La vida de Lanzmann

De Claude Lanzmann sabía poco más que es el director de Shoah. No he visto completa la película, aunque sí casi toda, a salto de mata, por así decir, y en la Red. Y no por su extensión, sino porque hay fragmentos que te hacen abandonar, hasta que recuperas el ánimo para seguir, que no suele ser pronto. Debe de ser por eso que el dueño de esta casa retiene desde hace ¿dos años? los discos que Brazil le prestó y que me prometió “en cuanto yo los vea”.

Hace unos meses vi que Gallimard había publicado una especie de autobiografía de Lanzmann: Le lièvre de Patagonie. La compré en la librería Pasajes, en rústica, en la edición de Folio. Y la he leído como he visto la película, saltando de aquí allá. Unas setecientas cincuenta páginas que nos revelan una vida casi de aventura y, desde luego, que hubo detrás del lento camino hasta esa película en la que consigue que víctimas y verdugos revivieran aquello que a veces no se sabe ni nombrar, eso que sucedía mientras él colaboraba con la resistencia comunista en la Francia ocupada, en la que por circunstancias más bien casuales, como sus compañeros Womser y Hoffnung, no se vio en los vagones de mercancías.

El libro, muy bien escrito, con el oficio del periodista trotamundos que dice que no quiere ser, nos relata el camino tortuoso y un tanto inconsciente que le lleva a saltar de aquí allá, como el roedor del título, inasible como su vida. Un camino que va desde el exilio interior junto a un padre veterano de la Gran Guerra, abandonado por su muy semita mujer, y que es miembro también de la resistencia, pero de la que sostienen los aliados y los gaullistas. Condenado a muerte por el Partido Comunista Francés en 1944 por no traicionar a su padre, precisamente, y después estudiante en París, viajero subvencionado y desplumado en Italia, ladrón de libros de filosofía hegeliana, amigo de Israel y del Tsahal, profesor en la novísima Universidad Libre de Berlín durante el Puente Aéreo (y donde solivianta a la administración militar francesa con sus seminarios sobre antisemitismo, producto de su acercamiento a la cuestión desde la sartriana Réflexions sur la question juive), admirador del filósofo bizco y parte del círculo más que intelectual que formaba con la Beauvoir, pionero occidental en el reino opaco de Kim Il Sung, partidario de la independencia de Argelia y cineasta documental ejemplar.

Ya digo que me parece que escribe muy bien Lanzmann, que la obra se deja leer como una novela de aventuras, y que la agilidad narrativa se hace compatible con las reflexiones de quien ha militado -y mucho- en causas comprometidas y que -más allá de su razón- se ha jugado el tipo por ellas, lo que le permite distanciarse de la izquierda epatante y de salón, aficionada a la alfombra roja y las huevas de esturión. Que el autor sea honesto en lo que cuenta no lo voy a poner en duda, pues si afronta el relato de su vida con la honestidad que revela Shoah, le doy crédito, eso sí, con presunción iuris tantum.

Dos detalles me llaman especialmente la atención: la admiración por Sartre y su actitud ante los insurgentes argelinos. Sobre el primero diré que no es habitual para el lector español encontrar un perfil agradable del filósofo francés, y Lanzmann lo da. Deja claro que admira al autor existencialista y esto hay que tomarlo como viene, pues es el fruto de las relaciones personales con el personaje, su compartida concubina y su entorno. El tiempo ya ha puesto en su sitio al autor de La nausée y a muchas de sus opiniones y amistades políticas. Y en cuanto al segundo detalle, el entusiasmo por la causa argelina raya en la traición, que no es lo mismo manifestar el apoyo intelectual a la independencia de una colonia que andar pegando saltos de risco en risco por las montañas cabileñas con una columna de insurgentes. Los acuerdos de Evian que firmó Mendes France para acabar con la guerra colonial y que el antiguo maquisard tuviera ya formada una tupida red de relaciones supongo datos esenciales para hacer olvidar a los fiscales de la República su cometido acusador, que ya habían satisfecho en el famoso proceso Jeanson, en el que se juzgó y condenó a algunos de los que llevaron hasta sus últimas consecuencias los postulados del Manifiesto de los 121.

Una vida o muchas, todas interesantes. Filosofía, la historia reciente de Francia, Shoah y sus demás películas, Israel, la revista Les Temps Modernes, que dirige desde 1986, mil cosas más, como ramas del tronco robusto de una personalidad desbordante. No sé si está traducido, pero si leen francés, no dejen pasar la ocasión de hacerse con el libro.

Anuncios

46 comentarios en “La vida de Lanzmann

  1. pregunta para don Pasquale

    ¿cómo es la traducción de ‘Gruñidos…’?

    (me pica la curiosidad después de la elección del título)

  2. shoah, qué película. me costó entrar. el primer dvd lo vi a trancas y barrancas. los tres siguientes de un tirón. acojonante y acongojante.

  3. Pues sí, allá que voy por el libro, que tan bien nos presenta Mr. Blakeway. No sé si es devoción malsana, pero a quien admiro de verdad de toda la patulea gabacha del siglo pasado es a Camus. Bueno, en realidad, digo mal, porque no conozco bien a muchos y a Lanzmann, nada. Pero Sartre creo que era un tipo humanamente hediondo, un señorito.

    (Oiga, qtyop, si lo de Don Pasquale va por mí, “gruñidos” se dice ringhii (pronunciado “ringuíi”). Por cierto, ¿por qué Don Pasquale?)

  4. [5]

    no, no… va por don Chema Pascual, que escribió anoche y estaba leyendo ‘Gruñidos Imperiales’.

  5. [8]

    sigo alucinando con lo kindle: 5 euros (amazon) frente a 20 euros (casadellibro).

    El otro día vi una referencia sobre el papel de los submarinos en la guerra fría pero me solvidó anotarlo y ahora no sé por dónde anda.

  6. El libro ese está en formato electrónico desde el año 2004… debe ser por eso su precio.

    el 2004, joder, algunos no habíamos nacido entonces

  7. Esta noticia …

    http://www.elcorreo.com/vizcaya/rc/20110110/economia/espanoles-tiene-ahorros-para-201101101721.html

    … la leí en otro periódico, que remarcaba eso de que sólo el 18 % de los españoles tiene ahorrado dinero suficiente para vivir un año. Lo curioso es que no creo que sea algo nuevo, producto de la crisis. Siempre me ha llamado la atención el poco dinero que ahorraba la gente en proporción a su nivel de vida (y eso es algo que conoces en casos por ejemplo de separación o divorcio, o en pleitos sucesorios).

  8. [2] don qtyop:
    No puedo contarle mucho sobre la traducción porque sé menos inglés que el presidente Shoemaker.
    Pero, vamos, una frase como ésta: “Los rayos de la armazón del techo, o toono, representaban la rueda de la vida.”, en la descripción que Kaplan hace de un ‘ger’ (la tienda de los nómadas mongoles), me indica que la traducción no debe ser muy precisa.
    (A no ser que los nómadas no conozcan la rueda de radios y sí la de rayos)

    ………………………………………………………….

    Había una vez un botecito chiqtyop,
    había una vez un botecito chiqtyop,
    que no podía,
    que no podía,
    que no podía navegar.
    Y si esta historia
    parece corta,
    contaré la del U-boat nuclear.

    (no lo puedo evitar, es mi naturaleza)

  9. [18]

    Quiá… todo lo contrario… puede indicar que ¡¡sea demasiado precisa!!

    Como con los gruñidos.

    (buscaré el pasaje a ver qué pone el original)

  10. (15)

    Qtyop, es un libro buenísimo, yo lo compré en papel hará cinco years, no le defraudará.
    Estuve a punto de dedicarle una entrada de tarjeta en aquel lugar, pero me dio pereza y al final creo que hablé de mi abuela.

  11. [18]

    El original:

    “The spokes of the roof frame, or toono, represented the wheel of life”.

    Hombre, spokes son los radios de una rueda (se refiere a un ingenio mecánico; en un sentido geométrico —el radio de una circunferencia— se usa radius).

    Pero rayos de rueda es correcto. Aunque sea la primera vez que veo un rayo de rueda.

  12. [21]

    me he bajado la muestra gratuita… joder, qué stress de kindle… se acumula el trabajo. Si yo antes no sabía ni leer.

  13. para los friquis, aquí se puede seguir un torneo de máquinas entre sí. parece que el reinado de rybka is over. el nuevo rey es houdini, que además es gratis.

  14. [22]
    Removiendo Nani con Segura he encontrado esto en el etimológico de Corominas:

    RAYO, del lat. radius ‘varita’, ‘rayo de carro’, ‘rayo de luz’. […] Además Berceo, J. Ruiz, el autor de Apol., etc., emplean rayo con el sentido del lat. fulmen o fulgur, ‘chispa eléctrica procedente de una nube’. Esta acepción es innovación semántica del castellano y el portugués, ajena a los demás romances, […] Como punto de partida semántico lo más sencillo es creer que debemos tomar la comparación de la centella con un rayo de luz súbito.

    (Si es que los castellanos somos la hostia. Tiempo después al trueno le hicimos capitán)

    ……………………………………………..

    A ver si dentro de poco podemos leer en kindle el libro de Kaplan y cuando el teniente coronel Wilhelm cuente que “era nadador de espalda de talla nacional, delegado de clase y sacaba buenas notas. Ya sabes -prosiguió algo avergonzado-, el típico chico con las cosas claras, y entré en West Point. Al llegar allí descubrí que era un don nadie” podamos comprobarlo in situ: http://www.e-yearbook.com/yearbooks/United_States_Military_Academy_West_Point_Howitzer_Yearbook/1980/Page_277.html

  15. “Gruñidos Imperiales” es un excelente libro para comprobar el día a día de las fuerzas especiales norteamericanas en cualquier lugar del mundo y la opinión que tienen los militares estadounidenses de los ejércitos con los que colaboran en los diferentes países. La sensación que deja es la queja de que los políticos no les dejan actuar para conseguir más éxitos. Opiniones nada novedosas tratándose de militares.
    Me gusta más un libro que estoy leyendo actualmente. Se llama “Los buenos soldados” de David Finkel. Este es un periodista que estuvo “incrustado” ocho meses en un batallón de soldados estadounidenses en Bagdad durante 2007, en la peor época de la”posguerra” de Irak. Es un libro terrible que hace replantearte algunas cosas.
    En fin, ya que hablaban de submarinos les recomiendo una muy buena novela de Henning Mankell (el del Inspector Willander) que se llama “El hombre inquieto” donde los submarinos soviéticos en la guerra fría y la relación de la Marina Sueca con ésta es principal protagonista.
    Saludos.

  16. [6] Vale, soy gilipollas y egocéntrico, no me lo restrieguen por la cara, por favor.

    [11] Bueno, puede defender a Sartre, no me importa. Yo tampoco he leído mucho de Sartre, sino poco, pero me basta saber que es de esos que tanto alabó el comunismo stalinista y bien que se quedó en Francia a su plácida vida burguesa cagándose en el sistema que le garantizaba su libertad. A ver si en la URSS habría podido hacer lo mismo. A la primera disidencia, o ni eso, pa’l gulag. Es que me jode esto de los que en su señoritismo social y en su redúcción intelectual del mundo, se forman un sistema perfecto sin fisuras, acerca de la condición humana y de sus reglas que sólo tiene un fallo: prescinden del ser humano. Tié cojones, ¿no?

    [7] Ah, pues no sabía que se dice que lo accidentaron. No me extrañaría. Ya en 1946 se cagaba en la madre de los que distinguían entre la brutalidad nazi y la comunista. El hombre, por un artículo en que hablaba de que el caso de España era una vergüenza, se vio asaetado por los que denunciaban el comunismo. Y nada, que no, que no pudo convencer ni a unos ni a otros de que era contrario a ambos. Por eso lo admiro, porque fue de los pocos y desde el principio que no se dejó llevar por los remilgos sectarios y el jodercomomolo y siempre dijo a las claras que la condición humana de seres libres era tan ajena al fascismo como al comunismo. Tendrías sus miserias, como cada cual, pero no tuvo la cahaza y la asquerosa jeta de muchos, que detestaban sólo por sectarismo a unos asesinos y aplaudian a los otros. Ah, y por lo que siempre me gustó “L’étranger”, por eso ya merece que lo admire.

  17. [30]

    Jooooderrr, más trabajo todavía… si es que me he metido en un berenjenal.

    Den Orolige Mannen es del 2009, la edición en inglés (The Trouble Man) es del ¡¡Febrero del 2011!! wikipedia dixit… en kindle ni flowers; la edición es en tapa dura y tapa blanda.

    “Gruñidos II” El retonno, es exactamente eso.

  18. ¿Y si verdaderamente la llamada industria cultural tal como la conocemos ahora estuviera viviendo sus úiltimos momentos?

  19. Edgar A. Poe y Nathaniel Hawthorne y muchos más, Washington irving, James F. Cooper entre ellos, tuvieron que luchar contra la ausencia de copyright. Los editores americanos publicaban las obras de los británicos sin pagar derechos de autor. (Gracias a ello lograron tener las obras de S.T. Coleridge, Ch. Dickens, Th. Carlyle, y …)
    Para remediarlo Poe, Hawthorne, Irving, … buscaron historias que atrajeran a los lectores americanos. Publicaban en revistas sus historias y cobraban de la revista. Los sabios de Harvard, Chicago, Princeton, Oxford y Cambridge dicen que la ausencia de ley de copyright y la necesidad de publicar en los periódicos y revistas es una de las causas del auge del cuento en EEUU.

  20. ¡Cuánto se quejan ahora los “creadores” de la cultura del todo gratis! En los años 80 y 90 asistir a un concierto de música pop o rock era gratis. Entonces no se quejaban…poruqe les pagaban los Ayuntamientos. Les pagaban más de lo que valían, por cierto.

  21. ¿Por qué la llaman cultura cuando se trata de ocio?
    ———————————
    En el manifiesto que han lanzado en favor del copyright, los “creadores” dicen:
    6. (…) no aceptamos que en una sociedad completamente mercantilizada nuestras obras sean el único bien de acceso universal no retribuido.
    7. La consigna del “gratis total”, que se ha extendido entre amplios sectores de la sociedad en el caso del consumo de productos digitales, condena a la creación artística a una supervivencia mendicante. De imponerse, conseguiría que los patrocinios comerciales y las subvenciones públicas decidiesen, más que nunca, qué tipo de cultura debe hacerse y difundirse. No ya como creadores, sino como meros ciudadanos interesados en la cultura y en los valores que se transmiten a través de ella, creemos que su mejor defensa es justamente la de sustentarla en la sociedad civil y no dejarla en manos de intereses mercantiles o políticos. El copyright ha sido históricamente la única garantía de la independencia del creador.
    (Esta bien eso del rechazo a las subvenciones públicas. Está mejor cuando muchos de los que firman ese manifiesto pertenecen al sector cinematográfico que, en España, todos lo sabemos no recibe ni un duro de subvenciones).

  22. Interesante libro y dvd…aunque estoy bastante oxidado en cuanto a lecturas, intentaré hacerme con ellos…

  23. [42] …el tipo es un inoportuno. Me tiro el rollo de leer su libro en francés (eso sí la edición baratita) y les cuento la batalla y justo ese día sale a la venta la obra traducida y se pasea por aquí de promoción vedetista… de izquierdas tenía que ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s