Kindle legalitas

Casi he terminado de leer el siguiente libro de la lista. El Hog Pilots, Blue Water Grunts de Kaplan. Y sigo diciendo qué cosas tiene mykindle.

Al parecer kindle maneja los pie de páginas y las notas o referencias bibliográficas de forma diferente. Los pie de página los maneja muy bien: enlace para leerlos, enlace para volver al texto. Las notas o referencias van sin navegación; e irse al final del libro a buscar la nota es un coñazo, y lo descarto.

Me he hecho adicto a las muestras. Me las bajo con facilidad y les doy un vistazo. El Down under de Bryson o Legacy of Ashes de Weiner. Pero también And there were none. Puede resultar adictivo y es demasiado sencillo darle al botón de comprar.

Kindle es todo lo que necesita un intelectual de pacotilla. Empecé a consultar la wikipedia: abriendo el navegador, yendo a google, buscando, pinchando sobre la wiki… too much for a kindle. Escribir, clicar en una página, esas cosas son un poco jodidas. Pero descubrí que su buscador (el de mykindle) es una joyita: un término, una búsqueda y obtienes localización y un contexto para el término. La idea genial es que a golpe de un clic lo buscas donde quieras: en el libro, en mykindle pero también en la wikipedia o en google. Qué más necesita un intelectual de pacotilla que oír hablar de la Batalla de Agua Dulce, linkarla a la wikipedia con un solo clic e informarse sobre ella.

A más a más el article mode del navegador funciona perfectamente para la wikipedia. El navegador entra en modo texto y los artículos wikipédicos se leen con tanta comodidad como si fuera un libro. Es la versión wikipédica más cercana a una enclopedia tradicional.

Ya solo faltaría un filtro por el translate de google.

El article mode funciona bien para leer las entradas de este blog… salvo por el hecho de que no puedo leer los comentarios.

Dura lex

Anoche hablaba con un persona del gremio legal muy conocida en este blog y que dudaba sobre si comprarse un kindle o no. Se veía raro en un juicio o en un acto de conciliación con el cacacharro entre manos. Yo, como en estos casos de consultoría, le pregunté para qué lo quería y me hice una idea: perfil profesional. Le dije que es complicado pasar página con el kindle y que lo único que podría hacer es buscar. Tampoco debe ser difícil: un término jurídico y te saldrían las coincidencias del CC. O un número y, likely, obtendrías el artículo que buscas.

Luego busqué y encontré. ¡Wooo!, varios compendios, el CC, el CP, las LEC, laboral, administrativo, arbritaje… todo preparado para mykindle… y por unos pocos euros… no sé… al peso debe ser que te ahorras una tonelada métrica y, además, puedes pasar las barreras del Metro de Leganés sin quedarte enganchado. No sé ya qué hace un abogado sin uno de esos. Ni a qué espera Aranzadi.

Me bajé las muestras del CC, del CP y de la LECr. Son apasionantes.

Actualización urgente

«Amazon confirma que las ventas de libros digitales para lectores como el Kindle superaron a las de libros de bolsillo. Ya lo hizo en julio con los de tapa dura. “Este hito llegó antes de lo esperado”, anunció su consejero delegado, Jeff Bezos.»

Anuncios

Y el zorro se puso la toga


Ayer qtyop nos trasladaba, en función del interés nacional, una sentencia de la Audiencia de Navarra. Hoy se hablará mucho de la sentencia y mi comentario fue lamentablemente breve. Pensé en corregir ese error, pero la suerte siempre acude en ayuda del perezoso: para qué comentar la sentencia si ya lo hace Chávez por mí.