Aquí apesta a mendacidad

 

Les voy revelar algunos secretos que conocemos solo algunos cientos de miles de españoles. Precisaré: que deberíamos conocer. Vendrá lo siguiente a cuento de una entrevista que he escuchado hace un rato, en medio de un atasco. Un abogado sevillano hablaba de la sentencia por la que se condena a un tal “Cuco”, como menor. El prólogo del asunto era ruido de gente que quiere decir algo, pero no lo dice. Esa gente es gente que opina como opinante oficial y gente que solo es aficionada. Digo ruido, porque la gente cree que es un escándalo que no se le haya “sacado” información al “Cuco” y lo critica, pero cuidándose de dar el remedio, más allá de una brumosa referencia a lo que habría pasado en otros países. Bueno, la gente tiene derecho a opinar, como tiene derecho a saber, que dirían los clásicos. Lo interesante es lo del abogado sevillano. El buen hombre critica a un compañero explicando lo que él habría hecho y que se resume en dos cosas: coger del pescuezo al cliente hasta que cante y soplar informacíon reservada recibida del cliente. Más aún, ha dejado claro que el abogado no está “obligado” (sic) a decir nada de lo que le dice confidencialmente el cliente.Pues bien, ahora es cuando voy a revelar algunos secretos turbios. Quizás le sirva a alguien que se ha planteado ser abogado o quizás le sirva a alguien para descubrir que no lo es, aunque tenga carnet, placa en la puerta y nombre en la tarjeta.

No se junte con abogados, lector. Somos mala gente. No crea al que diga que la nuestra es una profesión difícil por los asuntos con los que tratamos. Lo malo no es que trabajemos con la mierda, es que formamos parte de ella. Los basureros son más dignos que nosotros, mucho más; sobre todo ahora que llevan ipod y escuchan a Amaral. Ellos tratan con la basura. Nosotros somos cómplices de la basura. Hablemos de los buenos abogados. Los buenos abogados no se conforman con saber que pueden no revelar secretos. Simplemente no los revelan. Y han sido tan listos que han convertido la revelación de secretos en delito. Sí, quizás el abogado sevillano lo haya olvidado, pero soplar lo que dice que soplaría es un delito. Ya, ya sé que la gente cree que eso es lo que haría alguien decente, pero es que, ya lo he dicho, no somos decentes. No solo somos cómplices, somos mentirosos profesionales. Mejor, somos dioses. Ya saben cuál es el lema de est blog; les revelaré otro secreto: los buenos abogados vencemos a la entropía. Viajamos atrás, al pasado, cambiamos lo que ocurrió, y al final hasta el cliente sabe que lo que nosotros le dijimos que había hecho es lo que había hecho. Contar lo que te han contado es peor que un delito, es una muestra de honestidad. Es como la puta que fotografía al alcalde en calzoncillos y filtra la foto a la prensa. Es honesto y es cosa de gente de no fiar. Yo, al abogado sevillano, le recomendaría dedicarse a una profesión decente: que se hiciera juez o policía.

Es verdad que somos gentuza legal. Y es verdad que eso es así porque alguien se tiene que ocupar de algunas cosas. Los anglosajones, que tienen más asumidos los vicios (a pesar del lugar común ese acerca de la confesión católica), hace tiempo que llegaron a la conclusión de que el sistema, en su conjunto, tiene que tener algo de mal. Que no basta con que se ocupen del mal personas honradas. Que alguien adiestrado e indecente tiene que estar del lado de la hez, aunque sólo sea para guardar las formas y evitar espectáculos indecorosos. Aprendieron que el precio de un sistema tan leibniziano es que hay que convivir con abogados. Aquí no nos queremos enterar, porque no nos ha intoxicado del todo la hipocresía. La gente de aquí, el rollo ese de que todo el mundo tiene derecho a que le defiendan, no se lo traga. Bueno, no se lo traga cuando se trata de cabrones y todos sabemos quiénes son los cabrones. Por eso el abogado sevillano dice lo que dice. Él es un tipo decente que compadece a la víctima y cree que, socialmente, al hijoputa ese habría que meterlo en la cárcel y tirar la llave, pero que el juez, qué va a hacer el juez, tiene que aplicar la ley, aunque no le guste.

Si usted no se va a alegrar de aumentar el mal, el mal concreto, no se haga abogado. Si sólo se ocupa de los inocentes no podrá comer, y la glucosa es necesaria para el funcionamiento del cerebro. Si usted quiere ser abogado sepa que, si lo hace bien, el mundo será un lugar peor. Un lugar en el que menos gente recibirá lo que merece. Si usted cree en el progreso de la Humanidad, por favor, no se haga abogado. Puede que piense que esto es irónico. Si sonríe al leer esto y cree que soy un tipo de fiar, a pesar de todo, más le vale que no se cruce en mi camino. ¿Qué es un buen comienzo?: cien mil abogados en el fondo del mar. Solo, y para que quede claro que tampoco debe fiarse de esta entrada (¡la escribe un abogado!), le diré que, si la cosa se pone chunga, y necesita alguien que escuche, sin torcer el gesto, esa historia que demuestra que lo que hizo, eso que hizo y que preferiría no contar, no es lo que parece, o sí, pero … venga a verme. Por un buen precio, no sólo le consolaré, sino que le explicaré qué hizo de verdad, y se lo podrá usted contar a sus amigos y familiares. Y ni siquiera tendrá que saludarme por la calle si vuelve a verme.

Anuncios

39 comentarios en “Aquí apesta a mendacidad

  1. Efectivamente. Les dices que en realidad no hicieron lo que creen que hicieron. Les explicas lo que realmente hicieron. Se lo explicas mil veces, hasta que realmente se convencen de que eso es lo que hicieron.
    Solamente un consejo: cobrar por anticipado, no vaya a ser que al recibir la minuta te digan que les parece una exageración: que, al fin y al cabo, ellos eran totalmente inocentes.

  2. Creo que el letrado Blakeway coincidirá con Ud. en todo, salvo en lo de la confesión, ya que siendo papista como es, durante alguna discusión teológico freudiana me asegura que eso le permite seguir en la profesión…

  3. Por cierto, el sevillano togado debe ser lo más parecido a un sepulcro blanqueado, que decía el disidente al que adoran los de su secta mayoritaria…

  4. La semana que viene, si junto veinte minutos, contaré aquí cómo fue aquella intervención profesional que más me satisfizo humana, vocacional y moralmente.

    El que avisa no es traidor.

  5. Si usted no se va a alegrar de aumentar el mal, el mal concreto, no se haga abogado. (…) Si usted quiere ser abogado sepa que, si lo hace bien, el mundo será un lugar peor. Un lugar en el que menos gente recibirá lo que merece.

    Aquí exagera. Un poco.

  6. Esto seguro que lo metió algún abogado en el Código penal:

    Artículo 199.

    (…)

    2. El profesional que, con incumplimiento de su obligación de sigilo o reserva, divulgue los secretos de otra persona, será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años, multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para dicha profesión por tiempo de dos a seis años.

  7. Este fin de semana la hora de la tierra.

    Desconecta la luz y salva al planeta.

    La madrugada del sábado al domingo: de 2 a 3.

  8. [6]

    yo digo que esta semana ha entrado en modo promiscuo.

    (que no tiene que ver pero que como sintagma queda bien)
    ((con perdón de la expresión))

  9. Ya se lo dijo Michael Corleone a Vincent Corleone: “¿Quieres trabajar para mí? ¿Y qué tienes que ofrecerme? Eres un matón, y yo no necesito matones, necesito abogados.”

  10. [12]
    Hoy es cuando salen del cantón de Grullère. Llegarán mañana cantando esto:

    Cantón, cantón,
    cantón pirulero,
    Grullardón, Grullardón,
    que atienda a su juego,
    y el que no lo atienda,
    que pague una prenda.

  11. [17]
    ¡Cómo que una hora, hombre! ¡Un día!. En España vamos a adelantar un día. A las 2 de la madrugada del domingo ponemos en el calendario las 3 del lunes.
    De esa manera, además, iríamos con adelanto sobre nuestros rivales europeos.

    (¡Eh! De esto chitón, que están los portugueses ojo avizor)

  12. Me ha llamado la atención lo de la madre: ahora tendremos que confiar en la justicia carcelera… one flew over the cukoo’s nest.

  13. Por cierto resulta extraño que alguien como Garzón, que lleva tantos años de juez, no haya denunciado antes este lamentable estado de cosas de la franquista justicia española.

  14. Grecia, no somos Islandia.
    Irlanda, no somos Grecia.
    Portugal, no somos Irlanda.
    España, no somos …

  15. Bueno,ya saben que en los laboratorios hace tiempo que están pensando en hacer pruebas clínicas con abogados…

  16. Así lo explicaba uno de los directores de Smith, Pfizzer & Klime Ltd:

    “Estamos pensando en sustituir a las ratas por tres razones. En primer lugar hemos descubierto que los abogados son casi mas abundantes; después, creemos que los asistentes de laboratorio no se van a encariñar con ellos y finalmente, hemos comprobado que son capaces de hacer cosas que una rata nunca se atrevería…”

  17. Los veo muy creciditos. Ese rechazo a las evidencias lo tengo yo desarrollado desde los 17, y sin estudiar leyes: hiciste aquello, me dice la memoria, ¡imposible!, le contesta mi conciencia. ¡Siempre gana mi conciencia!

  18. Ayer vi la entrevista que le hacía una periodista inane a un japonés que transita hoy por el suelo patrio.

    Después de la entrada de rigor sobre la tragedia etc. etc…. la pregunta mamporrera:

    “¿tiene usted familiares en Fukushima?”

    acojonante

  19. [30] Ender

    Grecia: no somos Islandia.
    Irlanda: no somos Grecia.
    Portugal: no somos Irlanda.
    España: no somos …

    España: no somos nadie.

    (Creo yo que no está mal como final.)

  20. Despacho del abogado Tsevanrabtan (en 25 marzo 2011 a 9:30 am).

    -No, no señora, déjeme que le diga lo que realmente pasó. Usted y su ex marido estaban a la orilla del lago, para hacer ese homenaje a su amiga ahogada, y fue entonces cuando su amante, que les había venido siguiendo, se abalanzó sobre él con un cuchillo y lo mató. Un cuchillo que llevaba ese tipo, no su marido.
    -Pero es que el que la palmó fue mi amante…
    -Nada, nada; no insista. Ocurrió tal y como yo se lo estoy contando.

  21. -Tengo su sentencia. Se ha hecho Justicia.
    -¡Pues apelaremos!

    Enhorabuena por la entrada, que ya veo que es antigua.

    SuperFalete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s