Constatado que no sabe, está feo recordárselo


Los griegos (les temo aunque traigan yogures) nos han regalado un caballo, y Merkel, por si acaso, nos abaja de golpe.



**********
**********

Estos días leo a mucha gente que está indignadísima con el Partido Popular. Esto no es extraño: hay muchas razones para estar cabreados con ellos. Para empezar, están metidos en asuntos de corrupción hasta las trancas. Es lo malo (o lo bueno) de que la corrupción visible se localice sobre todo en los Ayuntamientos, que todo el mundo termina retratado. Para seguir, sus políticas son tan “de imagen” como las de cualquier socialista. Son especialmente graciosas sus “producciones” locales no nacionalistas, a las que, por faltar la hondura de los auténticos creyentes, le añaden guisos paletos hasta la arcada. No hay manera de ver como se desempeñan los señores del PP sin desear una buena (léase sangrienta) revolución. Además, se han acostumbrado tanto a chupar de la teta presupuestaria que uno no termina de ver diferencia, salvo en dos o tres detalles, normalmente relacionados con el diseño y los beneficiarios del chiringuito.

Lo que me asombra es la gente se indigne ahora especialmente. Todo esto ya estaba ahí; en su mayor parte estaba ahí cuando nos tocó votar en las últimas elecciones generales. Hay cientos de páginas escritas sobre esto, sobre el voto útil, y sobre el voto inútil. Naturalmente, sigo pensando que había que haber echado a Zapatero en las últimas elecciones: merecía un castigo severo por mentiroso y por meter a España en caminos inútiles y peligrosos. Además, sus rasgos de carácter y ese optimismo idiota de mundo hocuspocus eran peligrosísimos para situaciones complicadas. Por desgracia no hubo gente suficiente que pensase lo mismo. La alternativa era mejor, sin duda, y ya de entrada por una razón sencilla: era una alternativa. En cualquier caso, no repetiré los argumentos que ya di. Me siguen pareciendo válidos.

Ahora se dice que el PP no está a la altura, porque Zapatero parece adoptar medidas correctas y no se le apoya, sino que se le echan en cara. Sinceramente, estoy acojonado. Zapatero es el que nos gobierna (es un decir). Mintió en la campaña electoral, negando los datos de la crisis que se avecinaba y que ya eran conocidos. Hay gente que dice que el PP también prometió pleno empleo. Es cierto, son unos enanos; sin embargo, en el debate económico quedó claro que el PP anunciaba una crisis y el PSOE la negaba. Y además, qué importa. Una vez ganaron podían haber dejado de mentir, pero no lo hicieron; contra todos los hechos negaron lo que sucedía, y se tiraron el moco y, de paso, la casa por la ventana.

Durante esos dos años, con mayor o menor acierto, frente a Zapatero y sus ministros (y cuántos se han ido pirando discretamente), los del PP les han ido echando en cara una visión idílica en la que no hay que hacer más esfuerzo que pedir prestado. Y al final, pese a los patéticos anuncios, mes tras mes, de que no llegaba lo peor o de que ya pasaba, hemos pasado de un Estado con superávit a otro que tiene que recortar brutalmente los gastos sólo para ser creíble. Y son eso, son gastos. La mayor parte de la pasta “invertida” lo ha sido para salvar negocios de amigos. El plan E era un plan de pedir prestado hoy para pagarme el sueldo de hoy, y esperar a ver si se podía devolver mañana.

Ahora, el irresponsable que nos gobierna, agobiado por una avalancha real que ya no puede contener, decide hacer lo que había prometido no hacer. Y nos vende que lo hace ahora porque empezamos a crecer, cuando es evidente que estos recortes afectarán al crecimiento. Ya no sabe cómo enderezar algo las cosas: y lo único que intenta es ver cómo evitar el embargo.

Lo trágico es que el tipo sigue de cirujano jefe; con el bisturí en la mano. Y el mismo tío que nos aplicó el tratamiento homeopático es el que tiene que cortar. Seguro que en una situación así, le sacaríamos a hostias del quirófano. Y le meteríamos una demanda por negligencia. Sin embargo, como Zapatero parece que rectifica, hay que ser condescendiente. Y aplaudirle. Pero, ¡¿están de cachondeo?!

No; hay muchas razones para meterse con el PP. Sin embargo, una de ellas no es que le recordaran a Zapatero lo que es y lo que ha hecho. No hay mayor emergencia nacional que cambiar de Presidente del Gobierno. Ninguna. Hay que pedir permanentemente que quien nos ha llevado a esta situación deje de gobernar el país. Está legitimado para gobernar, no hay duda. Y nosotros lo estamos para pedir que se celebren elecciones inmediatamente. Ya sabemos que Zapatero sólo piensa en el bien del país; acaba de decirlo. A ver si logramos convencer a los que piensan en el bien del PSOE. Sólo hay una manera: dejar constancia de que tienen que desprenderse del tío de la baraka o que, de lo contrario, les costará muy caro. Y hacerlo ya.

Frente a eso, todas las cosas de los enanos de la oposición son eso, minucias.

21 comentarios en “Constatado que no sabe, está feo recordárselo

  1. Empiezo a pensar que esto es lo que le pasa a uno cuando escucha lo que dicen los políticos.

    Les dejo aquí un escenario probable: tras introducir los recortes y sanear la economía patria, en un par de años el PIB comienza a crecer *en serio* y el paro a reducirse. El presidente Zapaterr, el hombre que logró la recuperación manteniendo la paz social (“¡con qué carita metió la tijera, el pobre!”) , se presenta de nuevo a las elecciones y las gana. Y nosotros aquí, discutiendo sobre si dijo esto o aquello.

    La democracia es un gran invento. Y esto lo digo en serio.

  2. No lo veo muy probable; pero aun admitiéndolo, hoy hay que juzgar con lo indudable: los hechos del pasado. No creo que nos podamos permitir demostrar esa hipótesis.

  3. Yo sí que veo creíble el escenario que pinta Jacobiano, pero con un matiz: un desempleo asaz boyante. Ya lo he predicho: ganará Rajoy sin muchas dificultades.

  4. No creo que el PIB crezca en dos años en serio. En serio como para disminuir el paro. Lo de endeudarse y luego ajustar el déficit a lo bestia es como las dietas express. El consumo se va a retraer seguro: habrá ciudadanos que tengan menos dinero disponible, el propio Estado (un consumidor acojonante estos años: véanse las ayudas a la compra de automóvil y el gasto en obra pública) gastará menos y, en general, la gente pensará en guardarse el dinero, por si le toca.

  5. Y usted ya llegaba tarde en el 2008. A los que vamos un paso por delante nos toca ahora votar PSOE.

  6. Pesimista incorregible, creo que no tenemos remedio. Como la cosa mejore un poquito, el PSOE vuelve a ganar, y eso quiere decir que ganarán Blanco, Pajín, y demás pandilla (quizás Zapatero no se presente a la reelección.)
    Eso significa más de lo mismo: demagogia, populismo, …
    O el castañazo es de órdago y despertamos, o las cosas cambian mínimamente.

  7. Me refería al hartazgo con los que la cagaron, no al voto PSOE. Tampoco estoy para estigmatizar a nadie por el voto habiendo votado a IU una vez.

    No me rebajaría nunca a ese voto cachondeo por propia higiene. Pero parte de mí se regocijaría con un triunfo de ZP. Creo que no se debe sólo a ser mala persona.

    También existe una convicción Lampedusiana. Parafraseando al Conde, para que por fin algo cambie todo deberá seguir igual. Y la esperanza democrática pasa porque se corrija el desequilibrio de legitimidad que lleva a la impunidad del PSOE. Ya se vio con Aznar que un mero cesión temporal de poder al PP cuando vienen mal dadas económicamente, con un PP bajo vigilancia y necesitado de hacerse perdonar no lleva a un restablecimiento del necesario equilibro.

    El Aznarato empieza con la imposición de Serra (hombre fiel de Narcis y secretario de Estado con el PSOE) como ministro de Interior. Y termina con el papelón de Acebes. La cara desencajada no creo que se debiera sólo a tener que dar informaciones contrarias a sus deseos y declaraciones previas. Estoy seguro de que también era la imagen de un pobre hombre al que le estaban haciendo la cama y que no tenía control sobre una policía en línea directa con Rubalcaba. Por supuesto que quien quien vivir ciego a las evidencias con gafas de sol fashion y filtro “Factual” dejará de lado una buena parte de realidad en sus análisis.

    En resumidas cuentas, que no veo solución no traumática. Tiene que ser el PSOE el que tenga que cerrar el grifo del PER y demás sopa boba. Y cuando al PP -o como se llame la opción conservadora-, tenga que vérselas con otras siglas refundadas entonces tendremos alguna seña de que vamos por el buen camino.

    Soluciones traumáticas que a mi me van a pillar lejos. Y que algo se solucione o no tampoco me importa, mi único deseo es que las cosas no se pongan feas para mi familia y amigos.

  8. Mi intención es votar. Y si puedo, que me temo que no, irme de este país. Sólo me preocupa , como a Gatopardo, mi familia y amigos.

    Las causas, las posibles soluciones, etc, etc. me importan, ya, un pimiento. Pero votaré, pensando en los más jóvenes, qué menos. Pero tampoco qué más. Ellos tendrán que espabiliar y pelear por lo que creen o quieren.

  9. Por supuesto, lo mío sólo son conjeturas: en política y en economía en dos años pueden ocurrir muchas cosas, y las predicciones resultan difíciles. Digo que es un escenario posible (lo de probable seguramente es excesivo). De darse, por supuesto, por el camino nos habrán tratado como a unos gilipollas, pero creo que a la mayoría eso no le importa (a mí sí, claro, y por eso nunca he votado a este señor).

    También quería apuntar la hipótesis de que gran parte de las posibilidades de éxito de la jugada presidencial puede estar en haber estirado al máximo la situación, apaciguando así a los sindicatos y a la izquierda en general quienes, vista su respuesta actual, no habrían tolerado este tipo de recortes hace un año. Y lo que se ha perdido tomando estas medidas tarde puede recuperarse gracias a la tan preciada “paz social”. Por supuesto, esto pasaría por asumir que el presidente puede ser más listo de lo que parece.

    Pero insisto, todo esto son conjeturas. Veremos qué pasa.

  10. Es otra posibilidad. A mí lo de Rajoy ganando unas elecciones me cuesta verlo, pero todo puede ser.

  11. La verdad es que entiendo que algunos de ustedes se quieran abstener, porque las opciones no son para dar saltos de entusiasmo. Pero abstenerse equivale a reducir el número de votos efectivos y con el sistema electoral, que prima a las mayorías, también equivale a dar el voto al complejo electoral-gubernamental (CEG) PPSOE y a reforzar el (mono)bipartidismo.
    Me parece que lo que conviene a la búsqueda de la salud electoral es tratar de averiguar qué partido, entre los que uno podría votar, es menos burocrático, cuidando de que no sea mayoritario, y votarlo, aunque sea tapándose la nariz, para que pueda meter unos cuantos diputados, los suficientes para hacer “grupo político” con objeto de que sirvan de Pepitos Grillos , mutuamente y para el CEG PPSOE.
    Insisto: abstenerse es votar CEG.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s