La segunda medida anticrisis de este blog: pedir ayuda a Alemania