Le Sacre du printemps (Vesna svyashchennaya)

Si usted lee esto es que el Sol ha cruzado el ecuador una vez más. Sea original y sacrifíquese oyendo esto:

Proyecciones

Y ya que estamos, un poco de geografía. Me topo con una noticia sobre lo perversos que han sido los europeos cuando trazaron mapas. Se habla de las proyecciones eurocéntricas, principalmente. El tema dio para una pequeña anácdota en un episodio de The West Wing. El staff de la Casa Blanca dedica un día a recibir propuestas extrañas y una de ellas, en ese episodio, fue de una extraña sociedad geográfica que abogaba por mapas más políticamente correctos.

En fin me iba ya por las ramas y quería decir dos cosas. En el artículo no se señala porqué el norte se muestra hacia arriba y el sur hacia abajo. Bueno, peor aún, llega leerse «la masa continental de lo que todavía seguimos llamando norte…» como queriendo señalar que alguna vez dejaremos de llamarlo norte cuando lo arbitrario, strictu sensu, es la dirección hacia la que se apunta: hacia arriba. Después se desliza sobre si la proyección Mercator da más o menos importancia al norte o al sur y bla bla bla. Incluso hay infografía. Si se fijan en ella y comparan las proyecciones verán que la [imagen de la] proyección Mercator pone el «ecuador» a la altura del estrecho de Gibraltar mientras que la [imagen de la] de Peters pone el ecuador a la altura del ecuador.

Verán, hay algo de lo que no tiene culpa Mercator ni Peters ni siquiera los europeos en general: hay mucha más tierra por «encima» del ecuador que por «debajo». Sin mirar el mapa diría que por encima del paralelo 60N hay una amplia extensión de tierra que abarca desde Eurasia y América. Por abajo, la punta de Buena Esperanza está a 34S (la latitud inversa de… del ¡estrecho de Gibraltar!) y la puntita puntiaguda de Hornos a 55S (la latitud inversa de Edinburgo): hay poca Iberoamérica a la latitud de la madre patria. Y salvo que se quiera hacer un mapa del océano austral y de la desierta Antártida quizá convenga [remover esta parte y] centrar verticalmente al norte, como hace la infografía.

Y no se dice nada de la longitud: lo verdaderamente arbitrario a la hora de trazar un mapa (y casi prescindible en el asunto de las proyecciones) y lo que muestra el centro de poder y decisión. Nuestro meridiano cero es hoy el de casi Londres. Fijado internacionalmente a finales del XIX; con la melancólica oposición de Francia. También pasa por África.

Al baño maría.

Una de las ganacias del manido asunto gallego fue ver a AE en la televisión gallega. Allí se mostró con toda su altivez arrogante que tanto gusta a JO y sólo reculó, ligeramente, para llamar al presentador ‘cantonal, aldeano, provincial…’ sí, pero en el sentido de la discusión que se traía; algo así como amistosamente. En la propia entrevista habló AE de que él no expresa sus ideas u opiniones después de pasarla por el bañomaría, como muchos otros hacen —el pasarlo por el baño—. Creo que es honrado consigo mismo y es algo que muchos valoramos. Yo mismo lo valoro porque es algo de lo que carezco en la inmensa mayoriría de los casos. También reconozco esta virtud en el hombre de esta casa aunque usaría una expresión suya: él sabe construir un discurso.

Les cuento esto porque querría hablarle del inglés, my proper languege and how it got that way; pero me voy a quedar con una cita del último libro que estoy leyendo History of Western Philosophy del amigo Russell, escrito en un beautiful english y sin baños marías. El último párrafo que he leído habla sobre el por qué y acaba así:

When we ask ‘why?’ concerning an event, we may mean either of two things. We may mean: ‘What purpose did this event serve?’ or we may mean: ‘What earlier circumstances caused this event?’ The answer to the former question is a teleological explanation, or an explanation by final causes; the answer to the latter question is a mechanistic explanation. I do not see how it could have been known in advance which of these two questions the science ought to ask, or wether it ought to ask both. But experience has shown that the mechanistic question leads to scientific knowledge while the teleological question does not.

Viva el estado

Ayer oía en la radio unos comentarios sobre la canción Que viva el IVA que cantaba Velasco Concepción en la alborada del 1986.

Un iluso señalaba un avance: «ningún cantante se atrevería hoy a cantar algo así como que viva un impuesto»

La técnica es ahora más refinada.

Casi entero

Les dejo con el casi entero de la semana; uno de los más famosos (dentro de un círculo reducido)

Aviso para incautos que esta vez sí se sabe por qué es un casi entero y por qué el entero resulta ser: