Todos en tierra



Acabo de enterarme de que Arcadi Espada deja Factual. Nos cuenta que mantenía discrepancias sobre el presupuesto, el modelo y la orientación del periódico con los editores.

Yo me hice suscriptor de Factual porque lo dirigía Espada y porque allí iban a participar algunos amigos. El asunto del contrato con los lectores y otras cuestiones filosóficas lo he tomado siempre con distancia (y cierta coña). Sin embargo, no comprendo muy bien cómo -si lo que cuenta Espada es cierto- los dueños del invento no previeron que debían dar carta blanca al director y contar con un presupuesto para, al menos, un año. Porque la suscripción es por un año. Si no lo previeron nos engañaron. A todos.

No sé qué pasará con el periódico.

Yo, hoy, lo cierro.




ACTUALIZACIÓN A LAS 19:00′

Girauta es el nuevo director. Y han echado a 25 personas. Debe ser como el 80 ó el 90 por ciento de los que trabajaban allí.

Capturo el periódico ahora mismo. La publicidad que aparece lo dice todo:




54 comentarios en “Todos en tierra

  1. Eso quería decir con el timo de la estampita. Las explicaciones carecen de lógica. Factual era Espada y luego ya veríamos.

    1. Efectivamente.

      Y Arcadi se ha equivocado no blindando su puesto y su autonomía durante ese año (incluyendo el presupuesto).

      Un proyecto serio (en el que cobras a la gente por anticipado) se hace previendo el peor escenario. Ser deficitario debería estar calculado. Es un timo, no hay duda.

      1. Estamos de acuerdo. Unos empresarios que se meten en un sector nuevo (no ya en España sino en el mundo mundial: un periódico de pago en la red) y no tienen un plan financiero que contemple tres escenarios posibles. No me lo creo. A no ser que su idea de los negocios sea comprar un terrenito y untar al concejal de urbanismo, todo puede ser.

        Y sobre Arcadi, mejor no digo nada.

      2. Antes de comentar hay que saber la realidad de lo acontecido. Arcadi tenía el 51% de la sociedad, así que hay que reclamarle a él el porqué de su abandono en las condiciones que lo ha hecho.

        El proyecto estaba abocado al fracaso cuando conociendo el presupuesto a disposición, se lanza a una aventura a lo grande con un coste que en tres meses se come el capital; capital que por cierto no ha salido de sus bolsillos. Todos apostaron por él y ha sido su decisión no seguir ajustándose a otros parámetros. Seamos serios y no comentemos sin conocimiento de la realidad. No todo el mundo está dispuesto a tirar casi un millon de euros por su cara bonita.

        E.

        1. Hay algo que no entiendo: ¿tiene el 51% de la sociedad y el capital no ha salido de su bolsillo?

          Y si lo que usted dice es así, él sería el principal “editor” que le ha impuesto una limitación de presupuesto y un cambio de rumbo. Digamos que, con su comunicado, nos habría mentido.

          Y finalmente, ¿qué tipo de presupuesto es ése que en tres meses se come el capital pese a haber suscripciones por un año? ¿Nadie hizo cuentas en ese consejo de administración?

          1. Todas las preguntas tienen respuestas. La mayoría, se la dan por su trabajo, pues la empresa cree en el proyecto y él no cobra un duro.

            Contratar a 29 periodistas y otros colaboradores, suponen un coste exagerado que él no está dispuesto a rebajar a pesar del enorme dispendio de nóminas y otros gastos. Cree en lo que hace, pero las espectativas no se traducen en resultados. Pocos suscriptores, que no dan ni para pagar la nómina de un mes, y nula publicidad, porque ésta entra si hay tráfico; y el tráfico no es suficiente para llamarla, tan sólo de google que es una miseria.

            A lo de si miente; habría que hablarlo con él delante, pero me costa que el cambio de orientación que le pedían, es por el que los socios capitalistas pusieron el dinero y no para lo que realmente estaba siendo. Es posible que las espectativas del periódico no fueran entendidas del mismo modo por unos y otros. Lo del recorte es cierto, pero es que era insostenible como ya le he comentado.

            Las cuentas si que estaban hechas, pero creo que están respondidas en los párrafos anteriores.

            E.

          2. Bueno, técnicamente tiene razón: no hay una disolución de la sociedad. Pero estará conmigo en que el proyecto que se nos vendió no es el actual. Casi diría que la Misión, Visión y objetivos de la empresa han cambiado por entero. No creo que se puedan mantener las mismas con la estructura actual de Factual. Y si ustedes lo consiguen, me quito el sombrero. Además, no cuentan ustedes con el principal activo: Arcadi Espada. Todo el proyecto Factual giraba en torno a la marca Espada, ¿o no?

          3. Tal vez el periódico que a ustedes se les vendió no es el que ahora continuará, pero a ciencia cierta le puedo asegurar que es por el que se contrató a AE. De ahí las desavenencias con la empresa, aparte de la estructura, que también.

            Cierto que el principal activo era AE, por eso apostaron a perder en el tema económico. Pero todo tiene un límite. Y no niego que AE no pierda; son muchas horas y esfuerzo que se han ido al traste. Es una lástima. Sin embargo la nueva dirección tiene la experiencia de llevar la empresa con una estructura más acorde a la realidad empresarial. Tal vez esas sean las culpas a recriminar a AE. No se puede vivir fuera de la realidad.

            E.

  2. Como un pago indiscriminado a la trama de afectos. Esta fue mi justificación que adquirió emotividad épica cuando pudo conmover al cínico pirata Mercutio para aflojar los cincuenta euracos por un contenido en internet que la gente colgaba gratis en el blog.

    Efectivamente coña es la denominación para el celofán del proyecto. Pero está claro que había que dar la oportunidad Arcadi. Confesando también que parte de las razones por las que me alegra que pueda montarse un laboratorio para sus creaciones es para que se comprueben los monstruos que produce esa razón adánica y cientifista.

    Como por ejemplo el anatema de que el Why contamine la noticia. Y el descojono con la negación de la noticia de las declaraciones alarmistas de Rubalcava. Esto es, no ya que se deslice el why en la narración, sino que directamente le niega la categoría de sucedido porque no está de acuerdo con la motivación y consecuencias del acto. ¿Si sale un político con una mentira, tampoco lo publicaría porque no le molan las mentiras y considera irresponsable participar en la propagación de una?

    Y aún a pesar de mi maldad, consigue sorprenderme con la rapidez que revienta las probetas, tanto como Ciudadans como con Factual.

    Pero en el fondo una pena. Y menos sensación de estafa de lo que hubiera dicho de saber que al de dos meses llegaríamos a esto. A pesar de ello me he visto obligado a pedirle que se disculpe en los comentarios de su página. Esto no es óbice para que también me pueda contentar una satisfacción económica, en caso de que a usted le de por (re-)presentar una demanda colectiva de fundadores por estafa.

    1. Son 50 €, Gatopardo. Además, aunque no preví que la cosa explotara tan rápido, sí era pesimista, la verdad. No lo he dicho hasta ahora, pero conozco a algunos de los que ponían dinero. Lo que me sorprende es que Arcadi no tuviese más control sobre la cosa, antes de embarcarse en ella. Porque su nombre era la marca.

      1. Lo de euracos era relativo a la magnitud del pago por un contenido en internet realizado por Mercutio contra sus principios. Evidentemente no me arrogo ningún derecho ni importancia por esa suscripción de 50e. Estamos de acuerdo en que lo que criticamos es que un proyecto marca Arcadi Espada de principio a fin resulta que no lo era tanto. Y que como ha empeñado el nombre no nos vale una espantada poniéndose las medallas del director que dimite por diferencias con la empresa.

        1. Lo decía por lo de la demanda. Vamos, que no va a compensar. Aunque habrá que ver que pasa con el periódico. Si cierran sí estarían incumpliendo claramente, y puede que les interese cerrar ahora que con la marcha de Espada tienen un futuro negro y a lo mejor devuelven menos de lo que costaría mantenerlo abierto.

          1. Ah, je je, la deformación profesional. Seguro que ha estudiado el caso y todo. Que conste que era una broma. No voy a aceptar ningún envío de minuta.

            Sería bastante escandaloso el cierre, sí. Hay muchos digitales abiertos que “sobreviven” sólo con la publicidad. Probablemente les compense mantener a unos cuantos becarios explotados. El volumen de noticias no era tan elevado, ni, no nos vamos a engañar, el nivel tan excelso. Evidentemente tenía una personalidad que no van a poder continuar tras la marcha de Espada y la presumible evasión de los talentos, pero tampoco provocará una caída del servicio tan elevada que pudiera sustentar una demanda de estafa.

            Lo de cerrar y devolver la suscripción me parece un poco de chiste. No creo que quede mucho de ese depósito. Y no hay más nombre detrás del invento que Arcadi Espada.

  3. Sí y no. Yo creo que a este hombre, con lo de organizar cosas con otros -putos seres humanos con entendimiento y voluntad, ¡vaya mierda!, que no se pliegan a sus designios desde las alturas-, por culpa de su soberbia intelectual y de su claro egotismo, tiende en estos aspectos a ser como el mal bailarín: siempre le estorban los cojones. O como el recluta torpón: son todos los demás los que van con el pie cambiado. No abogo por el democratismo zafio, que cualquiera que se precie de libre debe andar con su paso sin importarle el de los demás, pero no es posible tratar con otros obviándolos sin más.

    En fin, otro embarque fallido.

    1. Ya, pero todos sabemos cómo es Arcadi. Supongo que los que pusieron el dinero también lo sabían. Su modelo es el que se vendió. Es el que yo compré. Si no hay suficiente gente, como yo, eso no es culpa mía. Esto recuerda a eso de los fascículos para construir las Tres Carabelas y que en el fascículo 36 dejan de publicarlo y dejas el barco sin palos y sin velas.

      1. Pues, sí, tiene usted razón y el primer gilipollas soy yo. Doblemente, porque sabiendo cómo es el gachó fui y calcé 50 euros. Debo reconocer que no los largué por él, sino por una mezcla de apoyo a algo que podría estar bien y de afecto a algunos conocidos a los que deseaba la buena fortuna. No me preocupan los 50 del ala -que solicitaré debidamente-, sino que me cabreo -en realidad conmigo mismo- porque este hombre es incapaz para estructurar grupos de gente. En realidad, no, no es verdad lo que digo: falta el matiz de que creo que no sabe estructurar grupos de gente con un fin concreto más que si es él mismo el nudo gordiano del cotarro. A esto me refería antes: no observa que los que están alrededor, incluso si acceden por deferencia o admiración a él, también tienen voluntad y entendimiento y, claro, no son autómatas arcadianos. También esto puede ser una simple bufonada, porque de cierto no sé un carajo y tampoco sé de qué va lo que haya hablado en su día con los editores y los colaboradores.

        Mejor me callo, que estoy más guapo.

  4. Y que este hombre debiera de haber realizar por una vez un esfuerzo de inteligibilidad a la hora de vender el proyecto a los editores. Un problema de comunicación o bien de cara a estos grandes inversores “in the darkness”, o por el contrario a los pequeños suscriptores que fundamos el periodico en un acto de fe justificado únicamente por la marca Arcadi Espada estampada sobre todo el proyecto. Si explota al de dos meses podemos pensar que desde el día uno el modelo de Factual entraba en conflicto con ese otro modelo de periódico del que nunca habíamos oído hablar.

    Tal como nos vendió el proyecto ahora no puede invocar sin más el orgullo de director enfrentado a la empresa editora, y para colmo, recibiendo en la mayoría de comentarios el apoyo frente al pérfido editor.

    Hablo de problemas de comunicación por no caer en la tomadura de pelo, claro.

    Desde luego que nos debe una disculpa y que nos cuente en qué se ha equivocado si valora en algo su buen nombre.

    1. Le doy la razón en una cosa: si él fue claro y los editores simplemente se han acojonado porque la cosa no pitaba, Arcadi es responsable de no haberse blindado. Eso sí, de ser cierta esta versión, la responsabilidad mayor es de los editores, que no han tenido problema en vender la marca Arcadi Espada y su periódico durante un año.

      1. Lo de la tomadura de pelo era respecto a que los editores no hubieran jugado limpio aprovechándose de la marca para ponerlo a rodar y luego reorientarlo.

        Podré acusar a Arcadi de ingenuidad pero no se me ha pasado por la cabeza que hubiera ningún engaño en la visión del proyecto que él nos vendió. Íba a poner también compromiso, pero vistas las circunstancias hay que rebajarlo a ilusión para con el proyecto.

  5. La tercera ley de hierro del periodismo dice que las redacciones están a la izquierda de los dueños y a la derecha de los lectores. La primera condición se cumple en este caso, pero no la segunda: los lectores no están a la izquierda ni a la derecha, no están en ninguna parte.

  6. Oiga, qtyop, usted que sabe de horarios. ¿Tiene alguna explicación para que el reloj mi dvd grabador Samsung cuando llega a las 8 de la mañana, salte directamente a las
    12? Desde hace una semana me pasa. Tengo que cambiar no solo la hora sino el año porque regresa a 2006.

    1. supongo que cogerá automáticamente la hora de alguna parte, no? un canal tdt?

      deje aquí el modelo, a ver si puedo echarle un vistazo al libro de instrucciones.

      ayer instalé yo uno, tomaba la hora directamente de la tdt, seleccioné la uno. Y no sé porqué marcaba una hora adelantada. En CS o en Público, estooo, la Sexta, sí tomaba bien la hora.

  7. Aunque sea un poco tarde para los consejos, estaba claro que la idea del pago por contenidos era muy arriesgada para un periódico que aún no había demostrado nada. Lo del gancho de Arcadi Espada y la comunidad que ha arrastrado somos cuatro gatos para lo que necesita un proyecto así.

    Me sorprendió esa confianza en la compra de la marca ya que el mismo Arcadi dijo hace poco de que no había que engañarse, que las comunidades de los blogs no eran tan extensas como pensábamos.

    Si de verdad necesitaban esa inversión inicial para echar a andar, estoy seguro de que muchos de los que pagamos por la suscripción hubiéramos puesto esos 50e por la fundación del periódico. Los límites de la audiencia dispuesta a pagar por un periódico del que sólo ha podido ver un par de extractos gratuitos casi coinciden con los de la comunidad que podíamos compartir la ilusión por el proyecto, decisión afectada también por la trama de afectos.

    Ya sé que esto iría en contra la visión de que se pague por los contenidos. Pero el error de cálculo sobre el valor de la marca Espada me parece de una gran ingenuidad.

    El modelo que funciona en Internet para un producto nuevo es claro, primero se empieza gratis para enganchar a la gente y se demuestra el valor del producto y luego se empieza a cobrar por él.

  8. Veo que Gatopardo se ha preocupado en estas notas por la integridad de mi integridad. Se lo agradezco; el pago fue un pequeño paso para la internautidad, pero un gran paso para el pirata.

    A pesar de que, obviamente, lo que me atrajo del proyecto fue la marca Espada, como bien dicen Vds., a mí Factual me ha ido gustando con -cierta- independencia de esa trama de afectos. Quiero decir: antes de conocer, entre otros, a Marcel, a Albert de Paco o a Bernal en carne perecedera ya había gustado de ellos por escrito, a través del blog. Ahí fue donde me atrajeron, y ahí me los he vuelto a encontrar en Factual. Si siguen adelante con el asunto, seguiré acudiendo a Factual para leerlos.

    Es probable que yo sea muy simple, pero la ideología de un periódico me la suda: si leo un texto que me gusta, volveré a acudir al siguiente texto que lleve la misma firma. Leí a Umbral en El País y, cuando se cambió de empresa, seguí leyéndolo en El Mundo. Me escojoné con Bernal en el blog, luego nos echamos unas risas en la redacción de la Cope y muchos bares y ahora sigo riéndome con su lector de pago.

    Lo peor es que tengo la impresión de que la marcha de Espada supondrá, antes o después, la marcha de algunos otros que me gustan. Entonces, sí: a Factual le podrán dar por culo. Por ahora, Bernal, Abreu, Pepe Albert de Paco, Trillas, Pérez Colomé, Arcu, José Carlos Rodríguez, Ramón González, Julio Valdeón, Gil Bera, Pericay, Bonilla y el maravilloso blook Aly Herscovitz merecen la pena. Hasta me gusta el Atleta.
    – – – – –
    Sobre el dinero: más a mi favor. La próxima vez craquearé una puta contraseña.

  9. “Yo, hoy, lo cierro.”

    Yo no, porque no creo que me devuelvan los 50 leuros, así que tendré que *aprovecharlos*.

  10. Me parece que Arcadi nos debe alguna explicación. Esa “empresa” a la que le echan la culpa de cambiar el rumbo tendrá nombres y apellidos. Conocemos los de Cristina, Jorge, Paco, Albert, Silvia, Lucía, y los demás, pero los de Purificación, Almudena, Jacobo, Eduardo, Antonio, sólo aparecen si se busca mucho, que desde lejos, que es donde vivo yo (y algunos otros lectores), es bastante difícil, a pesar de Google. Los primeros ya han dicho o están diciendo cosas con su firma, pero el comunicado de la “empresa” es la mar de poco comunicativo. “I fatti”, los hechos, facta, contados con verba…
    Los 50 mortadelos no es que sobren, pero yo ya los doy por perdidos.

  11. Quat Inversiones no va bien desde hace tiempo. Acostumbrados a los negocios inmobiliarios supongo que no han tenido paciencia con Factual, yo aún no entiendo el porqué entraron en este proyecto. A Espada le habrán pedido un cambio de política para aumentar o conseguir algún beneficio, éste se ha negado y hasta luego. De Arcadi Espada y Cristina Fallarás a Juan Carlos Girauta el giro es considerable.

  12. Me temo que tendré que seguir leyendo a mis favoritos en sus blogs. A la puta calle casi todos.

    Pagar por contenidos de internet… Que me sirva de lección.

  13. Por lo que conozco a Arcadi, seguro que lo del Bulli precipitó su decisión. Así suele ocurrir con las decisiones importantes.

  14. -Algunos números no me cuadran. Cristina Fallarás, José María Albert de Paco, Braulio García Jaen, Lucía Lijtmaer, Jordi Pérez Colomé, Daniel Tercero, José Carlos Rodríguez, Natalia Araguás, Vicente Carbona, Silvia Cruz, Mario Fort, Carlos Garrido, Daniel López Valle, Javier López Vivas, Verónica Puertollano, Paula Ruiz, Gabriel Trindade, Iván Vila, Gabriela Wiener. Diecinueve periodistas.

    -Cuando me di de alta -no lo hice al principio- la página decía que era el suscriptor cuatro mil y algo. Cuatro mil por cincuenta son doscientos mil leuros. Yo creo que para un par de meses de nóminas sí que da.

    -¿Arcadi tiene el 51% de una sociedad (Arcadi tiene una sociedad) sin poner un duro?

    Esto es muy interesante.

      1. El número de usuarios suscriptos no equivale al de paganos de los 50 euros. Factual daba la posibilidad de darse de alta y acceder a una promoción de 5 euros gratis en la cuenta para el acceso a los contenidos en modalidad de pago por lectura.

        Por lo que podemos suponer que muchos de esos pocos miles de usuarios dados de alta no habrán puesto nada aparte de hacer uso del periodo de prueba. Otros habrán puesto algo de dinero en la cuenta si les interesaba leer algunos artículos a ese precio de 0.1 euros por artículo.

        Y conociendo al español, puede que algunos de los lectores interesados en el diario creasen varias cuentas distintas con distintas cuentas de correo, obteniendo así el listillo lectura de Factual gratis por una temporada.

  15. Vaya. Resultará que, después de todo, sí que tenía cierto interés la versión de la empresa. De paso, hemos averiguado algo sobre su nivel de aculturación (que ha superado nuestras *expectativas*).

  16. Me pide Bartleby que publique este comentario suyo:

    “Me disculpará Tse que hable de Factual con retraso respecto a su entrada sobre el caso, pero el blog adecuado para hacerlo me parece éste. El caso es que el asunto se ha convertido en un caso desde la nota de dimisión de Arcadi hasta el así sucedió de Cristina Fallarás en su blog.

    El día que dimitió Arcadi no era el momento para pedir explicaciones, por respeto a las víctimas de la escabechina. Y por afinidad. Pero después sí, y a ambas partes, empresa y despedidos, por aquello del compromiso que todo contrato implica. Y por la parte de lealtad que implica esa afinidad. Posiblemente la mayoría suscribimos ese contrato por Arcadi y el nuevo modelo de periódico (y una forma de hacer periodismo) que se anunció. Otra razón para dar esas explicaciones es la información, los famosos hechos de los que presume (o presumía) el modelo periodístico Factual. Si hay algo peor que especular es que te fuercen a especular.
    Lo del recorte presupuestario súbito se puede entender, aunque con fórceps: un plan económico de viabilidad mal hecho y un fallo estrepitoso en las expectativas de ingresos, entre ellas un menor número de lectores de pago respecto a los previstos. Y una menor audiencia lleva a menores ingresos por publicidad y menos créditos. Vale, que la economía es muy socorrida.

    Pero lo del cambio de modelo periodístico es más difícil de entender porque sucede al cabo de sólo dos meses de estar el periódico en el aire (por lo de online, no sean mal pensados) y porque ambos equipos directivos (empresa y periodístico) se conocían de tiempo. Si desde fuera nos conocemos todos (me refiero a personas de la empresa que han tomado la decisión del drástico recorte), cuánto más desde dentro. Por eso no cabe la sorpresa como razón y hay que remitirse al dinero como principal explicación. No es posible un cambio de orientación tan radical en el modelo sin haberlo olido previamente, en la medida en que se conocía con creces a las personas que han tomado las decisiones, insisto. A estas alturas se sigue sin saber en qué consiste ese cambio.

    Hay un tercer motivo, el político señalado por Cristina Fallaras en su blog, esa contraposición entre derecha y “rojos, socialdemócratas, críticos y modernos”. Por un lado, no es de recibo recurrir al ya sobado e insoportable prestigio implícito del segundo bando, por oposición a la maldad natural de la derecha. Por otro y principal, es inverosímil que no supieran parte de los defenestrados con quien se jugaban los cuartos políticos (y periodísticos) cuando sí se sabe desde fuera. Pero el victimismo político no es la cuestión.

    Cuando escribo esto aún no ha colgado Braulio García Jaén (un periodista como la copa de un pino, por cierto) en su blog el anunciado por Cristina despido íntegro. Será un dato más que añadirá información pero los entresijos siguen sin aclararse. Los entresijos son el famoso cambio de modelo, lo repentino y drástico del mismo y la sorpresa sobrevenida. Para pasmo el de lectores (parte contratante) y colaboradores.

    Bartleby”

    1. Decía CFallarás:
      “Deberían haber dicho: hijos de puta estáis todos en la calle, por rojos, socialdemócratas, críticos y modernos, pero no se atreven, aunque se les nota que lo están pensando.”
      Yo lo que entiendo es que CF pone esas palabras en la mente de las dos “empresarias”. No es forzoso que sea lo que piensa de sí misma y de su gente. Es más, no he visto antecedentes de que piense eso en la (breve) historia de Factual. Pero supongo que lo mejor sería que lo aclarase ella, que ya es mayorcita para defenderse sola.
      Salvo que le sigan un tercero, un cuarto, un quinto, etc., me parece demasiado básico ese concepto de “segundo bando” a estas alturas de la historia de España: para eso ya están los períódicos del Régimen, esos que empiezan por “P” y son tan unidimensionales.
      Claro que los otros, los de la “derecha”, que dice Bartleby, también lo son: aquí no vale el chiste de que el que dice que no es lo uno ni lo otro es falangista. A ver si empiezan ya a enterarse de que la decimonónica metáfora izquierda/derecha no es que sea reductora, es que es sobre todo invalidante.

  17. ¿Quién mató a Factual? Un buen crimen para hacer un riguroso trabajo periodístico. Primero los hechos, después su análisis. ¿Una víctima o varias? ¿Cuántas víctimas colaterales? ¿Hay víctimas por fuego amigo? Móvil del crimen o de los crímenes. Sospechosos, móviles y coartadas. Pistas, falsas pistas. ¿Un culpable? ¿varios? ¿una concatenación de hechos fortuitos? ¿Se precipitó todo el mundo? ¿Les sobrevino la crisis como a Zapatero?

  18. Me sorprende que Bart desdeñe los motivos económicos en toda esta cuestión o que incluso apunte a que puede ser un argumento socorrido que viene a apuntalar no se sabe qué.

    Eso sí, como especulador sobre estas cuestiones poco ha necesitado para desentrañar que el plan de viabilidad estaba mal hecho, o para hallar un fallo estrepitoso en las expectativas de ingresos. Ahora bien ¿cómo se determina correctamente la futura acogida de una fórmula de periódico que no se ha hecho nunca en un formato que no ha usado nadie por un precio que nadie a propuesto jamás?
    De lo que sabemos hay una palabras de Arcadi que deberían pesar más, las que cuestionan que en un período tan corto -de dos meses- pueda evaluarse el comportamiento económico del invento. Determinados ingresos no han podido consolidarse aún, y quizás no se hayan sucedido ni terminado las campañas de venta del producto que hayan podido proyectarse. No obstante apunto a que esta postura por contra también es un lugar común en los fracasos empresariales, el titular siempre requiere más tiempo, más inversión y más gestión propia para conseguir el ansiado éxito.

    Pero en la visión empresarial del invento existe un aspecto fundamental además del comportamiento del producto en el mercado, y es el de la financiación de la inversión que sostiene la aventura. Sin crédito o capital que la sostenga ningún negocio sobrevive, cumpla o no con exactitud con los vaticinios iniciales. Como se dice en el mundillo cuando se ‘corta el grifo’ se acaba la aventura. Así de sencillo. Si los inversores deciden dejar de ingresar dinero se para la máquina. Apunta Tse a que no entiende que los inversores no contaran con el presupuesto para al menos un año.

    Descartando que tuvieran el presupuesto guardado en un cajón, es perfectamente posible que hace dos meses sí pudieran tener el músculo financiero suficiente para soportar la inversión, que sus circunstancias hayan cambiado repentinamente, y que ahora no lo tengan, independientemente de que desconocemos cuál es la composición de ese grupo de inversores, sus relaciones internas, sus posibles variaciones. y sus intereses particulares. Lo que sí podemos intuir, por lo sucedido en la redacción y por sus reacciones prematuras ante el producto, es que no saben nada de periodismo ni de periodistas.

Los comentarios están cerrados.