Nos acaban de decir que necesitan espacio


Hace un par de años, con la excusa de un artículo de Azúa, di mi opinión sobre la posibilidad de celebrar referendos sobre independencia (en Cataluña y en otros sitios).

No se trataba de una ocurrencia de última hora: lo vengo defendiendo desde hace muchos, muchos años. Como vengo manteniendo desde hace muchos años, por ejemplo, que sólo un estado acomplejado se abstiene de recuperar competencias cuando se usan contra ese estado, tal y como ha sucedido en el País Vasco.

Cuando los que mandan se apuntan a unas tesis (de tanta importancia) y se apoyan, para ello, en la voluntad no manifestada de la gente, no queda más remedio que falsar la tesis. Lo malo es que el día que queramos falsarla, la tesis habrá muerto.

Lo del Estatuto de Cataluña y la sentencia del Tribunal Constitucional es simplemente grotesco. La irresponsabilidad de los magistrados, que llevan tres años vacando, es enorme. Hagan lo que hagan, su dejación ha permitido que los hechos se impongan sobre las normas. Y la prueba más evidente de su irresponsabilidad se encuentra en el Yo acuso que han publicado doce periódicos catalanes. Lo primero que dicen es que llevan tres años esperando, ocultando interesadamente que sin esos tres años y la cocción lenta de las conciencias mediante actos, leyes y reglamentos de desarrollo del Estatuto, ese manifiesto conjunto habría resultado imposible.

Ahora, antes de seguir, les contaré una historia: en un matrimonio en apuros, ella dice que necesita espacio. Él se resigna. Ella comienza a estudiar una oposición a algo y él paga (y pinta) un piso. Allí, ella podrá estudiar. Sin embargo, meses más tarde, la cosa sigue sin mejorar. El suegro, que conoce los delicado de la situación, paga un viaje a toda la familia a Nueva York; un viaje por todo lo alto. Allí van los padres, los hijos y los cuñados y cuñadas. Ella va también, claro. Es Navidad, y un viaje romántico y familiar puede que reconduzca la situación. Se hacen fotografías en lo alto del Empire y van al Madison a ver a los Knicks. Él vuelve a sonreír, ahora que parte lanzas de nuevo. Cuando vuelven del viaje, sólo dos o tres días después, ella le dice: «te abandono». Al poco tiempo, él se entera de que, en el pisito monacal, ella se ha dedicado infatigablemente a regar los cuernos que le han ido creciendo al marido en la cabeza.

Después de contarles esto, va mi petición: ya les hemos pintado el piso. Por favor, no seamos tan gilipollas como para pagarles el viaje a Nueva York.

Tres o cuatro paridas


Cuenta Martin Gardner sobre 4’33», la obra de Cage …

Yo no he oído una ejecución de 4’33», pero amigos que lo han hecho me dicen que es la mejor composición de Cage.

Lo extraordinario es que no opine quien no la ha oído y sí opinen los que la han oído.

También se cuenta* que en 1974 se publicó un libro con todas sus páginas en blanco llamado The nothing book, y que tuvo varias ediciones. La radicalidad del autor fue, sin embargo, mal recompensada: el autor de otro libro en blanco presentó una demanda por plagio. Supongo que el asunto quedaría en nada. Y espero que el primer autor del libro en blanco no tuviera un negro (le imagino farfullando mientras corrige las galeradas).

Al leer el sucedido, me he preguntado si se adujo el principal argumento: un libro en blanco es un plagio de lo que hay escrito antes de que empiece el Gilgamesh.

* Saco noticia de estas nadas de un libro sobre la nada que acabo de empezar a leer. Por fortuna tiene palabras impresas. Ya les contaré que tal.



Maravillas de la naturaleza:





Me ha gustado mucho este resumen de la película «2012».



Joder, gmail me ha mandado a spam un correo en el que un colega me hablaba de la cumbre de Copenhague. Las noticias vuelan.



Este fin de semana ha sido el congreso de UPyD. Por su altura intelectual, me ha impresionado este análisis.



De nada.