Una metedura de pata en busca de autor


Me manda, un amigo, un enlace al blog de Escolar, en el que se ha colgado el auto que archivó (bueno, mejor dicho, que no admitió a trámite) la querella contra Carrillo por el asunto de Paracuellos.

Hay algo muy extraño. En noticias en periódicos (luego copiadas como sucede en internet) se citan literalmente frases que no aparecen en el auto.

Por ejemplo, La Razón dice que Garzón dice lo siguiente:

El juez consideraba que estos hechos, «a pesar de su importancia, trascendencia y gravedad», no podían determinar la apertura de un procedimiento porque fueron investigados por el bando ganador al término de la guerra. «Se investigaron, se procuró sancionar a los posibles responsables y las víctimas fueron identificadas», decía el auto. Añadía además que los fusilamientos de Paracuellos no atentaron contra altos organismos de la nación, por lo que la competencia no podría corresponder a la Audiencia Nacional, sino al juez del lugar donde se cometieron los hechos.

En cualquier caso, estimaba Garzón que los hechos estaban «prescritos al haber transcurrido más de veinte años», que la amnistía del 25 de noviembre de 1975 «veda cualquier posibilidad de reiniciar la persecución penal por los actos de nuestra Guerra Civil», y que «el delito de genocidio no se encontraba tipificado en España» en los albores de la Guerra Civil y tampoco existía en el Derecho Internacional.

Las frases entrecomilladas no están en el auto de Garzón.

Sólo se me ocurren dos explicaciones:

1.- O Escolar se ha precipitado y no ha incluido todas las resoluciones (ya que es posible que, aunque se diga que la resolución es firme, existiese un recurso resuelto).

2.- O se ha mentido en el asunto de Garzón, cuando se ha dicho que archivó la querella por la Ley de Amnistía.

Es cierto que ciertas frases del auto, que han de completarse con el texto de la querella, en particular las referencias a la retroacción y a la tipicidad (y a la forma y el fondo y el tiempo y el espacio), pudieran interpretarse como argumentos en contra de su actuación actual. Sin embargo, son excesivamente vagos. Y, por lo demás, se nos ha estado diciendo expresamente que se adujeron por Garzón la prescripción y la Ley de Aministía.

Aquí alguien va a quedar como cagancho en Almagro.

Veremos quién.

Una cosa más. He leído en el blog de Escolar muchas referencias a que el archivo se basa en causas formales y tal, según parece; sin embargo, el Juez podía haberle dado valor de denuncia y abrir el proceso. Es evidente que, dados los términos del auto, ni siquiera lo consideró. Y, para mí, es evidente que los argumentos respecto de los crímenes franquistas que da Garzón, son aplicables a los de Paracuellos.

ACTUALIZACIÓN:

Bueno, ya he encontrado el indicio de una primera mentira. Algunas de las frases entrecomilladas sí las dice Garzón, pero en el Auto sobre los crímenes del franquismo:

En este punto debe hacerse una referencia breve a las Diligencias Indeterminadas 70/1998 de este Juzgado tramitadas en su día por el supuesto crimen de Paracuellos del Jarama, contra Santiago Carrillo y otros. La inconsistencia de las denuncias y planteamiento de la acción penal iniciada determinó su rechazo en esta instancia y ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Los hechos allí denunciados, sin restar un ápice a la importancia, trascendencia y gravedad de los mismos, no podían determinar la apertura de un procedimiento porque, tras la finalización de la contienda civil, tales hechos se investigaron, se procuró sancionar a los posibles responsables y las víctimas fueron identificadas. Y además, nunca se pretendió con tales hechos atentar contra Altos Organismos de la Nación y por ende la competencia nunca sería de este Juzgado ni de la Audiencia Nacional, sino del Juez competente en razón al lugar en el que se cometieron los hechos.

De momento parece que miente La Razón.

NUEVA ACTUALIZACIÓN:

Veo algo de luz, y me da que, ahora, quien se equivoca es Escolar.

Leo aquí:

En diversos escritos, en 2000, 2001 y 2002, le reclamaron al juez que abriera de nuevo el procedimiento ya que no se había resuelto por la Sala el recurso de apelación. A todo ello Garzón, con un auto de 6 de marzo de 2000 en el que tras reproducir de corrido todos sus autos y providencias anteriores, después acusar a los promotores de la querella de nuevo, de abusar del derecho para ridiculizar sus actuaciones, se saca de la manga nuevos argumentos.

Según él, los fusilamientos de Paracuellos del Jarama están amnistiados por el indulto general de 25 de noviembre de 1975, con motivo de la proclamación de su majestad Juan Carlos I como rey de España.

El segundo argumento era que el delito de genocidio no estaba tipificado como tal en 1936. Haciendo suyos los argumentos del Ministerio Fiscal recoge:

Son de aplicación a estos hechos los decretos leyes y leyes de amnistía dictados el 25 de noviembre de 1975, por el que se concede el indulto general con motivo de la proclamación de Su Majestad Don Juan Carlos de Borbón como Rey de España; y el 14 de marzo de 1977, sobre indulto general; que vedan de una forma total y absoluta cualquier posibilidad de reiniciar la persecución penal por los actos realizados en nuestra guerra civil. En todo caso, el delito de genocidio no se encontraba tipificado en España en la fecha de los hechos, y dicho sea de paso, tampoco existía en el derecho internacional. El término genocidio, de “genos”, raza, clan, y “caedes”, matar, es acuñado por el jurista polaco Rafael Lemkin en 1944, para designar crímenes de una particular barbarie. Terminada la Segunda Guerra Mundial, se despertó en la conciencia de las naciones la necesidad de castigar lo que Sir Winston Churchill llamó un crimen sin nombre.

Es decir, hay más autos.

TERCERA ACTUALIZACIÓN:

Alguien llamado Timón, en el blog de Escolar, cuelga lo siguiente:

Auto de Garzón de 6 de marzo de 2000.

“[…] a mayor abundamiento, se ratifican los argumentos del auto por el que se desestima la querella y se hacen propios, en lo que se refiere a la argumentación jurídica sobre la falta de tipicidad e irretroactividad de la ley penal, los razonamientos del Ministerio Fiscal, y con ello también quedaría rechazada la cuestión de fondo”.

Los razonamientos del Ministerio Fiscal que Garzón hacía propios son los siguientes, expresados en un escrito de unos días antes:

“1. Los hechos que se imputan a los querellados son, de forma sintética, los fusilamientos perpetrados durante nuestra Guerra Civil en la localidad de Paracuellos del Jarama, ente noviembre y diciembre de 1936.

Pues bien, estos hechos están prescritos, con independencia de los delitos que se quieran imputar a los querellados, al haber transcurrido más de veinte años desde aquella fecha.

Es más, aún cuando se empezase a computar el plazo de prescripción desde la incoación de la Causa General de la Rebelión Marxista, o desde que ésta hubiera quedado sobreseída o paralizada -años sesenta-, los hechos estarían también prescritos al haber transcurrido más de veinte años.

2. Son de aplicación a estos hechos los decretos-leyes y leyes de amnistía dictados; el 25 de noviembre de 1975, por el que se concede indulto general, con motivo de la proclamación de Su Majestad Don JUAN CARLOS DE BORBÓN, como Rey de España; y de 14 de marzo de 1977, sobre indulto general; que vedan de una forma total y absoluta cualquier posibilidad de reiniciar la persecución penal por los actos realizados en nuestra guerra civil.

3. En todo caso, el delito de genocidio no se encontraba tipificado en España en la fecha de los hechos, y dicho sea de paso, tampco existía en el derecho internacional. El término genocidio, de “genos”, raza, clan, y “caedes”, matar, es acuñado por el jurista polaco Rafael LEMKIN en 1944, para designar crímenes de una particular barbarie. Terminada la Segunda Guerra Mundial, se despertó en la conciencia de las naciones la necesidad de castigar lo que Sir Winston CHURCHILL llamó “un crimen sin nombre”.

Aunque el delito de genocidio se viene perpetrando desde el orígen de la Humanidad, lo cierto es que no fue hasta el 9 de diciembre de 1948 cuando el derecho internacional reguló el delito de genocidio en la Convención para la Prevención y la Sanción del delito de Genocidio; España se adhirió a este Convenio el 13 de septiembre de 1969, con reserva al artículo 9.

En cumplimiento de este compromiso adquirido por España, por Ley 44/1971, de 15 de noviembre, se incorporó el delito de genocidio en nuestro Código Penal de 1973, derogado, en el artículo 137.bis; actualmente se regula en el artículo 607 del Código Penal de 1995.

4. En cuanto a la pretendida aplicación del principio de retroactividad de la Ley Penal, tal y como solicita el recurrente, es de significar que nuestro ordenamiento jurídico prohibe categóricamente el principio de retroactividad de la ley penal contra reo, y sólo se admite la retroactividad de las leyes penales que sean favorable”.

La cosa empieza a ponerse divertida. Garzón asume los argumentos del Fiscal sobre falta de tipicidad e irretroactividad. Si es así, eso supone que no es verdad, estrictamente hablando, que admitiera la vigencia de la Ley de Amnistía. Sin embargo, eso demuestra que miente cual bellaco cuando construye la vigencia de un delito de genocidio entonces, como hace en el auto de marras sobre crímenes del franquismo.

Me descojono.

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN

En resumen: por lo que ahora sabemos, se ha mentido cuando se ha dicho que Garzón basó un archivo de una querella en que la Ley de Amnistía impedía actuar contra Carrillo.

Misterios sin resolver


He leído esta noticia. Y he mirado el “documento de trabajo”. Nada nuevo. Más que las medidas concretas que se proponen, me llama la atención hasta qué punto se han instalado ciertos dogmas. Hay muchas discusiones acerca de la bondad o maldad de la discriminación positiva. También las hay acerca de si realmente existen esas diferencias de trato entre hombres y mujeres: menor sueldo y menores oportunidades de ascenso. Y, sobre todo, acerca de la causa de esas diferencias, si es que las hay.

Sin embargo, y esto es lo que me interesa, no las hay (discusiones), sobre otro punto. Hace unas semanas, en un programa de debate que hay en Telemadrid, varios periodistas y opinadores profesionales comenzaron a hablar sobre el particular de la discriminación laboral. Allí había mayoría de mujeres, varias de ellas con cargos importantes en empresas conocidas. Discutieron con gran acritud acerca del papel del feminismo en la actualidad, y salieron a relucir las dos posiciones típicas: la de aquéllas que creen que la discriminación positiva sirve para romper barreras, resultado de siglos de paternalismo y de una estructura masculina y esto y aquello, y la de aquéllas que decían que las cuotas son humillantes, fundamentalmente porque ponen en cuestión los logros de las mujeres que se han “trabajado” y ganado a pulso sus puestos (véase ellas mismas, parecían decir con cierto cabreo). Los hombres, en caja baja, decían que sí a unas o a otras, algo incómodos ante el hecho indudable de reconocer su papel, siquiera pasivo u objetivo, en una situación de injusticia histórica.

En lo que todos coincidían era en el preámbulo de sus discursos: esto estaba muy mal porque las mujeres habían demostrado (por ejemplo, en la universidad o en oposiciones, lugares “objetivos”) ser más trabajadoras que los hombres, ser más constantes, y alguno incluso llegó a hablar de que han demostrado ser más inteligentes. Esta expresión “más inteligentes” es, por otra parte, bastante común en el discurso de muchas personas, hombres y mujeres.

Y lo dicen sin arrobo. No me llama la atención porque sea falso. La verdad es que no tengo ni puta idea de si es falso o no. Lo llamativo es que deduzcan que la realidad objetiva que dicen existe en el mundo laboral es resultado de una estructura económica de siglos (como si la economía de trueque todavía influyera en las decisiones de los directores de los bancos) y que debe “ser cambiada”, y todos partan sin problemas de una “superioridad” de “nuestras” mujeres. Son más listas, más trabajadoras, más constantes, más sensatas al volante. Joder, ¡son la hostia!

Se imaginan (en una entrada así, siempre hace falta un “se imaginan”) que alguno de los que están allí dijera: “los hombres ganan más en el trabajo y dirigen mayoritariamente las empresas, porque son más inteligentes, más intuitivos, más resueltos, y más capaces de sacrificar su vida personal; y si las mujeres acaparan los puestos en la administración pública es porque se trata de un entorno más seguro, menos agresivo, que permite en mayor medida tener una vida familiar a la que dan mucha importancia, aunque tengan menos expectativas laborales y de rendimiento económico”.

No defiendo que sea así. La verdad es que no tengo ni idea y mis opiniones (que no coinciden con el estereotipo que acabo de poner en boca de un varón sin complejos) son vagas y provisionales, a la espera de alguien que me ofrezca buenas explicaciones. Lo que digo es que se ha instalado la idea de la superioridad de ellas. Supongo que esa idea expuesta es superestructura de una doble realidad: la del pensamiento de ellas, que lo dicen para tener ventaja de partida (¡qué femenino es salir con veinte puntos de ventaja!), y la del pensamiento de ellos, que no lo creen, pero demuestran no estar infectados por el machismo, dándoles la razón. Ya saben (sigo con estereotipos) que los hombres siempre terminan dando la razón a las mujeres (aunque no se comporten conforme a sus palabras: es lógico, los hombres son como niños).

En fin, yo no sé si las mujeres son más inteligentes que los hombres, más trabajadoras, más constantes, más pacíficas y más sensatas. No sé si al mundo le iría de puta madre de estar gobernado por mujeres, conforme a esos modelos que no he logrado entender todavía. Ahora bien, de ser cierto, uno les pediría un poco de contención: tienen a su favor la ley y la naturaleza.

Eso sí, ahora, que me expliquen el misterio.

Noticias


Goslum Gerald Tribune

DEPORTES

Una nueva superficie está a punto de nacer dentro del apasionante mundo del tenis. Su nombre se inspira en el que se juega en arcilla o polvo de ladrillo, la famosa tierra batida. Se denominará nata montada por ser éste el compuesto sobre el que se disputarán los encuentros (nata montada sobre cemento, concretamente). Un primer partido de exhibición tendrá lugar en la ciudad de Chantilly entre las componentes del grupo musical Azúcar Moreno para dar la bienvenida al nuevo piso.

OBITUARIOS

Rizo-el-erizo

El conocido erizo “Rizzo” de la compañía de seguros Génesis ha sido encontrado sin vida en su apartamento de la calle Serrano de la capital de España. Aunque las investigaciones sobre la causa de su muerte acaban de iniciarse, la policía sospecha que pudiera tratarse de un suicidio a tenor de la gran cantidad de barbitúricos hallados en su domicilio. Varios de sus vecinos comentaron que hacía meses que le notaban raro, sin dar nuestras de esa tremenda jovialidad que le caracterizaba. Ojeroso, taciturno, incluso malencarado, la imagen del erizo había sembrado muchas dudas en la dirección de Génesis que estudiaba seriamente rescindirle el contrato. Hace un par de semanas uno de sus mejores amigos fue entrevistado por la conocida revista rosa “Fijaté” donde reveló las correrías de ambos y sus excesos con el alcohol, las drogas y las erizas. Al parecer, no había conseguido asimilar la fama que le encumbró hasta conseguir ser una de las figuras más populares de la televisión. Ayumbahué.