Creo que nos vamos a quedar con la letra


La resolución aprobada por el Parlamento de Cataluña es un documento extraordinario. Para empezar, parte de los trabajos internos del Tribunal Constitucional, al que podemos llamar de ahora en adelante “La Casa de Gran Hermano”, ya que millones de españoles parecen seguir en directo las discusiones, los cambios de humor, los amores y desamores. Además, el nombre se ajusta perfectamente a lo que piden los parlamentarios catalanes, que están nominando a los magistrados para su expulsión. No me digan que no es perfectamente descriptivo del estado de cosas, que se hable en un texto salido de un parlamento de los intentos fallidos de un tribunal, y se contabilicen; y eso, pese a que en un mundo normal esos debates deberían de ser secretos, ya que lo que tenemos que conocer es el resultado escrito y no el proceso.

Me gusta mucho, además, el tono. Se ponen muy serios y responsables y apelan al pueblo. Les veo, digamos, como repeinados y con muda nueva. Renovando sus votos, vamos. Es encantador el primer número de la resolución en el que nos hablan de la “convicción” del Parlamento. ¡Ah, cuántas cosas revela el uso de ese término referido a un Parlamento! Uno sabe que las leyes que se aprueban, pese a contar con votos en contra, son obligatorias, y se convierten en leyes de “todos”. Es normal: cuando se trata de obligar y prohibir, no cabe otra. Sin embargo, ¿cómo pueden decidir por mayoría cuál es la convicción de un parlamento? Es como decidir por votación que el número pi es irracional o que Colón definitivamente era catalán. Ya conocen la respuesta a mi pregunta, claro: ellos son la nación y la nación está viva y la puedes pinchar y llora.

Eso explica que tardes tres cuartas partes del documento en llegar a algo que huela a “algo hay que hacer”. La espera merece la pena. El Parlamento, después de un montón de años dando anabolizantes al Estatut, decide que es un escándalo, que en el TC se juega, y que ya es hora de renovar a los magistrados. Benditos sean, qué responsables son. ¡Qué pasión por las instituciones tienen! Tengan en cuenta, además, que lo hacen desinteresadamente: total, el TC es incompetente. No nos preocupemos del asunto, ellos ya lo hacen por nosotros.

Yo creo que lo lógico sería que, ya que han decidido responsablemente explicarnos cuándo el Tribunal Constitucional es competente o no, no requerir nada, ni tramitar nada en las Cortes. Que lo hagan directamente en el Parlamento catalán. Para qué andarse con hostias.


¿Solidaridad?


Extraña manera de verlo …

En el audio no aparece la frase que, según otros periódicos, ha dicho Oiarzábal: Les hemos ofrecido 6.000 euros a cada uno para que subieran, pero ninguno ha tenido cojones para hacerlo. Hay versiones extendidas del asunto. La queja se concreta más: no es contra el insolidario que no acepta el dinero, es contra la empleadora, que no se puso seria.

De niño, leí el libro en el que Maurice Herzog cuenta el primer ascenso al Annapurna, y después seguí con otros de Reinhold Messner que, además, tenían unas preciosas fotografías. En aquellos años todavía no había ascendido los catorce ochomiles. El interés por el asunto me duró poco y no ayudaba mucho la sensación de que el Nepal parecía cada vez más el aparcamiento de un supermercado. Y creo que la limpia del tiempo sólo ha dejado en mi cabeza la lista de ochomiles (ayudada por alguna visita a las cumbres desde el google earth) y el respeto a los porteadores.

Estos días, con la carrera en directo (qué paradoja para la aventura en parajes remotos) entre Pasaban y Oh Eun Sun, me ha quedado claro que los peces del cerebro habían hecho bien su trabajo.

No se lean esto: es sólo una confesión de perplejidad


Veo, en el blog de Escolar, que los de Manos Limpias (y Libertad e Identidad, la tercera acusación) han presentado tres escritos de acusación: el primero, el que no le gustó a Varela; el segundo, presentado a media mañana del 22 de abril; y el tercero, presentado a las 14h34′ de ese mismo día. Joder qué tropa.

En cualquier caso, todo esto es muy llamativo.

Para empezar, hay algo muy curioso que, supongo, no tendrá importancia: la providencia que da el plazo de una audiencia (es decir, de un día), para subsanar, es de fecha 21 de abril. Sin embargo, aparece anotado a mano (por el procurador o el letrado, supongo) como fecha de notificación, el 20 de abril. Imagino que será un error, pero me ha hecho gracia.

Pues bien: si el plazo es de una audiencia y la providencia se notifica el 21 de abril (fecha de la resolución), el escrito presentado el 22 de abril está presentado en plazo. Sin embargo, al estar mal presentado, presentan uno posterior rectificativo, y lo hacen después de las dos de la tarde. El registro del Tribunal Supremo está abierto hasta las tres, pero de dos a tres se supone que sólo pueden presentarse los escritos de guardia. Intentaré explicarme. La Ley de Enjuiciamiento Civil estableció que los escritos de término (es decir, los que se presentan en el último día del plazo) podían presentarse en la guardia y que esto supone que puedan presentarse hasta antes de las quince horas del día siguiente a su vencimiento. Un ejemplo: vence hoy, 28 de abril un plazo para presentar un escrito; pues bien, puedo presentarlo el día 29 de abril antes de las tres de la tarde. Pero sólo puedo hacerlo de dos a tres si estoy en ese caso. Esta regla, en principio prevista sólo para los procedimientos civiles, se ha extendido a todas las jurisdicciones.

Sin embargo, la sorpresa es que a Manos Limpias le admitan un escrito presentado después de las dos de la tarde cuando se da la circunstancia de que el escrito no se está presentando en la guardia.

Y ahora viene la segunda sorpresa. Nos dicen los de Falange que la razón por la que les inadmitieron su segundo escrito de acusación fue que se presentó en la guardia del día siguiente, antes de las tres. Esto tiene su gracia: imagino que el magistrado Varela ha interpretado que una audiencia es una audiencia y que, en ese caso, el plazo ha vencido a las doce horas de la noche. Esa interpretación, sobre la que ya había discutido teóricamente, en ocasiones, es, en mi opinión, absurda por completo. Si te dan una audiencia, puedes presentar el escrito en la guardia del día siguiente, y no encuentro razón que justifique su inadmisión. Debería estimarse el recurso, en consecuencia de Falange. (Por cierto, como es Falange, los únicos que protestan son ellos).

Lo interesante es la comparación entre un caso y otro: a Falange no le admite el recurso presentado en la guardia del día siguiente. Sin embargo, a Manos Limpias sí le admite el escrito presentado dentro del plazo de la guardia, pero en el propio día. Si la guardia no es aplicable a los plazos de “una audiencia”, el registro debería considerarse cerrado a las dos de la tarde. Por tanto, el escrito de subsanación de Manos Limpias estaría presentado en horas inhábiles. Ojo: podría incluso defenderse que sea válida su presentación al día siguiente, si es un defecto procesal evidente y bla bla. Lo que no comprendo es por qué se admite a la hora en que se admite.

Ya imagino que todo esto les sonará a chino. Lo escribo para dejar constancia de mi perplejidad creciente.

Noticias

Goslum Gerald Tribune

SOCIEDAD

Miles de vecinos de la localidad de Vancelujín se manifestaron ayer por la presencia de veinte familias de gitanos rumanos que permanecen ilegalmente instalados desde hace más de un año en el interior de una fábrica abandonada. Ante las acusaciones de racismo por parte de las personas que ocupan la nave, los vecinos no han tardado en responder con contundencia:

–    No se trata de racismo en absoluto.  Si los que estuvieran dentro de la fábrica fueran  moros, pakistaníes o negros nos quejaríamos de  la misma manera.

SUCESOS

Se cumplen dos semanas desde que los tres alpinistas rescatados milagrosamente mientras realizaban el ascenso al Naranjo de Bulnes (Picu Urriellu) evolucionan favorablemente de sus lesiones en el hospital de Arriondas. Fuentes del centro revelaron a esta redacción que aunque estaba previsto que se les diera el alta durante las próximas veinticuatro horas, los alpinistas prefirieron abandonar el hospital descendiendo con cuerdas desde el tejado, al parecer, de madrugada.

DEPORTES

La organización del Torneo Roland Garros ha ofrecido a Baltasar Garzón una wild card para que pueda participar como juez de silla en la competición de tenis más importante del mundo en tierra batida. De esta manera, el legendario torneo parisino quiere dejar constancia de su respeto y admiración por el magistrado más famoso de los paraninfos de España, que según su opinión “está siendo injustamente criminalizado por investigar los crímenes del franquismo”. ¡No!

¿Hay alguien ahí?


Quedan cuatro días para que termine abril. Este blog que ascendía imparable gracias a la labor de propaganda de sus autores (incluyendo títulos atractivos para el gran público e imágenes impactantes) está a punto de estancarse (e, incluso, Dios no lo quiera, disminuir en el número de visitantes). No se me ocurre otra estrategia marquetinera que la de pedir, suplicar, rogar, arrastrarme. Sobre todo porque hoy, y para completar el cupo cultureta, he tenido que publicar una entrada con un montón de música coñazo, tocada y cantada por gente plasta y sin joie de vivre (mierda, ¡he vuelto hacerlo!). Quería decir: gente que no sabe disfrutar de la vida.

¡Escriban aquí, abran páginas, engorden las estadísticas, siéntanse importantes!




ACTUALIZACIÓN URGENTE



Antología de música clásica occidental (5)


Antes de dar el salto a la polifonía, hay que hablar aunque sea brevemente, de la monodia profana. Si teníamos dificultades con la monodia litúrgica, no les quiero contar con la profana. De los primeros siglos de la cristiandad no tenemos más que las letras de unas pocas canciones y casi todos lamentos por la muerte de algún jerifalte. Y hay que esperar al siglo X para encontrar una obra musical que podamos escuchar con cierta seguridad de ser fieles, gracias al hecho de que fuera interpretada durante muchos siglos como una especie de drama. Se trata de La canción de la sibila, que aparece ya en un manuscrito cordobés del siglo X, pero que se basa en un canto griego que recoge San Agustín en su Ciudad de Dios. Esta obra (en una versión más moderna y ornamentada, con el texto en catalán) se ha mantenido viva hasta nuestros días.

21: La canción de la Sibila, Iudicii signum.



En esa misma época, y durante dos siglos, los seguidores del falso obispo Golias, los goliardos, frailes menores, se dedicaron a tomar los caminos, vagando sin parar, llevando a todas partes sus canciones, de tema a veces poco recomendable. Sus obras se recogen en algunos manuscritos que contienen poca música y, casi siempre, de difícil interpretación, ya que se usó escritura neumática sin pentagramas. Las canciones de goliardos cobraron cierta fama cuando las reunidas en un manuscrito alemán del siglo XII (los Carmina burana) sirvieron de texto a Carl Orff para componer la banda sonora de todas las películas de caballeros que ha habido y habrá. Sucede algo parecido con los primeros conductus, unas obras que tienen un origen oscuro y que pueden deber su nombre a que se utilizaran en procesiones. En cualquier caso, aunque aparecen con ese nombre ya en el siglo XI, desde el siglo XII existen muchos conducti, obras de contenido religioso o profano, pero con temas serios y música nueva, que pronto serán polifónicos. Les propongo dos ejemplos tardíos:


22: El conductus Beata viscera Mariae virginia de Magister Perotinus Magnus (el primer gran nombre de esta antología).




23: El conductus polifónico del Codex Calixtinus, Congaudeant catholici, un conductus con caudae, es decir, con pasajes puramente melismáticos (sin texto)



A diferencia de los goliardos, los juglares ni siquiera eran frailes. Se trataba de auténticos profesionales del entretenimiento, que llegaban, en época de cuaresma, a reunirse en escuelas de juglaría, e intercambiar repertorio. Sabemos que acompañaban sus canciones con instrumentos, arpas, laúdes, salterios y antepasados de la viola da gamba, del estilo del rabel. Y normalmente interpretaban canciones de troveros y trovadores y canciones de gesta.

Precisamente con los trovadores y troveros (y sus parientes germanos y españoles) termino esta entrada. Los trovadores usaban la lengua de oc, provenzal, y los troveros, la de oïl (la que origina el francés moderno). La mayoría eran nobles desocupados, aunque los hubo de todas las clases sociales, y su música se conserva en cancioneros que revelan su origen, ya que se encuentran entre los manuscritos más hermosos y mejor iluminados de la Edad Media. Sólo de trovadores se conservan casi trescientas melodías, y aunque, a veces es difícil decidir cómo deben ser interpretados (sobre todo en lo relativo al ritmo), su música es más “sencilla” de captar para el oyente moderno que la litúrgica de esa época. Por un lado porque se acerca muy a menudo a los modos mayor y menor, y por otro porque es más sencilla, natural y libre. Las había de muchos tipos (canciones de amor, diálogos, pastorelas, albas …) y formas (letanías, rondeles, secuencias, himnos), algunas claros precedentes de formas que posteriormente tendrán mucho éxito. Se conoce el nombre de muchos trovadores y troveros (hay estudiosos que han llegado a afirmar que muchos de estos se limitaban a improvisar el texto, y que su fijación escrita y su música eran cosa de juglares; quién sabe).

24: El alba Reis Glorios de Guiraut de Bornelh (un alba es una canción que anuncia el amanecer, avisando a la pareja de amantes de que llega el día).



25: El rondeau Robins m’aime de Adam de la Halle, que forma parte de Les Grieus (le jeu) de Robin et Marion.



De la misma cuerda que los trovadores son los minnesinger, caballeros alemanes, aunque sus obras suelen ser más alemanas, claro. Más formales, más serias y más rígidas (aunque no tanto como las de sus sucesores, a partir del siglo XIV, los meistersinger, artesanos y comerciantes, que terminaron fijando unas reglas inamovibles de composición, ancladas en formas ya superadas; el más famoso es, claro, Hans Sachs, el protagonista de la ópera de Wagner). La influencia trovadoresca también llegó a Inglaterra, a Italia, dando lugar a la lauda, y a España, en la que el mejor ejemplo de ese hacer común es la cantiga.

26: Palästinalied de Walther von der Volgeweide, el más grande de los minnesinger.



27: La cantiga 105 Rotundellus de las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio.


Dos recomendaciones


Esta pasada Semana Santa, tomando unas tapas en un bar de San Sebastián, un amigo me preguntaba por Las Puertas de Anubis, de Tim Powers. Bueno, el libro es fantástico, pero eso ya lo sabíamos. Y es el primero que leí de su autor. Mi favorito, sin embargo, es En costas extrañas. Lo curioso es que, cuando vi Piratas del caribe, pensé que le habían copiado la historia a Powers. Supongo que lo pensamos muchos, porque luego he sabido de las negativas del director. Más aún, parece que quieren hacer la cuarta película basándose en la novela (en fin). Me gusta mucho, pero tampoco he venido aquí a hablar de ese libro. Es mi favorito por razones, digamos, extraliterarias.

El libro que quiero recomendar es Declara. Lo acabo de releer. Para que sepan dónde se meten: es una historia de espías, en la que uno de los personajes principales es Kim Philby (y, por tanto, es un homenaje a Le Carré, a Greene, y a un género). Naturalmente, y por ser hija de su autor, el contexto no es la guerra fría (y sus antecedentes), tal cual. Detrás hay un trabajo que hacer. Un trabajo en el que se enfrentan agencias más subterráneas que la más subterránea de las agencias, y que, digámoslo así, es manifestación de fuerzas sobrenaturales. Aquéllos que hayan leído Las Puertas de Anubis, por cierto, busquen alguna relación.


*************


Ayer volví a ver -y ahí va mi segunda recomendación- El banquete de bodas, la película de Ang Lee. Siempre que vuelves, tras mucho tiempo, a ver una película, o a leer un libro, repasas calificaciones. Y es curioso: la gente dice que tal o cual película “ha envejecido mal”, en vez de decir, “era gilipollas cuando dije que era cojonuda, hace veinte años”. En fin, como la opinión que vale es la opinión de hoy, les diré que ¡me ha gustado más aún que la primera vez!


Generalissimo Franco is still dead.

Les traduzco, casi literalmente, de la wikipedia.

El programa televisivo Saturday Night Live comenzó a emitirse el 11 de octubre del 1975. El programa de humor y actuaciones musicales contenía desde sus inicios y noticiario irreverente sobre noticias reales en clave de humor o parodiando la forma en que las cadenas de televisión emitían noticias reales.

Durante las primeras semanas de la primera temporada de SNL una noticia recurrente en los noticiarios incluso americanos era el estado de salud del General Franco Francisco. Al punto, supongo, de que a esos momentos era difícil de saber si el gato de Franco estaba aún vivo, o no aún muerto.

Franco era presentado por Nixon Richard, a la sazón presidente de los EUA, como un amigo y fiel aliado que se había ganado un respetito con su firmeza y justeza. Las palabras de Nixon eran leídas por Chevy Chase (quien se encargaba por entonces del noticiario humorístico y que se presentaba entonces con un «I’m Chevy Chase, and you’re not», un plagio mikilitesco) con una foto de Franco F y Hitler A a sus espaldas.

El 13 de diciembre de 1975 fue el primer programa de SNL que se guionó después de la muerte de Franco y en él Chevy Chase introdujo una muletilla que se repetiría a lo largo de la primera y segunda temporada: «Generalissimo Franco is still dead». La multeilla contó también con aditamentos: «Generalissimo Francisco Franco is still valiantly holding on in his fight to remain dead».

La muletilla hizo fortuna en el acervo americano y la wikipedia añade hoy que sigue recordándose hoy al referirse a personajes muertos («Sadam Hussein is still dead»). James Taranto autor del blog Best of the Web Today la usa como etiqueta de titulares que son obvios por razones obvias. Como por ejemlo: «Hunt for Bin Laden still on» o Swiss still braced for Nuclear War. Recientemente, 2009, el artículo del Wall Street Journal Generalísimo Francisco Franco Is Still Dead — And His Statues Are Next .

Les seré franco: no sé por qué les traigo esta entrada hoy.

Actualización

Después de escribir esta trabajosa entrada me doy cuenta de que soy muy poco original.