The rain in Spain


Vuelvo y compruebo que esto se ha convertido en una casa de lenocinio en la que lo único que importa es el éxito terrenal. Un lugar dedicado al culto a la «mejor entrada», al «mejor post», al «enlace más cliqueado». La historia se repite: Moisés y el becerro, Jesús en el templo, el gato que se va y los ratones que bailan.

Este mundo al revés está a punto de acabar. Y si no le meto mano hoy, es por gratitud: el principal responsable del desaguisado nos abrió los balcones a esto:



Mañana volveremos a la rutina.

Antes de irme. Lehningen tenía razón:


13 comentarios en “The rain in Spain

    1. Puedo corregir, sin riesgo de equivocarme, que el cristo de buñuel, lejos de resucitado, aún no había pasado por su pasión. Voluntariamente aceptada.

  1. Testigos presenciales declaran que el hombre de la chaqueta rosa saltó cual Jackie Chan sobre el paso. No hubo heridos graves, si bien dos costaleros presentan un principio de luxación en el hombro.

  2. ¡Ondia, si el Cristo va electrificao! ¿Lo mataron con corriente eléctrica? Mira tú que avanzaos los griegos. Primero Nabucodonosor se lava las manos dejando que los protestantes maten al chaval, para más escarnio crucificao junto a dos diputaos, y después ensayan con él el efeto de la corriente elétrica, patentá por Voltaire. Lo que no pasara en el Egipto del medioevo, no pasa en ningún lao…

    (Oiga, Tse, ¿usté es el de pecho descubierto en la cruz, o el de rosa que señala los cables? Es que a mí hay que ponerme las imágenes con pie de foto, que si no, no me entero.)

Los comentarios están cerrados.