé si la idea es buena, mala o regular, empresarialmente hablando. Que sea una putada recibir un mensaje desde el más allá** no importa, al fin y al cabo el que paga es el muerto.

Eso sí, la publicidad de la empresa era chula: un miniataúd blanco de papel con su logo. No lo han abierto y no hemos podido comprobar si te lo mandan vacío.

* Imaginen cuando palme éste.

** Conozco dos casos de personas que han recibido mensajes de muertos (por móvil o email) días después del entierro y nos les hizo gracia.