Sí quiero

He leído el discurso de Iruin en El País. Es un discurso interesante. Está construido para dejar sin argumentos a los que pretenden no legalizar al “nuevo” partido. Estos últimos tiempos he oído a mucha gente “explicar” qué tienen que hacer los batasunos para poder constituir un partido legal, pero en estas cosas no hay nada como ir a las fuentes, es decir, al Tribunal Supremo. Pasa que estamos tan acostumbrados a las leyes y a las decisiones ad hoc que, a veces, nos quedamos con el fallo y nos saltamos los argumentos. Y los argumentos están ahí, a disposición de todo el mundo.Y como hay que darlos, como hay que motivar las sentencias, luego llegan los malos y se agarran como lapas a los argumentos.

Como soy un adicto a los argumentos los he estado mirando. Y la verdad, está trabajado. Dice Iruin muchas veces cosas que se les ha pedido que digan. Y las dice en el orden correcto.

Ahora bien, Batasuna tiene un problema que se aborda claramente en la doctrina del Tribunal Supremo: el contraindicio concreto referido a ETA. En el discurso está tratado con mucho mimo: es lo que explica la cantidad de veces que se insiste en rechazar la violencia “futura” de ETA. No las copiaré, ahí están.

Sin embargo, falta algo. Existe, en derecho, una institución que se llama “reserva mental”. Si usted consiente en casarse, pero lo hace con “reserva mental”, y se prueba, el matrimonio es nulo. ¿Actúan los promotores con reserva mental? El cumplimiento de los requisitos de la Ley de Partidos exige auténtica voluntad en los promotres del partido, no basta con un cumplimiento meramente formal. Otra cosa es que se presuma en quien formalmente actúa conforme a sus normas. Pero, claro, Batasuna es ilegal por formar parte de ETA. Su esfuerzo ha de ser superior al que se pide, por ejemplo, a los Panteras Grises.

Al leer el discurso de Iruin me ha llamado la atención su sutileza. Los indicios de reserva mental existen, pero bien disimulados. Veamos algunos:

1.- Sin perjuicio de la discrepancia y crítica que se pueda manifestar, no cabe duda que esas decisiones judiciales son el referente obligado desde el que la Izquierda Abertzale tenía que afrontar el proceso constituyente de un nuevo partido político y la elaboración de sus Estatutos.

2.- La toma de postura frente a la violencia de ETA se ha convertido así en un problema constituyente para la Izquierda Abertzale que ha de resolver para adquirir personalidad jurídica. Y lo hace coincidiendo temporalmente con su reflexión estratégica. Este indicio me gusta mucho: el problema para la “Izquierda Abertzale” no es la violencia de ETA, sino la “toma de postura” frente a esa violencia.

3.- Deseo añadir que en la elección de términos y expresiones, hemos seguido con interés el debate parlamentario sobre la última reforma habida en Ley Orgánica del Régimen Electoral General, (…). Como puede observarse, intentan “ajustarse” a los términos y expresiones que se les exige, más que a los contenidos a que esas expresiones puedan referirse.

4.- Expuesto el marco obligatorio,(…) . Este indicio también me gusta mucho porque no creo que la expresión escogida sea un error: intentan decirle a los suyos que se han sometido a un marco obligatorio, no que lo asuman voluntariamente.

A favor de Iruin y del “nuevo” partido se encuentra, sin embargo, el texto de los Estatutos. El texto es muy claro y contundente en el sentido exigido.

Por desgracia para Iruin, ha habido otro discurso. El de Rufi Etxeberría. Y aquí los indicios se convierten en losas. Veámoslos:

1.- (…) hemos querido concitar el apoyo a una legalización necesaria, fundamental para que avancemos de forma irreversible hacia una paz y normalización política progresiva como antesala indispensable de cualquier diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas de nuestro país. No hay ninguna “normalización política” que conseguir. España, y en ella, el País Vasco, cuentan con instituciones perfectamente “normales” y homologadas. No hay un proceso hacia la normalización y la paz en la que haya dos partes enfrentadas.

2.- “La Izquierda Abertzale va a plantear la legalización de un nuevo proyecto político y organizativo asumiendo en todos sus contenidos los requisitos que se establecen en la Ley de Partidos”. ¿Qué es la Izquierda Abertzale? Esto es muy problemático: ya hay partidos de izquierda legales e independentistas en el País Vasco y Navarra. Sólo se puede interpretar esa mención por alusión al brazo político de ETA, en su configuración totalitaria. Esa mención demuestra que no se renuncia a “aceptar” esa herencia y las herencias llevan cargas y deudas.

3.- En este acto, con independencia de la personalidad jurídica de los promotores de la nueva formación, la Izquierda Abertzale quiere, una vez más,(…). Se repite lo dicho: da igual cuál sea la personalidad jurídica de los “promotores”; ellos son la Izquierda Abertzale y quieren dejarlo claro. Por cierto, ¿una vez más?

4.- (…) “al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y soluciones democráticas”. Ese escenario existe desde 1978. Negarlo nos hace dudar sobre si hablamos el mismo lenguaje.

5.- (…) un paso para, sin condicionamientos de ninguna naturaleza, depositar los cambios políticos y sociales en la voluntad democrática de la ciudadanía. Una actitud que, también, reclamamos y exigimos al Gobierno español. Mal de nuevo. Al margen de posibles errores y abusos de los diferentes Gobiernos españoles, exigirle prueba de democracia me lleva al mismo lugar del punto anterior.

6.- En los dos últimos años la Izquierda Abertzale ha realizado una reflexión con conclusiones de carácter estratégico. ¿Estratégico?

7.- (…) la necesidad de un escenario de no violencia y democracia,(…) . En España hay democracia. Negarlo es demostrar que se firma con reserva mental.

8.- (..) que todos los agentes políticos deberían realizar en profundidad para ser capaces de ofrecer soluciones pacificas y democráticas a una sociedad atravesada por la violencia y múltiples vulneraciones de derechos individuales y colectivos (…). Se vuelve a insistir en que todos están involucrados en un escenario violento y no democrático, pero no puede haber paridad cuando se supone que están aceptando voluntariamente esas reglas que dicen son “violentas” y “no democráticas”. Esa contradicción insalvable les sitúa en un punto de simple retirada estratégica, una maskirovka.

9.- (…) ciclo de confrontación violenta (…) escenario de no violencia con garantías y de normalización política progresiva como condiciones para cualquier diálogo y negociación política (…) mínimos democráticos (…) posibilitando un marco democrático donde todos los proyectos políticos sean posibles. Así pues, el objetivo político de ese proceso será más democracia y respeto a todos los derechos. (…) un punto de inflexión y superación de modelos anteriores. (…). consolidación de un escenario de paz y democracia, de vigencia real de los derechos individuales y colectivos. (…) Se trata de más ejemplos de lo ya dicho.

10.- La Izquierda Abertzale rechaza y se opone al uso de la violencia, o la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos y, eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones. ¿Incluye? Buf, mal asunto. ETA y su apéndice, Batasuna, defienden que se han perseguido objetivos políticos en el País Vasco por el “Estado” usando la violencia. Sin embargo, ni siquiera se puede sostener que el GAL sea una prueba de eso, ya que el GAL es terrorismo de Estado (hecho por un Gobierno), pero no terrorismo en contra del independentismo vasco, sino en contra de ETA. Por cierto, sabemos que fue ilegal.

Iruin puso la letra y Rufi la música. Y van juntas.

Como no me gusta el rollo de las negociaciones con ETA y demás, prefiero dejar a otros sexadores decidir el color de lo sucedido hoy y de su “importancia histórica”. Entrando únicamente en el asunto en cuestión, y si tuviera que decidir (con esta ley, que no me gusta, en la mano, y con la interpretación que se ha hecho de ella) diría que no, que no han pasado la prueba, que se tienen que esforzar más para hacernos creer que han asumido algunas cosas básicas.

Tampoco pasaría nada (de terminar como sostengo). Podrían recurrir a los tribunales europeos y esperar a ver. Sería una buena manera de demostrar que van en serio.