A ver si se levanta la niebla



Les mentí.




Leo que, desde ayer, si blasfemas en Irlanda puede que te multen.

Y me entero, al leer la noticia, de que en Finlandia puede que termines en la cárcel.

No haré el chiste fácil preguntándome qué puede que te pase en Dinamarca.

Me interesa más subrayar cómo la locura de ceder al humor de los creyentes puede convertir cualquier cosa en intocable. Basta con hacerla sagrada y con convencer a un grupo (tampoco excesivamente numeroso) de que su naturaleza es ésa. Si al menos se tratase de leyes sin pretensión de ser universales, simples manifestaciones de una supremacía cultural, uno podría escandalizarse, pero comprender su finalidad. Por desgracia, la apariencia les obliga a convertir en respetable cualquier hecho «religioso» para ocultar el miedo.





El nickjournal ha cerrado. No sé por qué ni por cuánto tiempo.

Debería decir algo …

¡Ya! No se preocupen, la vida sigue.

Y lo más importante es perseverar. Como ejemplo, este testimonio gráfico de mi campaña por tierras extranjeras: