Sí. Si …


Alguna vez, cuando estoy cansado (o aburrido), me digo que es un poco tonto tener un blog y plantearse eso de actualizarlo y tal. Al principio me gustaba pensar que algo que hacía (solo o en compañía de otros) pudiera tener “seguidores”. Para burlar al ego, añadía al pensamiento una gruesa de comunidad de afectos, que diría AE. Creo que ahora, la excusa es más verdad que antes y de eso hablaba hace poco con el robot. Un día pasa algo, un volcán de nombre impronunciable, una riña en un callejón, el Apocalipsis, unas míseras elecciones, o nos da simplemente por discutir, y la cosa se anima. Y hay que dejar abierto algún sitio para que la gente acuda. La parte mala de la madurez bloguera es que ya no se cuida mucho la casa, y las cosas que se cuentan en portada sirven sólo para ir tirando. El caso es que, incluso esas razones a veces me parecen insuficientes. Me pasa cuando me apunto a algún proyecto que luego dejo a medias. A bote pronto recuerdo las inexistentes entradas sobre derecho penal internacional, las truncadas sobre el tiempo, y las que crucé con cierto sabio entrópico. No renuncio a ellas, pero es que me he puesto a estudiar algo de física recreativa para no dar demasiados tumbos. Y no sé si me pasará con la antología (que ya ha llegado bastante lejos, es verdad).

Decía (bueno, no lo decía, pero incluyan lo que falta) que, a veces he pensado en no seguir con la antología. Entonces me acuerdo de Lacónico.

No lo tomen a mal. Él es el lector más fiel de este blog. Él es el que siempre comenta la entrada. Él es el ¡¡único!! que comenta la Gosluviñeta. Fíjense: hay 63 comentarios. Creo que ni siquiera Goslum se ha dado cuenta.

Nunca le he invitado a escribir entradas. No quería, no quiero, perder al mejor lector del blog.

Anuncios

17 comentarios en “Sí. Si …

  1. [0] No me llore, hombre, que aquí todos lo queremos mucho. Casi tanto como a Lacónico.
    – – – – –
    [3] El final es apoteósico, pero qué es eso de ‘chándal azul’. Ya será ‘chándal azul del Madrí’.

  2. Sí.

    Ya ni recuerdo cuándo empezó, pero ya no es posible leer nada sin pensar “esto lo voy a postear en lo de Tsevanrabtan…”, o “voy a ver qué ha escrito Tsé sobre esto”.

  3. Ay, si ud. tuviera un propósito en esta vida. Fíjense en los de Público. Tienen un propósito: denunciar el fascismo en España,s eñalar a los fascistas en España. Desde que ellos están, los de Público, me refiero, sabemos que en España hay muchísimo fascismo. Nos creíamos que no había fascismo en España, que era lgo residual, los nostálgicos que votan a la Falange y poco más, y no. ¡No!
    Ellos tienen un propósito en la vida y continuarán hasta completar su acción.

  4. [3]
    Mi padre fue ajedrecista. Él, que admiraba el esfuerzo, contaba cómo, cuando descorrieron el telón de acero, muchos ajedrecistas rusos vinieron a España a ganar algo jugando en los torneos, los importantes y los de la asociación de vecinos del barrio. Llevaban un paño prendido de pins del partido comunista que vendían allí mismo. Y así sobrevivían: ganando partidas de ajedrez y vendiendo símbolos.

    …………………………………………

    [0]
    Que sepa que es que los periodistas no nos preguntan, pero si lo hicieran muchos contestaríamos esto:
    -Pues este verano voy a releer el blog de Tsevanrabtan, esté o no esté actualizado.

    ………………………………………….

    No sé qué me va acostar(*) más: si el reseteado de mi ordenador o el lavado de estómago para sacarle las pastillas que le introduje cuando me dijeron que tenía un virus. Esto lo escribo desde uno prestado.

    (*)Lo dejo tal y como lo he escrito, todo junto, para consuelo de los que sufren pensando que son los únicos obsesos de este blog.

  5. [0] Oiga, Tse, que bien culpable que me siento por la cosa, pero es que ando todo el puto día de cabeza y, salvo alguna morrallilla, le ayudo poco. Que Lacónico baste para mantener un blog, no me extraña, porque es absolutamente excepcional el hombre. Esa sutil combinación de inteligencia, conocimiento, hilaridad y sensibilidad, es algo reservado para poca gente. Siento que no aparezca en un tiempo, porque leo muy a gusto y desternillándome sus comentarios. También leo sus entradas -las de usted-, y algunas no las comento porque no me da tiempo o porque tengo poco que decir. Las de la música no crea que caen en saco roto: yo me las tengo reservadas para tener tiempo y leerlas y escucharlas con tranquilidad, y así aprender. Vamos, yo no sé los demás, pero mi menda se pasa por aquí todos los días y hasta varias veces.

    Intentaré ayudarle abordando mi proyectada serie sobre la mafia, que sólo anuncié y nada más. Pero de leer, yo, como los demás, no le quepa duda que leo con mucho interés. Otra cosa es que luego el comentario salga en chorradas varias, pero es el gracejo de los putos esquinados que aparecemos por aquí.

    Siga usted bien, buen hombre, que algún día editaremos y será libro de referencia de los esquinados, una antología de sus blogs. Ya verá, ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s