Reglas de participación


Me he dado cuenta de una cosa: no les he comunicado, estimados lectores, las reglas de participación en este blog. Ya sé que este asunto, a la mayoría de ustedes, no les afecta en absoluto. Sin embargo, es mejor ser claro en algunas cuestiones:

1.- WordPress permite al administrador de un blog algunas actuaciones que deben ustedes conocer. La que me parece más perturbadora es la de edición de comentarios: puedo editar cualquier comentario y cambiarlo. No usaré nunca esta posibilidad, pero creo que es bueno que sepan que existe antes de escribir nada.

2.- Como conozco a la mayoría de las personas que escriben aquí, he decidido optar, en principio, por el control de la entrada más que del comentario. Por esa razón, sólo se modera el primer comentario. Los siguientes son libres. Si usted hace un comentario y no aparece es porque no quiero que usted escriba en este blog. No obstante, tengan en cuenta que si cambian el nick o usan otra cuenta de correo, el sistema les considera “nuevos” y se aplica la regla de moderación del primer comentario.

3.- Borraré sin dar explicaciones. También calificaré como “spam” o bloquearé IP’s sin explicaciones. Lógicamente, eso sucederá cuando haya permitido un comentario y posteriormente decida, por razones que nunca explicaré, que el comentarista ya no debe escribir más aquí.

4.- Puedo bloquear comentarios que contengan determinados términos. No sé si alguna vez utilizaré esta posibilidad, pero es fácil evitar sus consecuencias, basta con …

5.- … no insultar. No se insulten entre sí. Tengo claro, después de muchas discusiones, que la mayoría de ustedes conocen la diferencia entre lo permisible y lo no permisible. Como también me conocen, creo que no es difícil deducir por donde está el límite. No obstante, no pregunten: nunca contestaré sobre ese particular.

6.- No traigan a este blog cuestiones personales entre ustedes. No traigan aquí disputas que deriven o se estén desarrollando en otros sitios.

Si tienen dudas sobre alguna de estas reglas o quieren preguntar por alguna de mis decisiones, mándenme un correo. Sólo contestaré las preguntas que considere se hacen de buena fe.

Muchas gracias y buena suerte.