Desfachatez

El viernes escuché unos minutos al bachiller Montilla en un programa de radio que presenta una reconocida progresoide. No lo soporté mucho tiempo, porque iba conduciendo y corría el riesgo de que me venciera el sopor, pero el caso es que un par de perlas pude escuchar al jefecillo socialista de la taifa catalana. Una en la que fustigaba al pánfilo gallego que dice dirigir la oposición, porque había propuesto un contrato de trabajo conforme al que la indemnización por despido declarado improcedente aumentara según creciera la antigüedad del trabajador. Decía el obtuso cordobés que eso ya existía, que lo de los 45 días ya funciona. Naturalmente la periodista no tuvo reflejos, porque, dócil ella, no sabe ni quiere saber. Y la segunda se refería al demonio particular -y cuánto deben quererlo en su fuero interno- de la patulea que nos sojuzga: Aznar. Cuando comenzó a descalificar a los por otra parte muy descalificables convergentes por haber votado las investiduras del vigoréxico ex-presidente decidí pasar al CD de Haydn que llevo estos días en el coche: La Creación (oratorio que les recomiendo vivamente).No dejaba de pensar, sin embargo, en que pertenece el sujeto a los cuadros de la más abyecta partitocracia que votan con alborozo una y otra vez los súbditos de este cuasi fallido Estado social (y blablabla dixit artículo 1.1) de la semántica y mentecata constitución de 1978, la del pacto de sátrapas menores con ambiciosos descamisados padres todos de retoños monstruosos. Claro que es esa solamente una de las patas del banco, que faltan la del borbonazo jovial, que ya sabemos en que emplea sus mañas (o mejor lo suponemos porque de su labor trasciende poco, aunque le luce mucho); la de los que patrocinan ocurrencias como la de Garrigues y Rocas y demás acomodados en el Régimen, que ya han perdido todo atisbo de vergüenza con el engendro mediático que patrocinan y, last but not the least, el soberano pueblo que con fatalismo berebere soporta en sus carnes los males que sembró tiempo atrás. Ya saben, sostenella y no enmendalla. Pues eso.

Y es que decía un inglés poco leído por aquí que sólo los atentos pueden mantener sus libertades, que solamente pueden gobernarse democráticamente los que con constancia e inteligencia están alerta; que los que emplean su tiempo en entretenimientos menores, sin vigilancia aquí y ahora y para el futuro inmediato, no podrán resistir las trampas de los ávidos en convertirlos en entregada clientela. O algo así, que la cita no es literal.

Oigan y estoy de buen humor, que el sábado ganó Irlanda a la Pérfida Albión.

Anuncios

26 comentarios en “Desfachatez

  1. Con mucha magnanimidad se suele usar el término “tonto” para calificar a ciertos políticos. Montilla lo es sin tapujos, a cara descubierta. No posee reflejos. Carece de facilidad de palabra. Y es capaz de citar su canción favorita de esta guisa: “Mediterráneo, de LLach”. Habiendo gente preparada en el partido como José Zaragoza o Iceta, es un misterio que haya podido llegar tan lejos. En una entrevista le preguntaron por la graciosa concesión de la nueva tele de Prisa, CUATRO. ¿Y qué contestó?
    – Los ciudadanos agradecen que cuanta más oferta haya, mucho mejor.

  2. Comentario contrito: Me dice el dueño de estos pagos que el luterano Vidal suele llamar “bachiller” a Montilla y que la coincidencia puede ir en desdoro de mis palabras. No lo sabía, que no escucho al personaje. Pero tampoco corrijo.

  3. No, Sr. Goslum, no es un misterio que Montilla sea el jefe de otros más competentes que él (si es que realmente lo son, que ahí no me pronuncio). Es debido a un fenómeno que se ha hecho plaga en toda oligarquía: la selección jerárquica innatural, donde el más poderoso elige a otros más tontos que él para que no le hagan sombra.
    Había en mis tiempos de mili una referencia chistosa a este fenómeno: “¿Porqué son tan brutos los sargentos? Porque los eligen entre los más borricos de los cabos primeros…” Y así hasta llegar al general de división.
    Hoy parece por fortuna que no es así, con lo de la Otan y todo eso. De hecho me consta que hay sargentos la mar de preparados. No así políticos con mando…

  4. Su teoría rebosa bastante sentido… pero ¿es necesario que sea tan, tan tonto?, ¿usted ha visto una entrevista a este especímen? Cómo será que hasta los humoristas de TV3 un día lo sacaron así: iba a responder a una pregunta y mostraron el interior de su cabeza con la imagen y el sonido del típico matojo del desierto pululando por allí (para demostrar que dentro no había nada.)

  5. Hombre, necesario no es, desde luego. Yo me limito a tratar de explicarlo, y las valoraciones las tiene que hacer el respetable.
    En Ingeniería de sistemas el concepto de “selección jerárquica” ya existe:
    “Selección Jerárquica:
    Técnicas en las que se ordenan los individuos en función de su aptitud para después ser seleccionados únicamente en función de la ordenación”
    En “Teoría de la Partitocracia” (if I may say so), lo que se suele hacer , instintivamente, por supuesto, es exactamente lo mismo, pero aplicando al concepto “aptitud” un criterio coincidente con la capacidad de asentir a las órdenes del jefe, que es a lo que yo aplico el adjetivo “innatural”. A partir de ahí, la estupenda frase “para después ser seleccionados únicamente en función de la ordenación”, nos lleva a Montilla directamente. En todo caso, no olvide al seleccionador de Montilla: el propio Rodríguez…
    Ya sé que hay una contradicción aparente en este caso práctico, puesto que el “president” parece no asentir sistemáticamente al “presidente” que lo eligió, pero no hay que olvidar que cuando era ministro asentía, vaya si asentía…
    Y funciona en todos los casos que he estudiado. Por ejempolo, Bibi, Leyre, Sebas, etc.

  6. Pero es que el inglés no definió suficientemente esa vigilancia, el precio a pagar por la libertad. Más ajustado es que se necesita una exigencia radical en el mantenimiento de unas reglas mínimas de convivencia.

    Por el contrario, lo que tenemos aquí son muchos “Vigilante”s -en su acepción anglosajona-, que se toman la justicia exquisita por su mano mientras sostienen el gintonic en la otra.

    Es que la radical exigencia de los mínimos y el actuar pragmáticamente para defenderlos resulta mucho más aburrido, un coñazo.

    Para qué vamos a contentarnos con mantener el sistema a flote funcionando en esos mínimos, asumiendo el nivel de paletez y choricismo que cabe esperar de la sociedad española y la joven democracia.

    Mucho más divertido romper las ataduras del pragmatismo y erigirse en un salvador adánico portador de la antorcha de la intelectualidad, la exquisitez incontaminada y la verdad cientifista.

    Por eso he criticado tanto estos movimientos políticos como UPYD y Ciudadanos que al final no hacen más que ahondar en la equidistancia y en complicar la solución del problema. El diagnóstico clarísimo de estos últimos 12 años ha sido que mientras la derecha había realizado su travesía del desierto y ganado que se le otorgara una legitimidad como actor político, el PSOE se convertía en un movimiento no equiparable a una socialdemocracia occidental. Gracias al exceso de legitimidad y al poder sin control es evidente que cualquier grupo político se convierte en un movimiento de corte PRI-ista que controla todas las instituciones de una democracia de partido único.

    Me parece evidente que todos los pasos en la dirección errónea los ha dado el PSOE con el PP como comparsa. Y no hablo ni siquiera de ver quién es el menos malo. Hablo del análisis de la legitimidad social que nos dice que esa exigencia radical había que hacérsela al PSOE en el gobierno, y aún en la oposición. Porque con el desequilibrio de legitimidad actual, el PSOE era el factor determinante y el que tendría que haber estado bajo lupa y crítica constante.

    De otra manera, con el reparto ecuánime de crítica lo que queda en el subconsciente social es la equidistancia. Como en un discurso político de amargo recuerdo en el que escuché a este blogmaster criticar al PSOE y al PP, dedicándoles casi el mismo tiempo de crítica. Es lo que tiene no poder aparcar la melomanía en momentos de crisis, molestan lo mismo los chirridos disonantes del PP que las detonaciones de la voladura institucional por parte del PSOE.

    Un discurso irresponsable. No por el fondo, que puede ser impecable, sino porque no puede vencer esas inercias de legitimidad de la masa social. Para que el discurso sea pragmático tiene que enfatizar también las formas y la simplificación del problema. Considerando al PP-comparsa como un factor irrelevante en un discurso que debiera concentrarse en una deslegitimación del PSOE sin complejos.

    Todo lo demás es ruido, canapés y melancolía.

  7. Muy buen post. Eso del “cuasi fallido Estado social” es magnífico. Ciertamente, en esas estamos.

  8. ¿”El precio de la libertad es la eterna vigilancia” Thomas Jefferson?

    **************************************

    Cada vez creo me atrae más el bipartidismo y un civismo sin partidos.

  9. Totalmente de acuerdo. Pero se olvida usted de una cosa. Es precisamente ese exceso de legitimidad del PSOE, enquistado en una sociedad que no atiende a razones sino a banderías, el impide que esa sana deslegitimación que usted propone pueda llevarse a cabo en el campo de la discusión y las ideas. No olvide que deslegitimar al PSOE supone deslegitimar a millones de ciudadanos cómodamente instalados en su superioridad moral. No he visto todavía ningún intento de deslegitimación que no acabe con alusiones a Franco, Hitler, el fascismo, etc. No están acostumbrados a tener que dar explicaciones, con lo que las reacciones son violentas. No tiene más que ver lo que ocurre hoy en día con Aznar, al que siguen utilizando como ariete contra el PP. La peineta del otro día ha servido para un “lo veis, si es que con estos no se puede”, cuando enfrente tenía a unos hijoputas llamándole “asesino” “genocida” y “terrorista” de los cuales no hemos vuelto a saber nada.
    Soy bastante pesimista en cuanto al desarrollo de esa deslegitimación. Al contrario que usted, creo que deberá darse por sustitución, cuando el PSOE sea reemplazado por otro partido que haya tenido que batirse el cobre, y desaparezca. Pero, como vamos viendo, esos partidos nacen con los mismos vicios y, sobre todo, con el mismo empacho de legitimidad.

  10. Si, pero no porque la propia forma produzca estas “mostruosidades”, sino por inadecuación entre la forma y el medio. El medio (la “ciudadanía”) simplemente no está preparado (o no sabe, no quiere o simplemente le importa un pimiento) para “inmergirse” (perdón por el palabro) en dicha forma. No está dispuesto a ejercer esa vigilancia, ni mucho menos a denunciarla. Para eso se requieren ciudadanos, no súbditos (y no me refiero al Borbón).

  11. Cierto, Mr. Blakeway, que lo terrible de la Constitución del 78 es que está muy acomodada a la esencia hispana. Yo me he hartado de repetirlo, que el cáncer que hoy nos invade no es circunstancial, sino estructural, escrito en la propia Constitución. Ya es largo lo que ha tardado en parecer que daba la cara la enfermedad, pero porque no se quería mirar. ¿Cuántos años de cotarritos infectos, de mediocridad intelectural, de miseria política, de encabestramiento general llevamos larvados, y encima recubiertos de una veladura de amable tul “democrático”? Muchos, demasiados. Lo más despreciable de la historia española es precisamente lo que hoy refulge, relatado para colmo a modo de “summum” de las maravillas políticas de la humanidad. En esto no caben componendas, es un problema de exclusiones categóricas: o lo uno o lo otro, pero no hay camino intermedio. Un Estado de Derecho es lo que es, y no cabe decir que sí, para luego anularlo en su más necesaria sustancia.

    Y la izquierda -bien culpable que me siento-, tanta mierda como ha sembrado, en un huerto a favor, dispuesta a prostituir todo, hasta a sí misma. ¿Dónde quedaron los socialistas y socialdemócratas anticomunistas y, por tanto, sinceros demócratas? En ningún sitio, porque ahora son sólo mero populismo de baja estofa, sin responsabilidad, sin entendimiento, haciendo como que el muro no cayó nunca. ¡Ellos, que hace treinta años hicieron por su caída, hoy se sienten atados al mito de la Revolución Soviética, pasando por encima de la certeza de la miseria, del asesinato masivo, del más tremendo horror instado por el poder que la humanidad haya conocido! Si la izquierda no se replantea que su modelo mítico del último siglo ha sido un absoluto fracaso, sólo tiene la veta del populismo victimista. Y en España, para colmo, son los franquistas a través de sus herederos genéticos y políticos los que pastorean el discurso y el rebaño.

    Acojonante y desolador. Como salvajada que enuncio sin matices -que los tiene- siempre me explayo a la hora de decir que viva Napoleón, que ojalá hubiera vencido en España. Pero no me refiero a lo militar, sino a lo político. En Italia fue finalmente derrotado, como en toda Europa, pero los años de su imperio sembraron la dignidad y la libertad como impulso de una sociedad. Aquí, no, seguimos con las cadenas a cuestas, y tan contentos de llevarlas bien amarradas. ¿Cómo es posible que en el siglo XXI sigan vigentes leyes medievales o derivados de ellas, que consagren nada menos que derechos colectivos históricos, barreras fiscales internas, que se haga un estatuto de autonomía de Cataluña absolutamente reaccionario -me importa un carajo si es constitucional o no- que empieza por retrotraer la división administrativa de un territorio al modelo medieval de las “veguerías” (vicarías)? Cualquier extranjero civilizado al que se le cuenta no puede creer que sea verdad. Es que yo aún no me lo puedo creer. Pero sí, es verdad y, lo peor, casi nadie parece darse cuenta de hasta qué punto semejante componenda política de bajos vuelos le jode la vida y le hipoteca el futuro hasta el mismo fondo.

    ¡Mierda!

  12. Lehningen, es que cuando yo hablo de deslegitimación hablo de llegar hasta el fondo de que la situación no será saludable hasta que esas siglas no desaparezcan y se produzca una refundación como la de AP.

    No estoy de acuerdo en lo de Mr. Pepe M., Phil y otros acusadores estructuralistas. Las interpretaciones del texto constitucional pueden ser innumerables y está claro que el contenido foral es pernicioso. Pero no hay que olvidar que fue un encaje de bolillos y que se hicieron todo tipo de concesiones, a los nacionalistas, la amnistía o la participación de los comunistas. Aunque esté de acuerdo en que el autonomismo ha generado un gran problema, de ninguna manera la constitución contiene el germen del despelote al que hemos llegado. No estaríamos en una situación dramática si se hubiera continuado desde ese punto de partida con un mínimo de buena fe, respeto a la legalidad y decencia.

    Y ya cansa mucho la apelación continua a los nacionalistas como excusa para no entrar al gran problema que ha sido el PSOE. Si analizamos la situación a partir de la victoria socialista creo que todos veremos que tenían todo a favor. Ninguna tara estructural les obligó a entrar al trapo del latrocinio del “todo pal pueblo”, ni a matar a Montesquieu ni a afianzar mafiosamente el monopolio informativo.

    Yo concedo la edad de la inocencia y que ese latrocinio está en el alma hispana y que estos desmanes podría haberlos hecho cualquiera aprovechando el desconcierto y entusiasmo de la pubertad democrática. Pero que pasado este acné la situación haya empeorado con ZP debe caer sobre las espaldas de toda la intelectualidad de izquierdas y de la tercera España.

    Otra cosa es que por estructuralidad nos refiramos al espíritu español y consideremos que no tenemos remedio, conclusión a la que me sumaré encantado.

  13. “Yo concedo la edad de la inocencia y que ese latrocinio está en el alma hispana y que estos desmanes podría haberlos hecho cualquiera aprovechando el desconcierto y entusiasmo de la pubertad democrática. Pero que pasado este acné la situación haya empeorado con ZP debe caer sobre las espaldas de toda la intelectualidad de izquierdas”.

    Totalmente de acuerdo con Usted, Gatopardo. Así es. Jamás lo reconocerán. En la vida. En última instancia los problemas que tenemos ahora la izquierda los achaca a las estructuras franquistas que heredamos. No hay manera.

  14. Comparto con usted su desafección a la tesis estructuralista. Nada de lo que pasa en Cataluña con las lenguas está escrito en la constitución, ni lo de los trasvases, ni nada. Es un problema, como decía antes, de personas. Las estipulaciones de la Constitución podrían haberse llevado a cabo de maneras muy diferentes a como lo han sido. Por tanto, es un problema de personas o, como muy bien dice usted, de buena fe, respeto a la legalidad y decencia.

    Una de las cosas que más me duelen es que ahora vemos cómo los exabruptos de Blas Piñar y otros que en su momento profetizaban cataclismos y otras cosas con el desarrollo autonómico, y que sólo provocaban la risa en la inmensa mayoría de la gente, se están cumpliendo casi punto a punto. En Cataluña tienen problemas para proveerse de jueces, porque nadie quiere ir allí. Las empresas deben incentivar aquel destino si quieren cubrir puestos. ¿Quién hubiera pensado que con las lenguas pasaría lo que está pasando? ¿Hubiera sido posible siquiera imaginar la disputa que tienen los castellano-manchegos con los murcianos por el agua, hasta el punto de empezar a caerse mal?

    Nada de esto está en la constitución ni es la consecuencia inevitable del sistema instaurado. Es más, en lo referente a las lenguas, la constitución dice claramente que “el castellano es la lengua oficial de España. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Como dijo nuestro anfitrión un día, está tan claro que cualquier debate adicional es una perversión de la norma.

  15. Me halaga la cita, querida Brazil. Pero yo añadía también el “y de la tercera España”. Porque la única posibilidad de haber ganado la responsabilidad democrática era mediante esa deslegitimación del PSOE. Y para que esta fuera efectiva se debería haber centrado en ellos sin entrar a considerar en lo malos que son la comparsa del PP.

    Primero porque con Aznar demostraron que no ser tan malos. Y segundo porque parten de una situación mucho más acogotada y deslegitimada. Una vez que esa tercera España, en la que incluyo a la gente no sectaria y razonable, hubiera salda cuentas con el PSOE entonces disfrutaríamos de lo lindo zurrando a la derecha al mínimo desmán y que le durasen los complejos lo máximo posible.

    Pero si no hay deslegitimación, sino unos abusando y otros que sólo recogen el testigo cuando hay descalabro económico, la “solución” más plausible es que se produzca otra reacción y venga una derecha a darle la vuelta a la tortilla. Y quizá después de esas pugnas cainitas se equilibrase un poco la situación y llegasemos a una situación de responsabilidad democrática. Porque esta se sustenta menos en atributos morales que en un agarre mutuo de otro tipo de atributos con un entendimiento de “no nos vamos a hacer daño”, como en el chiste.

    Pero en esas pugnas a mi ya no pillan por aquí.

  16. Iba a acostarme y me tomaba un Activia mientras oía la radio. Hablaban del … de Willy Toledo.

    Un contertulio ha equivocado el apellido y ha dicho Willy Santiago

    (esta se la brindo al Blogbtan de la casa)

  17. «Como dijo nuestro anfitrión un día, está tan claro que cualquier debate adicional es una perversión de la norma.»

    Y del idioma, dicho sea de paso.

  18. Otrosí digo. Creo que era el capítulo xxxxyxxazz de The West Wing que comentan que el sistema político americano es intrínsecamente malo y perverso creador de dictadorzuelos y corruptalas. Que a nos (los EUA) no se nos ocurre trasponderlo a otros países cuando “exportamos” la democracia. Porque al final es cuestión de personas y lo que funciona, no se sabe por qué, en EUA no tiene por qué funcionar en otro sitio.

    Un ejemplo, creo, son los Estados Unidos Mexicanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s