Mi nick la tiene más gorda

Vengo de ver Iron Man 2. Entretenida, y eso que el tipo que se sentaba a mi lado olía fatal. El caso es que no tengo sueño y ya he leído el Marca y he mirado los correos. Por eso voy escribir sobre algo sobre lo que ya he hablado antes, aunque no sé si inteligiblemente. A ver si esta vez.En la mal llamada vida real, la gente no sólo no va de cínica todo el rato, pásmense: ni siquiera es cínica todo el rato. La hijoputez es cara. No hablo de lo que la gente es, sino de cómo se comporta. He tenido y tengo trato con gente facinerosa. Sin embargo, normalmente no lo son conmigo. El «mal» indiscriminado quizás sea un tema literario cojonudo, pero en la vida es un mal asunto. Los que se apuntan a él (al mal indiscriminado) suelen ser unos gilipollas de nota. Y si lo hacen por razones literariovitales no les digo. Gilipollas al cuadrado.¿Ven por dónde voy? La gente apunta instintivamente y suele ser relativamente correcta, por aquello del donde las dan.

Hay muchos estudios que relacionan eso con la capacidad de recordar. Si se puede ser egoísta sin que se note, el número de egoístas aumenta. Y hay un lugar en el que nadie recuerda: el mundo de la ficción.

Los personajes de tu rollo imaginado no protestan, porque no tienen memoria. Ni siquiera protestas tú, cuando te imaginas (también ahí eres un ser de tu imaginación) en el puente de Praga, y llueve a mares y ella te ha hecho la gran putada y suena Rachmaninov. Por eso hablaba de los literariovitales: esos son los que actúan como si los demás viésemos un alma atormentada, en vez de a un imbécil empapado.

Lo acojonante es que ha aparecido un mundo de fantasía, en el que los gilipollas interaccionan de maravilla. ¡Internet!

En internet, un montón de gilipollas son humpreibogarts y duros, la prosa es macho y mascullante, y están de vuelta sin haber salido. No sé si luego escupirán a los pies de la portera, pero qué más da, si ven la vida a través del cristal amarillo.

Si se te ocurre aplicar en internet eso que aprendes desde niño si eres listo y tus padres aplicados, siempre habrá algún duro que te ponga virtualmente en tu sitio.

No sé si esta vez me he explicado.

Antes he dicho que he conocido a muchos facinerosos que no se comportan conmigo conforme a su norma. Hay una razón comprensible: les conviene. Y como ocurre en todos los ambientes, algunos agradecen lo que haces por ellos. No suelen explicarte lo chungos que son y lo gilipollas que es esperar una integridad relativa.

En el mundo es mucho más real el comercio que el cinismo. Y lo más importante para el comercio es la buena fe. Y la relación más estrecha del comercio con el cinismo tiene que ver con el producto y la venta. Por decirlo con un ejemplo: la HBO tiene accionistas.