Civilización y cultura


Escribe Mercutio:

No hay culturas. Hay cultura. Una cultura humana, universal. Si Stendhal ya se escandalizaba de que pudiera hablarse de una “música italiana o francesa”, es fácil imaginar hasta qué punto ha llegado, dos siglos después, el escándalo. No hay culturas, como no hay ciencias

dice hoy Espada.

Hombre, hay dos acepciones inmediatas de la palabra cultura que casi todos manejamos: el conjunto de cosas que se pueden saber, por un lado, y las características típicas de un determinado grupo social frente a otros grupos distintos, por otro. El primer concepto equivale a conocimiento, incluye reglas gramaticales, ecuaciones, tonos de voz, lecturas, experiencias y lo que se nos ocurra. Y es, efectivamente, uno: en ese sentido, puedo comparar mi cultura con la de una rusa de cuarenta años, un senegalés de cincuenta, mi vecino, Arcadi Espada o Publio Cornelio Escipión Africano. Y puedo compararlas porque, tratándose de conocimientos, más es mejor, más profundo es mejor, más detallado es mejor. En cualquier caso, la cultura humana, además de única, es medible.

El segundo sentido de la palabra cultura, sin embargo, es plural. Tanto que cambia con el tiempo -aun considerando exactamente el mismo grupo social que observemos. Por poner un ejemplo chorra e intrascendente, muchos de los chistes que me sé y que hicieron de mí un tío celebrado en las fiestas juveniles de los ochenta me supondrían ahora silencios incómodos, miradas de reproche y hasta el ostracismo si los largase a las mismas personas que se descojonaban con ellos hace treinta años. Eso son dos culturas distintas, y no hay motivo alguno fuera del cambio cultural que explique por qué no puedo contar determinados chistes hoy. Quiero decir que los gangosos se molestaban ya entonces igual que ahora.

Apela Espada, también como ejemplo, a la higiene como causa de la desaparición del pañuelo femenino en la cabeza. Acepto pulpo como animal de compañía: la higiene también es cultural, en la segunda acepción que he señalado. Es decir, hay distintas consideraciones culturales de la higiene; y en aquellas que no existe la obligación -casi moral- de ducharse cada día, existe la muy recomendable posibilidad -ídem- de taparse el pelo largo y sucio.

Luego entra a discutir si existen o no distintas civilizaciones y llega a la misma conclusión que con la cultura. Eso, que lo rebata Tsevanrabtan (hablando de los chinos, por ejemplo), pero me da que estamos con lo mismo, sólo que más eurocéntrico: ¿el Egipto en el que las mujeres no podían enseñar la nuca más que a sus maridos no era una civilización diferente a la occidental hodierna? ¿Era civilizado Tales el milesio, dando latigazos a sus aceituneros? ¿Menos civilizado que Fidel Castro, que no tiene esclavos?

Ahorcar un perro que ya no caza no sólo es cultural, sino que en determinadas sociedades es un valor cultural positivo: el animal que no aporta más recursos de los que consume es una carga para el grupo, y lo va a cuidar su puta madre, que yo estoy muy ocupado sacando adelante a trece hijos -y, si lo dejo suelto, es un predador rival.

En fin, terreno pantanoso.

ACTUALIZACIÓN:

Leo la entrada y comprendo que no queda claro: todo lo anterior lo ha escrito Mercutio. Salvo la cita, claro.

Anuncios

18 comentarios en “Civilización y cultura

  1. Cuando era chico corría una leyenda: “En el Amazonas existen unos bichitos pequeñajos que cuando vas a orinar
    se te suben por el chorro y se meten por la pilila…”:

  2. En los lujosísimos y avanzados edificios de Dubái hay agua corriente a porrón. Igual que en el resto de los Emiratos Árabes. Y todas tapadas (no sólo la cabecita limpia y reluciente).

    La comparación lingüística entre Pujol (Cataluña) y Merkel (Alemania) me parece fuera de lugar. Por ejemplo, en las aulas alemanas tienen un problema muy grave que generalmente afecta a niños de padres turcos musulmanes (no suele ocurrir con los niños de padres españoles, griegos, polacos, ingleses o franceses). Llegan a la enseñanza obligatoria sin saber alemán. Resultado obvio: el nivel educativo ha bajado. Los profesores de matemáticas antes de explicar que 7+7 es igual a 14 han de enseñarles a los niños que no hablan alemán qué significa la palabra alemana “sieben”, mientras los demás pierden el tiempo. Solución: OBLIGACIÓN de que los niños lleguen a la enseñanza obligatoria con determinado nivel de alemán.

    Creo que el caso de Cataluña y Alemania son bien distintos.

    Quizá en EE.UU hay una cosa que aquí en Europa acojona hacer a nuestros políticos e instituciones públicas: cuidadito con saltarse el sistema de leyes que existe en este país que lo empapelo y hasta lo deporto. Usted verá.

  3. Si pudiera, me encantaría darles una explicación sobre los usos culturales, la creación de unidad grupal mediante las normas sociales, un poco de Marvin Harris y tres cuartas de armas, gérmenes y acero
    Pero no estoy para nada, sinceramente

  4. Si me parece que Espada tiene razón en una cosa: mezclar la palabra multiculturalismo con la oposición implícita andaluces-catalanes, es tanto como decir que escoceses e ingleses pertenecen a diferente cultura por la costumbre de los primeros en llevar falda. Y no tengo muy claro que los cambios en la moral –esta sí, variable en el tiempo- signifiquen otra cultura.

    Pantanoso terreno, efectivamente.

    Observo que ya está mejor, Goose. ¡Cuídese!

  5. [6] En eso estamos de acuerdo casi todos, supongo. Pero una cosa es que la cultura-que-admite-plural sea más amplia que los usos y costumbres de mi familia y otra que sólo haya una. Los muy distintos tipos que concurrimos en su día al blog de Espada, por poner un ejemplo conocido y numeroso, compartíamos una misma cultura. Quiero decir: en todo el blog de Espada, en miles de discusiones y cientos de broncas, no hay un solo malentendido cultural.

    No creo que exista nada que debamos llamar ‘cultura catalana’. Y tampoco creo que exista nada que sea ‘cultura española’; creo que los ámbitos culturales son más amplios, habitualmente, que un solo país.

    Claro que, a lo mejor, también yo estoy dividiendo y multiplicando las culturas en el número que me da la gana, exigiendo un tamaño mínimo o cualquier otra medida que impida hablar de la ‘cultura del tabaco’, por ejemplo, y Arcadi ha ido un paso más allá y las niega todas menos una. Pero eso que nos une a todos es la humanidad, no la cultura. Al menos, para los que creemos en la naturaleza humana de base biológica.

    Y aquí vuelvo a meterme en otro lodazal.

  6. Las civilizaciones siempre se han impuesto al principio a base de hacer el bestia y conquistar al enemigo…y eso de la cultura, es un refinamiento para sus ratos libres, cuando se descansaba de hacer el bestia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s