Antología de música clásica occidental (27)

Dufay no sólo es el compositor más importante de la primera mitad del siglo XV (quizás de todo el siglo) por la calidad de sus obras, sino que lo es por su magnitud y variedad. Usó todo tipo de procedimientos y estilos, y fue maestro en todos las técnicas de su época, de muchas de las cuáles es su creador. Su música, ya lo dije, es una guía fantástica de su época, y no podemos abandonarla sin mencionar el resto de su obra sacra.

En una entrada anterior, al explicar el concepto de isorritmia, ya incluí un motete especialmente famoso de Dufay, Nuper rosarum, pero hay muchos más …

129: El motete Apostolo glorioso / Cum tua doctrina / Andreas de Guillaume Dufay:



130: El motete Salve flos tusce gentis / Vos nunc etrusce / Viri mendaces de Guillaume Dufay:



Ambos motetes son relativemente tempranos y en los dos Dufay usa la técnica isorrítmica. En la primera el tenor es una antífona para el día de San Andrés, pero el “tema” se cuenta en italiano, en las voces superiores, y se reduce al apostolado del santo en Grecia y posterior martirio. La segunda alaba a las damas florentinas y es una pieza especialmente afortunada. Sólo hay nueve años entre uno y otro motete, pero la segunda pieza suena mucho más madura y redonda, más moderna, contenida y rotunda.

A partir de la década de 1440, el cantus prius factus dejará de estar en la voz más baja, tal y como sucederá en la misa de cantus firmus. En cierto sentido esto ya ocurre en Nuper rosarum y en otros motetes de la época, como Ecclesie militantis o Supremum est, aunque con algunas concesiones: a veces, el tenor lleva el canto llano, pero también lo lleva el contratenor bassus, bien porque se dividan el canto llano entre ellas, bien porque ambas voces canten dos melodías preexistentes y diferentes; a veces, la concesión a la tradición se hace sólo en el último acorde, en el que el tenor vuelve a ser la voz más grave.

Entre las obras sacras de Dufay son especialmente importantes las marianas, siguiendo una moda que se remontaba a algunos siglos anteriores, en los que fue cobrando importancia ciertos servicios nocturnos (laudas y salves) muy populares, que se realizaban ante imágenes de la Virgen María.

Alma Redemptoris Mater es una de las cuatro antífonas marianas. Dufay hace una “versión” que respeta la melodía original de Hermannus Contractus, que se entona sola al comienzo, y que se coloca en la superius, con pequeños adornos, desarrollando en las restantes voces una polifonía libre que produce un efecto sutilísimo, como improvisatorio, que, por acumulación, aumenta la belleza del contraste con los pasajes finales, acórdicos, casi como de órgano, en los que las voces se detienen por las fermatas indicadas en la partitura, y que se terminan coloreando con la aparición repentina, en los tres últimos acordes, de una voz de relleno bajo la superius.

131: El motete a tres Alma Redemptoris Mater de Guillaume Dufay:



Dufay pidió, en su testamento, que su versión a 4 voces del Ave Regina Coelerum, otra antífona mariana, se cantase en su funeral, y se cuidó, al componerlo de interpolar un Miserere tui labentis Dufay. Recuerden la antífona.

En la obra de Dufay, la melodía original aparece en el tenor, que cuenta, bajo ella, con una voz adicional. Sin embargo, su “presencia” melódica es constante, ya que elaboraciones del canto llano aparecen en las otras voces, especialmente en los pasajes a dos y tres voces en los que calla el tenor. Para evitar el efecto repetitivo, Dufay inventa constantes melodías que dan respuesta al canto llano y que no se repiten, y además, divide la obra en dos partes contrastantes, la primera más recargada, en metro ternario, la segunda más simple y recogida, en metro binario. Es una obra magnífica, impresionante, escrita por un hombre ya anciano, en la cumbre de sus capacidades técnicas.

132: El motete a cuatro Ave Regina de Guillaume Dufay:



No se me ocurre mejor manera de terminar con la obra de Dufay. En la próxima entrada hablaré del único autor contemporáneo de Dufay que estuvo a su altura, aunque sólo en el terreno de la chanson, Gilles Binchois, pero, para que vayan abriendo boca, y para que Binchois se encuentre en la compañía que merece, terminaré esta entrada llena de obras maestras absolutas, con una hermosísima chanson que nos habla de la soledad y el recuerdo.

133: La chanson Triste plaisir et douleureuse joye de Gilles Binchois:


Anuncios

21 comentarios en “Antología de música clásica occidental (27)

  1. Hoy, en la prensa deportiva.

    Acojonante.

    “Rincón estadístico

    Es la mejor temporada del Getafe en cuanto a goles a favor: 36.

    El Athletic lleva 3.398 goles en contra en Primera. ¿Encajará el 4.000?”

  2. No sé si es cierto lo que cuenta Yoldi:

    Una persecución con la aquiescencia de una juez, Coro Cillán -sancionada dos veces por retrasos injustificados y desatención de sus funciones y a la que el Tribunal Supremo rehabilitó por un defecto formal-, que parece que pretende revisar la sentencia del 11-M en otro proceso paralelo, pero que, en su desconocimiento, pregunta a los artificieros a los que llama a declarar si lo que estalló en los trenes era Betadine (antiséptico cuyo nombre suena parecido a Titadyn).

    Si lo es, sólo se puede decir una cosa: acojonante.

  3. Hermosa canción la de Gilles Binchois. Llevar ese nombre es como llamarse Ninot de Valencia. Binche, la patria del músico, es conocida sobre todo por sus personajes carnavalescos, los Gilles de Binche (http://fr.wikipedia.org/wiki/Fichier:Binche_-_Les_Gilles.jpg).

    Hablando de Bélgica, la prensa española sitúa Willencourt, el pueblo donde cayó la cúpula etarra, ‘en la frontera con Bélgica’ o ‘cerca de la frontera con Bélgica’. En rigor, está a 160 kms. Tampoco hay que abusar de Bélgica, que ya tiene bastante con que Francia instale sus centrales nucleares bien apegadas a la frontera:

    ttp://www.econologie.com/photo/carte_centrale_nucleaire_france.jpg

  4. [4] ¡Joder! Tenía que haber imaginado que era ella quien escribía. ya están desvirtuando la realidad. ¡Que no, que muchos eran hijos de niñas bien del régimen! Que no podían tener el infante por aquello del qué dirán. ¡Cómo iba a ser mamá la hija del secretario provincial del Movimiento si estaba soltera!
    ¡Hay que joderse las ganas de enredar y barrer para casa para conseguir algún tantito!

  5. (5)

    ¡Betadyne!
    Ja, ja, ja, ja.
    Es perfectamente creíble.
    Coro Cillán metiendo prisa a Rubalcaba, dicen. Ja, ja, ja, ja, ja.
    Prisa y Coro Cillán no caben en la misma frase ni en el mismo párrafo.

  6. Aunque ando liadillo, no podía por menos que asomarme y escuchar a Dufay y a Binchois…por un momento he creido que el mundo estaba bien hecho…un saludo…

  7. No se acojonen, pero en la wikipedia nos leen.

    ¿Se acuerdan de lo que les contaba ayer del 10 en la escala Richter? Pues han quitado lo de ‘legendario, sublime’ y han puesto ‘épico’.

    ¿Les decimos algo o que lo dejen así?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s