Provocación

Este fin de semana publicaban varios diarios crónicas coincidentes sobre no sé qué reunión que, a costa de su bolsillo, lector incauto, ha tenido lugar en Valencia. Para la prensa el interés de la cosa radicaba en el enfado entre la alcaldesa anfitriona, una mujer dura con redaños para estar al frente de lo que sea menester, incluso un batallón de coraceros prusianos, y la esquelética vicepresidenta, la que según los gazmoños adictos a dar coba al poder representaría el lado trabajador y capaz del equipo del Azote del Páramo. Lo cierto es que su enfrentamiento es cosa menor, porque al final ambas disfrutaron de la fiesta que Ud. y yo pagamos, un totum revolutum de señoras vestidas con sayones multicolores que danzaron sin recato exhibiendo contornos adiposos a la par que declamaban los mantras progresistas al uso.

Para que el gozo de colectivistas de izquierda y derecha fuera mayor, compareció el Gran Inane. Llegó, saludó, feliz consigo mismo, aunque le van creciendo las bolsas bajo los ojos -será por la realidad que le va sitiando- y provocó. Claro que sí: es que es un provocador, que vive de ello y de que entren al trapo por ambas manos unos y otros. Y cita desde los medios, oigan, que pudor no le sobra. Juró el sujeto que aunque se tambaleen los cimientos de Occidente jamás prescindirá del negociado de la Intelectual Orgánica del Régimen, que al parecer lo de la dotadísima experta en flamenco (esa que aún se sorprende a sí misma cada viernes compareciendo en el Consejo de Ministros), es asunto de ringo rango que ilumina el torpe camino de los españoles y será fanal del Universo Mundo, para que las naciones ibéricas recobren el puesto de luminaria global que perdieron cuando Pasionaria se fue con sus monsergas a aburrir a la estepa rusa.

Claro que lo mío es resentimiento de especie en trance de extinción.

19 comentarios en “Provocación

  1. Estoy haciendo memoria de la cantidad de celebraciones que he pagado sin tener el honor de asistir a ellas… y se me queda corta la vida laboral…

    1. Siempre me hizo gracia eso de “vida laboral”, que trabajar no es vida, hombre… Yo siempre aspiré al ocio, como Aítor. Como envidio a ese jugador de fútbol que combina tan bien el trabajo con el esparcimiento.

  2. Pensándolo bien, lo de extrañarse de estar en un consejo de ministros cada viernes, no es tan malo…peor sería no extrañarse de nada…

    1. …tiene razón. En las circunvoluciones menos dañadas del cerebro del colectivista compulsivo y manipulador siempre queda un atisbo de razón que le enfrenta con la realidad de su impostura.

  3. Pues yo encuentro muy bonitos los sayones, Mr. Blakeway. Tan decorativos como la Alianza de las civlizaciones, por lo menos.

    1. No digo que no. Pero hubiera querido ver a la Barberá de fallera, a la Aído de sevillana y a la Fernández, por destacar que ha progresado más en el cursus honorum, de lagarterana, dada la enjundia y tradición del caso.

  4. Pues yo, Mr. Blakeway, ¿qué quiere que le diga? A mí la cosa me parece como los fastos de Coros y Danzas, a base de trajes regionales y otra zarandaja varia, pero más internacional. Debe ser que Mari Tere, que a tantos de esos festejos asistió de la mano de su papá, añora lo que tuvo y, claro, le hace una relectura y nos lo planta así. Antes cerraba los actos un señor bajito, cabrón y vestido de militar y ahora los cierra un tontolhigo, cabrón y vestido de persona. No le veo la diferencia, en absoluto.

    Y la Srta. Aído a mí, de verdad, me da pena. Cada vez que la oigo hablar es que se me saltan las lágrimas de verla hacer el ridículo con tanta tenacidad e inconsciencia. Una persona que estuvo en una reunión con ella en Bruselas, que no es como Cádiz, en la que Bibi instaba a aplicar políticas de igualdad (que igual da) en la política científica, me relató abochornada lo sucedido. Citan a la mencionada reunión a mucha gente del mundo científico europeo, entre los cuales el director del CERN y el del instituto Max Planck. Nadie sabía exactamente del contenido de la cosa, hasta que la tonadillera gubernamental abrió el pico. Fue desolador, porque la sarta de majaderías y sinsorgadas fue de tal calibre que todos se miraban desolados y abochornados por el espectáculo que se desarrollaba ante sus narices. Quien me relata la cosa me comenta que nunca antes había sentido tanta vergüenza de ser simultáneamente española y mujer.

    Esto es lo que hay, Mr. Blakeway, y la cosa por el momento no da para más.

    1. Juegos florales, trileros & Cía.

      Item más: la cosa tiene su miga, porque uno no da crédito a lo que ve. Así, se ponen -y de paso a sus representados- en tamaños ridículos de continuo:

      a) porque se creen lo que dicen
      b) porque les importan un ardite lo que dicen y sus repercusiones, ya que su público objetivo les ha de jalear igual
      c) su ignorancia sólo es superada por su incapacidad
      d) son realmente unos provocadores, pero tienen carta blanca ya que la oposición del pánfilo barbudo está estigmatizada para los restos, y además se ríen de sus complejos.
      e) les importa un bledo todo porque se han repartido zanahorias a la derecha económica y a la izquierda recalcitrante y están seguros de terminar lo que FG dejó inacabado.
      f) todo ello a la vez

      Dicho esto añadiré que me topé no hace demasiado en los juzgados con un ex ministro del amigo de Slim, que ahora ejerce con cierto éxito la abogacía, y no vea que fidelidad al Jefe y que odio sarraceno al circunflejo, y sólo hablamos de calidad profesional, no de ideologías.

  5. La Sección Femenina del PSOE y de las Jons sólo se viste de traje regional fuera de casa, pero Bibianita, cuando se les acabe el chollo, (si es que se les acaba, que ya veremos), va a tener una pensión de ministra que no se la va a saltar un joven parado, aunque no sea gitano…

  6. Oiga y qué les pareció el hasta-aquí-hemos-llegado del otro día:

    unos: cursos (taller, imagino) de ligar para jóbenas de 13 años.
    otros: y después qué; cursos para hacer hijos.

    qué nibel marivel.

Los comentarios están cerrados.