Liquidar a Garzón


Implacable imputación de prevaricación la que hace El País; vean:



Sin embargo, el artículo sólo se fundamenta en un supuesto error (intrascendente) y en el tono “faltón y engolado” del magistrado del Tribunal Supremo.

Sólo en eso, omitiendo el demoledor relato que se contiene en la resolución. E ignorando que los calificativos que tan mal le parecen al periodista Lázaro simplemente son imprescindibles considerada la naturaleza del delito.

En fin, me alegra mucho descubrir en el irreprochable auto del magistrado Don Luciano Varela Castro argumentos que ya di cuando hablamos de esto, hace casi dos años, en una discusión que duró todo un día y en la que nos comportamos seriamente.

Anuncios

7 comentarios en “Liquidar a Garzón

  1. No cometeré dos veces el error de discutir con un jurista sobre leyes; lo que no quita para que desde fuera vea esta escaramuza como lo que (también) es: un caso particular de un fenómeno bien conocido. Se trata de dictaduras que dan paso a democracias y democracias incipientes que proceden a blindar a los responsables de los crímenes cometidos por la dictadura. La cosa se vende siempre como reconciliación nacional, pero básicamente se trata de facilitar el tránsito tranquilizando a quienes, si se sintieran en peligro, podrían dar con la transición al garete. Formalmente, la decisión es producto de un parlamento democrático; pero detrás hay un poder fáctico que pone límites a lo investigable y exige la impunidad. Cuando, años después, la democracia se asienta, surge siempre la posibilidad (y la exigencia moral) de revisar las leyes de punto final, obediencia debida y similares. Parece que está claro que en esta partida Garzón no ha jugado bien sus cartas, lo que puede costarle caro. Tratándose de un personaje de trayectoria tan ambigua, lo que le pase a él no me importa; pero me molesta que el resultado vaya a ser que, por lo que se refiere a aquellos crímenes, todo sigue atado y bien atado. No lo creo, por otra parte. Ni en eso ni en casi nada cabe un punto final, y lo que hoy es imposible puede no serlo mañana. Así lo deseo.

    1. Si se pretende revisar esa ley hay que hacerlo en el parlamento, cambiando la Constitución y a lo mejor denunciando algún tratado internacional. Lo que no debe hacer un juez es arrogarse la condición de verdadero representante de la soberanía popular y la justicia y saltarse las leyes, por excelentes que sean sus motivaciones. Por lo demás, la historia del mundo está llena de crímenes impunes.

Los comentarios están cerrados.