Una metedura de pata en busca de autor


Me manda, un amigo, un enlace al blog de Escolar, en el que se ha colgado el auto que archivó (bueno, mejor dicho, que no admitió a trámite) la querella contra Carrillo por el asunto de Paracuellos.

Hay algo muy extraño. En noticias en periódicos (luego copiadas como sucede en internet) se citan literalmente frases que no aparecen en el auto.

Por ejemplo, La Razón dice que Garzón dice lo siguiente:

El juez consideraba que estos hechos, «a pesar de su importancia, trascendencia y gravedad», no podían determinar la apertura de un procedimiento porque fueron investigados por el bando ganador al término de la guerra. «Se investigaron, se procuró sancionar a los posibles responsables y las víctimas fueron identificadas», decía el auto. Añadía además que los fusilamientos de Paracuellos no atentaron contra altos organismos de la nación, por lo que la competencia no podría corresponder a la Audiencia Nacional, sino al juez del lugar donde se cometieron los hechos.

En cualquier caso, estimaba Garzón que los hechos estaban «prescritos al haber transcurrido más de veinte años», que la amnistía del 25 de noviembre de 1975 «veda cualquier posibilidad de reiniciar la persecución penal por los actos de nuestra Guerra Civil», y que «el delito de genocidio no se encontraba tipificado en España» en los albores de la Guerra Civil y tampoco existía en el Derecho Internacional.

Las frases entrecomilladas no están en el auto de Garzón.

Sólo se me ocurren dos explicaciones:

1.- O Escolar se ha precipitado y no ha incluido todas las resoluciones (ya que es posible que, aunque se diga que la resolución es firme, existiese un recurso resuelto).

2.- O se ha mentido en el asunto de Garzón, cuando se ha dicho que archivó la querella por la Ley de Amnistía.

Es cierto que ciertas frases del auto, que han de completarse con el texto de la querella, en particular las referencias a la retroacción y a la tipicidad (y a la forma y el fondo y el tiempo y el espacio), pudieran interpretarse como argumentos en contra de su actuación actual. Sin embargo, son excesivamente vagos. Y, por lo demás, se nos ha estado diciendo expresamente que se adujeron por Garzón la prescripción y la Ley de Aministía.

Aquí alguien va a quedar como cagancho en Almagro.

Veremos quién.

Una cosa más. He leído en el blog de Escolar muchas referencias a que el archivo se basa en causas formales y tal, según parece; sin embargo, el Juez podía haberle dado valor de denuncia y abrir el proceso. Es evidente que, dados los términos del auto, ni siquiera lo consideró. Y, para mí, es evidente que los argumentos respecto de los crímenes franquistas que da Garzón, son aplicables a los de Paracuellos.

ACTUALIZACIÓN:

Bueno, ya he encontrado el indicio de una primera mentira. Algunas de las frases entrecomilladas sí las dice Garzón, pero en el Auto sobre los crímenes del franquismo:

En este punto debe hacerse una referencia breve a las Diligencias Indeterminadas 70/1998 de este Juzgado tramitadas en su día por el supuesto crimen de Paracuellos del Jarama, contra Santiago Carrillo y otros. La inconsistencia de las denuncias y planteamiento de la acción penal iniciada determinó su rechazo en esta instancia y ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Los hechos allí denunciados, sin restar un ápice a la importancia, trascendencia y gravedad de los mismos, no podían determinar la apertura de un procedimiento porque, tras la finalización de la contienda civil, tales hechos se investigaron, se procuró sancionar a los posibles responsables y las víctimas fueron identificadas. Y además, nunca se pretendió con tales hechos atentar contra Altos Organismos de la Nación y por ende la competencia nunca sería de este Juzgado ni de la Audiencia Nacional, sino del Juez competente en razón al lugar en el que se cometieron los hechos.

De momento parece que miente La Razón.

NUEVA ACTUALIZACIÓN:

Veo algo de luz, y me da que, ahora, quien se equivoca es Escolar.

Leo aquí:

En diversos escritos, en 2000, 2001 y 2002, le reclamaron al juez que abriera de nuevo el procedimiento ya que no se había resuelto por la Sala el recurso de apelación. A todo ello Garzón, con un auto de 6 de marzo de 2000 en el que tras reproducir de corrido todos sus autos y providencias anteriores, después acusar a los promotores de la querella de nuevo, de abusar del derecho para ridiculizar sus actuaciones, se saca de la manga nuevos argumentos.

Según él, los fusilamientos de Paracuellos del Jarama están amnistiados por el indulto general de 25 de noviembre de 1975, con motivo de la proclamación de su majestad Juan Carlos I como rey de España.

El segundo argumento era que el delito de genocidio no estaba tipificado como tal en 1936. Haciendo suyos los argumentos del Ministerio Fiscal recoge:

Son de aplicación a estos hechos los decretos leyes y leyes de amnistía dictados el 25 de noviembre de 1975, por el que se concede el indulto general con motivo de la proclamación de Su Majestad Don Juan Carlos de Borbón como Rey de España; y el 14 de marzo de 1977, sobre indulto general; que vedan de una forma total y absoluta cualquier posibilidad de reiniciar la persecución penal por los actos realizados en nuestra guerra civil. En todo caso, el delito de genocidio no se encontraba tipificado en España en la fecha de los hechos, y dicho sea de paso, tampoco existía en el derecho internacional. El término genocidio, de “genos”, raza, clan, y “caedes”, matar, es acuñado por el jurista polaco Rafael Lemkin en 1944, para designar crímenes de una particular barbarie. Terminada la Segunda Guerra Mundial, se despertó en la conciencia de las naciones la necesidad de castigar lo que Sir Winston Churchill llamó un crimen sin nombre.

Es decir, hay más autos.

TERCERA ACTUALIZACIÓN:

Alguien llamado Timón, en el blog de Escolar, cuelga lo siguiente:

Auto de Garzón de 6 de marzo de 2000.

“[…] a mayor abundamiento, se ratifican los argumentos del auto por el que se desestima la querella y se hacen propios, en lo que se refiere a la argumentación jurídica sobre la falta de tipicidad e irretroactividad de la ley penal, los razonamientos del Ministerio Fiscal, y con ello también quedaría rechazada la cuestión de fondo”.

Los razonamientos del Ministerio Fiscal que Garzón hacía propios son los siguientes, expresados en un escrito de unos días antes:

“1. Los hechos que se imputan a los querellados son, de forma sintética, los fusilamientos perpetrados durante nuestra Guerra Civil en la localidad de Paracuellos del Jarama, ente noviembre y diciembre de 1936.

Pues bien, estos hechos están prescritos, con independencia de los delitos que se quieran imputar a los querellados, al haber transcurrido más de veinte años desde aquella fecha.

Es más, aún cuando se empezase a computar el plazo de prescripción desde la incoación de la Causa General de la Rebelión Marxista, o desde que ésta hubiera quedado sobreseída o paralizada -años sesenta-, los hechos estarían también prescritos al haber transcurrido más de veinte años.

2. Son de aplicación a estos hechos los decretos-leyes y leyes de amnistía dictados; el 25 de noviembre de 1975, por el que se concede indulto general, con motivo de la proclamación de Su Majestad Don JUAN CARLOS DE BORBÓN, como Rey de España; y de 14 de marzo de 1977, sobre indulto general; que vedan de una forma total y absoluta cualquier posibilidad de reiniciar la persecución penal por los actos realizados en nuestra guerra civil.

3. En todo caso, el delito de genocidio no se encontraba tipificado en España en la fecha de los hechos, y dicho sea de paso, tampco existía en el derecho internacional. El término genocidio, de “genos”, raza, clan, y “caedes”, matar, es acuñado por el jurista polaco Rafael LEMKIN en 1944, para designar crímenes de una particular barbarie. Terminada la Segunda Guerra Mundial, se despertó en la conciencia de las naciones la necesidad de castigar lo que Sir Winston CHURCHILL llamó “un crimen sin nombre”.

Aunque el delito de genocidio se viene perpetrando desde el orígen de la Humanidad, lo cierto es que no fue hasta el 9 de diciembre de 1948 cuando el derecho internacional reguló el delito de genocidio en la Convención para la Prevención y la Sanción del delito de Genocidio; España se adhirió a este Convenio el 13 de septiembre de 1969, con reserva al artículo 9.

En cumplimiento de este compromiso adquirido por España, por Ley 44/1971, de 15 de noviembre, se incorporó el delito de genocidio en nuestro Código Penal de 1973, derogado, en el artículo 137.bis; actualmente se regula en el artículo 607 del Código Penal de 1995.

4. En cuanto a la pretendida aplicación del principio de retroactividad de la Ley Penal, tal y como solicita el recurrente, es de significar que nuestro ordenamiento jurídico prohibe categóricamente el principio de retroactividad de la ley penal contra reo, y sólo se admite la retroactividad de las leyes penales que sean favorable”.

La cosa empieza a ponerse divertida. Garzón asume los argumentos del Fiscal sobre falta de tipicidad e irretroactividad. Si es así, eso supone que no es verdad, estrictamente hablando, que admitiera la vigencia de la Ley de Amnistía. Sin embargo, eso demuestra que miente cual bellaco cuando construye la vigencia de un delito de genocidio entonces, como hace en el auto de marras sobre crímenes del franquismo.

Me descojono.

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN

En resumen: por lo que ahora sabemos, se ha mentido cuando se ha dicho que Garzón basó un archivo de una querella en que la Ley de Amnistía impedía actuar contra Carrillo.

7 comentarios en “Una metedura de pata en busca de autor

    1. ¿La Razón y Escolar? Como si lo vierese. Premio para el señor de la primera fila: ¿puro o muñequita?
      – – – – –
      Un saludo a Julia, si anda por ahí, que acabo de verla en la otra página (este blog es un frenesí).

  1. (sobre ese tema tuvimos una conversación Goslum & Me en lo de M.; esperábamos con impaciencia los comentarios de los expertos, que al fin llegan hoy):

    goslum comenta:

    – Acabo de escuchar en una tertulia que Garzón se abstuvo en el 1998 de investigar a Carrillo por Paracuellos basándose en la Ley de Amnistía del 1977.

    Funes comenta:

    – Eso lo dijeron ayer en el Minuto Informativo de Telemadrid, a media tarde, en un intermedio del Hazañas Bélicas de cada día. Habría que ver si es así, tal cual, o hay matices.

    goslum comenta:

    – Funes, aquí hay una explicación, pero no sé si muy clara:

    http://www.rtve.es/noticias/20081016/garzon-los-vencedores-aplicaron-derecho-los-vencidos/178969.shtml

    Funes comenta:

    – Gracias, Goslum. Leyendo ése artículo, no creo que, ni su tertuliano, ni mi Minuto Informativo, sean muy precisos. Garzón dice que rechazó lo de Paracuellos porque ya se había juzgado durante el franquismo. Nada que ver con la Ley de Amnistía.

  2. Como verán, ya van dos actualizaciones. Se menciona un segundo auto, y hasta se cita literalmente su contenido.

    Voy a seguir investigando.

  3. debe ser mi condición de emigrante la que me hace no entender por qué les interesa todo esto.

    sobre todo teniendo en cuenta que en eurosport televisan la partida de steve davis!

  4. «Si es así, eso supone que no es verdad, estrictamente hablando, que admitiera la vigencia de la Ley de Amnistía.»

    ¿Eso que quiere decir exactamente?, ¿que si los argumentos los dice el Fiscal y el Juez sólo lo asume, eso no implica que el Juez los admita?. Aunque imagino que eso es desde luego, válido jurídicamente, no creo que sea una mentira intencionada el deducir otra cosa, ya que cualquier lego en la matería puede tener esa confusión, que, aún cuando no signifique jurídicamente lo que se deduce de ahí, si tiene un gran tufo hipócrita que tira para atrás al ignorar esos argumentos (que imagino que si el Juez los asume es porque considera que son correctos jurídicamente) en otros casos.

    Yo al principio he pensado que lo de la Ley de Amnistía estaría imbuído dentro del hecho de la irretroactividad (pudiera ser que los de Paracuellos tuvieran la absurda idea de pedir ignorarla o vaya usted a saber), aunque parece que no es posible jurídicamente, pero creo que el fondo de todo esto es la absurda idea que se le ha ocurrido a algunos de derogar la Ley de Amnistía y si el no poder empurar a Carrillo no era debido a esta Ley (pero es una de las razones que da el fiscal, por lo que en el fondo se les cae el chiringuito) podían seguir con la absurda idea.

Los comentarios están cerrados.