Mareamoto

Actualización taurina

Olvidé ayer escribir de toros. El debate taurino del momento. Oigo argumentos manidos de uno y otro bando. Ni hay nada nuevo, ni nada destacable; más bien, en general, detestable. Salvo quizá dos detalles: la inevitable muerte del toro y la petición de que no se le mate, que le dejen morir en paz; pedido ello por un taurino. Y la idea de que cada vez más vamos a que muchos establezcan cómo deben vivir pocos; como continuación de la idea de que la ciudad dicta al campo cómo ha de vivir.

Yo dejo mi boutade: a pequeña escala no he sabido de ninguna asociación que indultara a uno o varios toros. Es decir, comprarlos y salvarlos. O rescatarlos. Incluso liberarlos, y dejarlos vivir en la dehesa. Alimentarlos. Matarlos de purito viejo y ofrecerlos como alimento de carroña. La contemplación de la vida de un toro como la de un animal de compañía.

Mareamoto

Termina la semana del maremoto chileno. Terremoto por cuanto que la destrucción material. Maremoto por cuanto que la destrucción vital. Oigo las declaraciones de una de las supervivientes españolas de la isla de Robinson Crusoe (cuyo nombre es, fundamentalmente turístico, por otra parte). Estremece: en mitad de la noche dentro de una tienda de campaña, hundida en el océano Pacífico, con el tiempo de dar una bocanada de aire y salir pitando.

Me pregunto cómo ocurre un mareamoto. He visto imágenes impresionantes del maremoto de Pukhent en el 2004 pero también imágenes más calmas del efecto de este maremoto veinte horas después en Hawaii. Los comentaristas hablaban allí de una marea rápida y sospecho que algo de eso debe haber. Las declaraciones de esta persona se parecen más al de un súbito, rápido e impresionante aumento del nivel del agua. Acompañado claro de sus olas y sus corrientes pero, en cierta forma, una marea a lo bestia. Te despiertas en medio de la noche como no se despierta Dorothy en El Mago de Oz; te despiertas, digo, y estás a uno, dos, tres, cuatro, cinco metros por debajo del agua. Las imágenes de destrucción de Talcahuano parece también eso: miles de contenedores trasportados a la deriva tierra adentro, incluso un barco varado algún kilómetro tierra a dentro. Varado pero relativamente inacto. No sé porqué oía maremoto y pensaba en la gran ola, y no en la gran marea que viene detrás.

Española de Viajes SA

Después la declaración siguió por otros derroteros afeando al canciller de la Embajada de España en Chile que se desentendiera de ellos. Canciller, si fuera Calvo-Poyato diría que es un nombre muy feo, cuasifascitas y que deberían llamarse… no sé, fetupines, que es más chulo. Canciller, decía, le achacaban que no le diera dinero y que no se preocupara de su situación: ellos, que habían perdido a un ser querido. El periodista aclaró después que el canciller aclaró que no era su misión ayudarles, que era competencia del gobierno chileno, y que sólo aportaban dinero si se comproba la situación de desamparo lo que, supongo, no era el caso. Y como el gobierno es el gobierno que es, y la cadena era la Ser, no hubo más comentarios ni chascarrillos.

Me pregunto cuánto hay de paternalismo del estado y cuando de infantilismo en los ciudadanos. En cierta forma nos comportamos como si estuviéramos arropados por un contrato: el contrato con la agencia de viajes, el contrato con la suministradora del gas, y en último caso, si todo falla, el contrato con papá. Ahí están alguno de los últimos fletes: unas veces ofrecidos (siempre a cambio de algo) otras veces pedidos, y algunas veces exigidos.

Si esto se lleva al límite a mí lo que me interesaría saber, pero ya, es cómo puedo hacer la portabilidad: matener mi número y cambiar de operadora.

Lost

He escrito algo sobre Lost [in translation]. Por respeto a quien no la siga o a quien no quiera enterarse de lo que no quiere enterarse dejo, simplemente, el enlace.

Esperanza Divina Enfermera

Vi la esperanza que hizo Gabilondo a Entrevista Aguirre. Algunos detalles: al menos en una ocasión Gabilondo se dirigió a Aguirre con un ‘Esperanza’. No, hijo, no: eso no se hace.

Vi que Gabilondo preguntaba (la preguntaba dicen por ahí) sobre lo que pasó hace dos años y sobre lo que pasará dentro de dos años. Vi cómo cambiaba la carátula del programa y en vez de leerse Hoy se leía Hoy±2años.

Aguirre estuvo resulta; política, en el sentido más peyorativo del término, si quieren. Después de que se fuera un periodista dijo que si el programa fuera la máquina de la verdad Esperanza Aguirre la habría roto. Eso no se hace cuando el invitado se ha ido. Se aprovecha su presencia y se le espeta a la cara: ¡mentirosa!

Ovejero

Terminé con un artículo de Ovejero sobre las sucesiones, su impuesto y no sé qué. Señala la «pobretería anonadante» de las críticas a dicho impuesto. Y se lanza a mostrar los «avales del difunto» [impuesto]. Tratándose de un impuesto el esfuerzo es baldío. La justificación de todo impuesto es el propio impuesto.

Por otra parte leo el artículo y no encuentro nada sobre el muerto. Claro, el muerto al hoyo y el vivo estado al bollo. Hace poco hablaba con alguien que se muere lentamente y sin prisa y venía a decirme que sin la garantía de la sucesión hacía tiempo que habría dejado de crear.