Mas papistas que Pinker

Hoy es fiesta en Madrid. Si viven a menos de 300 km de este lugar acogedor, lo notarán: serán invadidos por esos tíos gilipollas que les hablan como si les debiera usted dinero. Ni siquiera podrán las autoridades locales alegrarse de que lleven la cartera llena. Porca miseria.

Cumpliendo con la finalidad de servicio público de este blog, les recomiendo, si ven que, por azar o por necesidad, se están acercando a un cine en el que “exhiben” Robin Hood, se aseguren, antes de entrar, de que el protagonista reúne alguna de las siguientes condiciones:1.- Tiene un miembro viril de gran tamaño que utiliza para tocar el piano.

2.- Está calvo y gusta de enseñar el culo.

En caso contrario, ¡¡huyan!!

Miren que llevo años intentando reconciliarme con Ridley. No hay manera: cuando hace una película que contiene un porcentaje inferior al 50 % de material tóxico, va y la caga de nuevo.

Hablando de defecaciones. Para que vean lo que son las normas. Ya saben que la patata, ese gran invento, fue traída a Europa por los españoles. He leído en la wiki que el primer lugar europeo en el que se plantó fue en un hospital para indigentes en Sevilla. Será. El caso es que su éxito (bueno el de las “variedades” europeas) fue indiscutible. Lo gracioso es que, si hacemos historia ficción, y nos imaginamos a un cooperante de 35 años actual que descubre la papa y se plantea traerla a Europa o a Estados Unidos, lo normal es que se prohibiese su consumo e importación. La culpa la tendría, en el caso de Europa, el Reglamento sobre nuevos alimentos e ingredientes alimentarios.

La patata es una solanácea. También lo son los tomates, los pimientos y las berenjenas. Las solanáceas producen solanina, un alcaloide la hostia de resistente, que si no te mata, te provoca una diarrea de caballo y un dolor de cabeza peor que el de una peli de Ridley. Y la patata produce mucha, sobre todo cuando le da la luz del sol (la mayor parte está en la piel). Si ven que se pone verde y le empiezan a salir Kuatos, ¡corran! De ahí que la peña, que es sabia, metiese las patatas, llenas de tierra, en lugares oscuros. Como la gente es así, ahora, si no te las dan lavadas y con pinta de huevo de avestruz, en bolsas transparentes, no las compramos. Si se come la patata entera, con su piel, puede bastar un par de kilos para que al asunto se convierta en francamente molesto.

Así que, ya ven, si el rastas intentase vender la papa en Europa, el funcionario le diría: “pero, ¿qué quieres, envenenarnos? ¡Anda, circula!”

Hace unos meses, le decía al robot, a cuento de Pinker, que todos esos recién llegados newageterceravianeurocomomola no tenían ni puta idea, y que el libro bueno no es el de la tabla, sino Como trabaja la mente.

Bueno, admito, que lo decía por una razón auténtica y otra espuria. La auténtica: que es un libro más concreto sobre eso de lo que el autor sabe mucho y te explica muchas cosas sobre el cerebro y tal. En cuanto a la espuria: ¡que yo lo leí primero! Fue casualidad. Lo saqué de una biblioteca, sin tener ni puta idea de quién era Pinker. Me gustó mucho y me lo leí un par de veces. Dos o tres años después se publicó La tabla rasa y se puso de moda. Yo, desde entonces, siempre digo que el bueno es el que yo vi primero.

El caso es que acabo de releer La tabla rasa. Y es un libro cojonudo. Y además, de nuevo saco la impresión de que, la sensatez de Pinker, su sentido del humor, su ponderación de las teorías alternativas y su escasa grandilocuencia, contrastan, a lo bestia, con el comportamiento de su grey.

Anuncios

23 comentarios en “Mas papistas que Pinker

    1. Me temo que no encajo. He hecho su test (con grandes dificultades: está mal diseñado, hay preguntas que contienen respuestas y valoraciones, pero en fin) y me da un 609 pelao. Por poco no me aceptan ni como posible simpatizante.

  1. Pues yo he sacado un 464. Menos mal que no hay que dar datos personales para hacerlo. Si no, me estarían buscando ya. Uf, de la que me librado.

  2. Encima van y ponen la sede del partido en Ferraz. ¿No serán unos rebotados del “otro” partido de Ferraz?

    ¡Exijo un partido cristiano-liberal en Génova!

  3. Hombre, les recomiendo estos dos:

    La mente no funciona así, de Jerry Fodor (en Siglo XXI). [Para desintoxicarse de Pinker.]

    Principios de neurociencia, de Eric Kandel (en McGraw Hill). [O cómo pasar del “¿pero no has leído a Pinker?” al “¡pero si eso ya lo dijo Kandel!”. Aviso: no es un libro manejable.]

    (Hay otro, On intelligence, de Jeff Hawkins, el creador de Palm que describe el cerebro desde el punto de vista de un ingeniero. Muy divertido e idóneo para estos días preveraniegos.)

    ((Espero no recomendarles libros de Loompanics dentro de unos meses.))

  4. Muy mal hechas las preguntas, 649, pero no me tomaré la molestia de leerme el ideario ni de reflexionar. Si no ha salido ningún simpatizante automático en esta nave entonces es un partido al que no quiero afiliarme.

    ¿O está hecho aposta y no es posible sacar más de 700 porque no quieren que se les afilie nadie sin la necesaria reflexión sobre sus principios?

  5. Comparto lo que dice sobre la grey. Para no ser menos, también me subiré al egotrip con una conferencia que creo vi de Pinker en Madrid en algún momento entre el 1998 al 2001. O quizá lo he fantasiado a posteriori y se trataba de algún otro reputado guiri hablando sobre el funcionamiento del cerebro en la línea de Pinker.

    Lástima que mi inglés no era muy bueno en aquella época y no me expresé bien en la pregunta que le hice. Pero fue en aquel momento cuando tuve el convencimiento de que seguíamos sin tener ni repajolera idea de la paradoja de la conciencia.

    Iluminar y cartografiar el interior del cerebro no exorciza al fantasma de la máquina, simplemente le hace esconderse en un recoveco más pequeño o en el mecanismo de transformación de unas ondas cerebrales en nuestra experiencia de ver.

    Sabemos cómo funciona el cinematografo y como se genera la proyección de la imagen sobre la pantalla, pero “alguien” tiene que ver esa imagen. La asíntonta hacia el infinito no se puede detener en un punto indeterminado.

    Nos ocurrirá tanto con el acercamiento al instante cero del big bang, la descomposición de la materia o a la investigación de la metaconsciencia.

    1. Lo de la asintota es metedura de pata geométrica, lo contrario a lo que quería decir, ya me entienden, me refería a una una curva que tiende al inifinito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s