Doña Orientación de la Resurrección y Gloria del Señor, abnegada mártir positivista

Doña Orientación de la Resurrección y Gloria del Señor quiere hacer un sentido homenaje a los rotuladores de las carreteras del Estado en su modalidad municipal.

Doña O. llegó a Jerez de la Frontera una tarde de Jueves Santo lluviosa y desapacible. Un viaje corto y agradable la acerco a visitar a la Madre de Dios, donde reposó tranquilamente. Luego de tomar unos churros, impartir su magisterio y llegar la madrugada viose en la obligación de partir. Entonces preguntó por donde volver y le indicaron “por allá, por Arcos”.

La penitencia de su osada pregunta fue vagar por el extrarradio de Jerez de la Frontera en una noche oscura, ventosa, lluviosa y desapacible. Adjunto me remite plano de la ciudad y de su ruta prevista.

Plano de Jerez de la Frontera y ruta prevista.

Cuenta doña Orientación que la base de todo explorador es orientarse para situarse y así desplazarse inequívocamente por donde debe. Cuenta que en mitad de una noche oscura y lluviosa uno depende de las señales de orientación. Ella prestó atención a todas las indicaciones: por aquí para arriba y luego todo recto en dirección a Arcos.

Esto requiere explicación. Jeréz está bordeada por el oeste por la carretera N-IV que va a morir a Cádiz. Desde Jerez y hacia el sur, la carretera N-IV está ya desdoblada y libre de peaje corre buscando al mar. Por eso la llaman ya A-4 que es N-IV (sin desdoblar) de Jerez hacia el norte. Esto es el oeste y la carretera va cosida al costal de Jerez.

Por el este, y a unos buenos kilómetros discurre la AP-4, que era el totem que doña Orientación buscaba, que es autopista de peaje aunque solo hasta Jerez cuando se viene desde el norte. La AP-4 es nombre nuevo ya que antes era la A-4 que, vaya, joder, puta casualidad, es el nombre actual de la carretera que circula por el oeste.

Topológicamente, todo lo que salga hacia el este debe pasar con la AP-4 pero eso no significa que uno pueda entrar en ella: la AP-4 tiene pocas intersecciones a nivel. En Jerez hay dos: una al norte y y otra al sur. La del norte intersecta con la carretera de Jerez-Arcos de la Frontera que alimenta al circuito de velocidad y, más allá, se prolonga hacia el este por la ruta de los pueblos blancos y, dicen, Granada. En el mapa se reconoce por la A-2005 que después se prolonga hacia el este en la A-382. La del sur intersecta con la carretera de Algeciras, que hacia el sureste nos lleva a la bahía de Algeciras y después a Málaga. En el mapa la A-2004 lleva de Jerez hasta la mismísima boca del nudo Lomopardo. Si ven el mapa de norte a sur se ignora porque a la A-2005 le sucede la A-2003 y luego la A-2004… pero este es otro costal.

Doña Orientación puso a prueba toda su paciencia y rodeó rotondas por Jerez. Le daba igual qué buscar si destino a Arcos, o destino a la A-4 siempre que fuera al este. No esperaba ninguna señal para la AP-4. Nunca se topó con un cartelón grande que indicase en la intersección hacia donde coger o tomar. Siempre cartelitos urbanos a veces difíciles de ver entre la espesura de la vegetación.

La primera vez que estuvo apunto de salir doña Orientación frenó, giró y dio media vuelta porque a la salida de la luminosa ciudad y la consiguiente entrada en la tenebrosa carretera solo había una indicación: campo de golf de Montecastillo. Tarde supo que esa era la A-2005 y que la hubiera llevado al nudo norte.

Salida de Jerez por la avenida de Arcos. ¿Hacia dónde? Aparentemente hacia un campo de golf.

Después de vagar, doña Orientación cree que subió por la avenida de Andalucía. Preguntó a un lugareño por la salida y contestar que “to recto parriba”. To recto acabó en un nudo que sólo señalaba la N-IV, que es mala cosa porque no intersecta a nivel con la AP-4 y uno viaja hacia el norte por una incómoda carretera.

Diose media vuelta y volvio a pregunta: “muy fácil, to recto pabajo, y en la glorieta a la izquierda”. Intuye ahora que iba por la avenida de Europa en buena dirección y sentido. Por alguna razón desconocida debió tomar por la avenida de Fernando Portillo quizá porque perdiera toda referencia al camino que seguía. Tal vez siguió más profundo pero, fuera como fuera, daría la vuelta y acabó en Fernando Portillo. Intuye que algo pudo tener que ver la señal que aparece en la foto del streetview en la mismísima bocana de la interesección:

Avenida de Europa intersección con Fernando Portillo. ¿Qué pasa si se sigue de frente? Ahhhh.

Como verán para alante no se va a ninguna parte y hacia la derecha se va a casi todos los sitios. Doña Orientación admite que aquí le falló el sentido de exclusión y tiró para la derecha, por si acababa en algún sitio.

Se vio entonces dando la vuelta a Jerez buscando alguna orientación posible. Después de penar muchas rotondas solitarias sin rumbo aparente topó con la interesección de la A-2003 que despreció con buen tino. Y finalmente vio el oasis al descubrir una rotonda con una señal indicando la A-2004. ¿Piensan ustedes que había algo que indicara que por allí se iba a la AP-4 o a algún lugar importante? No, descuiden. Nada. Por ahí se va a La Cartuja y a no recuerda qué urbanización. Y se entra en una carrtera oscura y tenebrosa. Pero Doña Orientación es perra vieja y memoriosa: se sintió aliviada y feliz porque para ella no era ignota. Antes, por la tarde, hubo llegado a la ciudad por la misma A-2004 y el nudo sur.

Avenida de Juan Carlos I intersección con avenida de Medina Sidonia (A-2004). Exit.

Cuarenta minutos después de iniciar viaje, veintidós kilómetros después de picar asfalto, doña Orientación entró en la AP-4 por donde la hubo abandonado y por donde habría ido si no hubiera preguntado.

Doña Orientación se pregunta porqué se empeñan en desorientar al que ya está desorientado.

Anuncios

6 comentarios en “Doña Orientación de la Resurrección y Gloria del Señor, abnegada mártir positivista

  1. Hace dos años estuve una semana en Jerez. Jamás conseguí llegar al hotel a la primera, y todo por hace caso de las señalos. Terco que es uno, confié en que si ponía que al hotel se iba por ahí, pues se iba por ahí. Deje de hacerlo y pasé a guiarme por mi sentido de la orientación (después de la amenaza de divorcio de mi mujer) con lo que conseguí llegar antes al hotel. Aunque, eso sí, entrar y salir no parecía tan difícil como usted dice aquí.

  2. [2]

    Me cuenta doña Orientación que ella entró a la primera perfectamente orientada por su sentido. Algo ayudó que hubiera luz solar.

    Al salir, como usted, trató de guiarse por las señales. Única orientación en medio de una noche oscura, lluviosa y ventosa. Y de resultados catastróficos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s