¿Antiguos y modernos? ¡Eternos!


Desde esta columna de Savater, me voy a esta otra de Verdú. No sé muy bien por qué escribo sobre ellas, porque las columnas son flojísimas (sobre todo la de Verdú) y el tema me aburre. O, más que el tema, el planteamiento del tema. Comprendo que lo de buscar algún dato y explicarlo no es tarea de pensadores profundos. Un pensador profundo se sienta, respira también profundamente, y pare una explicación; perdón, pare la explicación. Los peces de la edad océana, sin embargo, han hecho su trabajo. Ya no estoy para pensadores profundos y mi tradicional aversión por las citas (producto de la vergüenza y el egotismo) no ha hecho otra cosa que crecer. Ya dijo una vez Tse que el intelectual no es el que te regala un pez, ni el que te enseña a pescar, es el que se inventa la cita estúpida del pez y el pescado y te da la murga en la cola de la pescadería. Por eso preferiría dejar de lado las verdades profundas y leer alguna mentira y gorda de esas que vienen con tantos por ciento. Eso es otra cita: lo sabemos porque se la inventó un intelectual que se comió un pollo. Lamentablemente, y ante la dificultad de contar con datos fiables, no queda otra que optar por el mal menor: ¿usar los que tenemos? ¡No! ¿Callarnos y a otra cosa? ¡Nunca! El mal menor es chuparse el dedo, sacarlo por la ventana, y empezar un artículo hablando de los hiperbóreos, que yo (léase Yo) sí que sé.

Allá voy.

Es fácil caer en la mistificación del pasado como lugar simbólico, trasunto del país perfecto, eterno, en el que brilla permanentemente el sol de los hiperbóreos, en contraste con el lodazal por el que transitamos. Y también lo es pensar que los industriosos enanos de hoy son más sabios, encaramados a hombros de los torpes gigantes que pensaban sobre el más allá a falta de unos buenos zapatos. Una y otra visión del mundo caen en el mismo error de la creencia en las eras del mundo y en la perfectibilidad del ser. La única diferencia es de sentido. La verdad es más profunda y poliédrica. Si el progreso no es lineal quizás no se pueda hablar de progreso, y quizás por eso nos satisfaga tanto gozar de un mundo inmarcesible de hadas y seres primigenios. Sin embargo, si no hay progreso, tampoco se puede pretender dirigir nuestros caminos hacia ese mundo imaginario, convirtiéndolo en modelo, porque nunca fue. Tan absurdo es mirar hacia atrás con desdén, glosando el ruido de las máquinas y la fuerza bruta de la juventud, la fza bta de la jventd, como sonreír entre pergaminos, como aquél que dijo la de la Grecia conquistadora de los bárbaros conquistadores, olvidando que los griegos sí vinieron del norte, pero descalzos y buscando el sol del Ática. La Humanidad hace círculos desde que un día, en una meseta africana, el primer hombre dio con la sentencia definitiva. Nada se ha avanzado. Nada se ha retrocedido. Todo es una recensión de la tradición única que tantos han creído ver en el transcurrir del día y la noche, las marcas del jaguar, las extrañas formas de Uluru, o en el nombre binario de …

01110100 01110011 01100101 01110110 01100001 01101110 01110010 01100001 01100010 01110100 01100001 01101110

… Dios.

15 comentarios en “¿Antiguos y modernos? ¡Eternos!

  1. No sé yo qué pueblos burgaleses o de otros confines castellanos visitan Savater, Verdú y De Lope. En los que conozco un poco, ciertamente se oyen palabras que no se pronuncian en otros lugares, quizás porque en las ciudades no hay páramos ni ganado. Descartando esos elementos “técnicos” no encuentro gran diferencia y si la hay es a favor del urbanita, que a lo mejor emplea menos palabras pero a cambio, váyase lo uno por lo otro, no sigue diciendo “entodavía”.

  2. Hace poco tuve la ocurrencia de leer Volverás a Región. Hay una inmensidad de términos que no comprendo. Términos geológicos, rurales, agrícolas o relativos a la fauna del lugar que ignoro por completo y cuyo conocimiento (que me hubiera gustado poseer) me hubiera servido, probablemente, para poder leer cabalmente Volverás a Región.

  3. petit hommage à Umbral:
    Forges es la mínima cantidad de dibujante y de humorista que puede darse en un dibujante o en un humorista.

    Busquen otro ejemplo.

  4. Tuve un maestro de griego que decía que una prueba de que los griegos venían del interior era que al mar le llamaron ‘ponto’ (“puente”); o sea, que les servía para ir de una tierra a otra.
    Lo de ‘thálata’ venía del substrato.

    (Hacía años que no decía esa palabra: substrato. Substrato, substrato, substrato)

  5. (10) Su profe de griego debía de ser de la fracción itálica, porque puente en griego se dice γέφυρα ( “la” puente).
    También es verdad que pocos puentes tendrían con lo seco que es aquello.
    El ποντος era el mar de cuando los latinos aún no habían inventado el latín… Eso de θάλασσα es cosa del griego moderno.

  6. “Invasión a la Tierra”. Mala, sin paliativos. “Independence Day” una obra maestra a su lado.

  7. El artículo de Verdú está escrito con los pies, con incorrecciones sintácticas (“se habla sobre todo pésimamente a como se hablaba a comienzos del siglo XX”) y una guinda ilegible. Son demasiados años ejerciendo de gurú de los nuevos vientos (desde plataformas, eso sí, tan prestigiosas como caducas). Lo más irónico del caso es que en el mismo ejemplar de EP se nos informaba de un país donde ya se aplican las ideíllas de don Vicente: Rusia, donde han borrado la Literatura primero de la Selectividad y después del Bachillerato. Lo mismo le hacen un hueco de allí, de asesor de algo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s