Dos recomendaciones


Hace unos días encontré en internet Imposturas intelectuales. Lo buscaba porque se lo había recomendado a un amigo y quería mandarle una referencia para que lo encontrase. Supongo que muchos de ustedes conocerán el libro y su origen. Por si no, se encuentra en una broma muy divertida realizada por Alan Sokal, un físico que, harto de los excesos de ciertos autores que suelen ser incluidos dentro de lo que se llama genéricamente filosofía posmoderna y sus “aplicaciones” en las ciencias sociales decidió demostrar dichos excesos. Concretamente, mandó a una revista, llamada Social text, publicada por una editorial dependiente de la Universidad de Duke, un artículo llamado “Transgredir las fronteras: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica“. El artículo, resultado de una especie de acumulación y mezcla de citas de autores muy conocidos (la mayoría franceses y estadounidenses) era absolutamente disparatado. Sin embargo, fue publicado sin problemas. Cuando el propio Sokal dio a conocer la impostura, se montó un escándalo notable. El libro de Sokal y Bricmont es posterior. El material acumulado por Sokal era tan impresionante y la tarea de dejar constancia de la sarta de disparates tan interesante, que decidieron escribirlo.

Les recomiendo vivamente su lectura. Sólo como aperitivo, les dejo una de las citas más sonadas y graciosas del libro. Una cita de Luce Irigaray:

¿La ecuación E = mc² es una ecuación sexuada? Tal vez. Hagamos la hipótesis afirmativa en la medida en que privilegia la velocidad de la luz respecto de otras velocidades que son vitales para nosotros. Lo que me hace pensar en la posibilidad de la naturaleza sexuada de la ecuación no es, directamente, su utilización en los armamentos nucleares, sino por el hecho de haber privilegiado a lo que va más aprisa.




El día que publiqué la primera entrada de la Antología de la música clásica occidental descubrí, gracias a un comentario de su autor, El martillo sin dueño, el blog de Pablo J. Vayón, crítico musical del Diario de Sevilla y otras publicaciones.

Sólo he recorrido una pequeña parte del blog. Sin embargo, ha sido suficiente. Les recomiendo que lo visiten (a menudo). Las entradas y crónicas están muy bien escritas. La materia es muy concreta, pero muy interesante y variada, dentro de esa concreción. Es claro y ordenado y son fáciles de seguir los caminos y señales. Está repleto de música. De muy buena música. ¡Por todas partes! Y además, creo que se presta una atención muy especial a obras de épocas que no suelen recibirla, pese a merecerla.

Hoy, a mediodía, mientras me dedicaba a tareas ingratas (frases del estilo de: reconociéndose las partes la capacidad suficiente … aggg) escuchaba la Missa Pangue Lingua de Josquin Desprez (¿sabían que Desprez es uno de lo grandes?) ¡Bravo!

ACTUALIZACIÓN: He recordado que escribí sobre Josquin y mis andanzas. Ha llovido: va camino de los cuatro años.