Los amargos frutos de la demagogia


Había pensado en largarles un coñazo autobiográfico para explicar, dejando un poco a un lado el pitorreo, qué esperaría uno de un movimiento ciudadano de cabreo, cuando recibo de Dª Ana Nuño un correo que me parece muy interesante. Creo que agradecerán el cambio.

Los amargos frutos de la demagogia

Lo digo por esto. O sea, que no sólo en Cataluña -donde se veía venir- se cuelan partidos xenófobos en las instituciones.

Ahora, lo del paraguas “demagogia”. Mucho más amplio y abarcador, claro, que las carpas de los acampados/indignados, estas lonas que nos trajeron aquellos lodos de la España entusiasmada por sus muchos y característicos logros (Expos, Olimpíadas, Forums de las Culturas, Champion’s League (la verdadera), Copa Mundial de Fútbol…). Tan ocupada, aquella España -perdonen la prosopopeya- en el regodeo municipal y espeso, que ni cuenta se dio del momento en que pasó de 8ª potencia económica mundial a 10ª y luego a 12ª. Que por ahí parece que va bajando, haciendo rafting en su caudalosa torrentera.

Todos, lo que se dice todos, han/hemos contribuido. Lo del “hemos” lo digo porque ya va siendo hora de que los españoles abandonemos un rato nuestra afición por el quitarnos de en medio cuando vienen mal dadas para dar lecciones al vecino del sexto segunda.

El PSOE, que gobierna España desde hace siete años, como es lógico tiene una mayor cuota de responsabilidad. ¿A qué se ha dedicado este partido? No a “dividir a los españoles”, como reza el inane mantra de la derecha, sino a algo peor: a tomarlos a todos por imbéciles. Que hayan acertado (una vez más: este partido, no en vano, es el que más veces ha gozado del favor y fervor de las urnas), significa que es un partido corruptor, que prefiere manosear a la bestia a civilizarla. A menos que se trate de otra cosa: que el PSOE sea el único partido político español que está (o ha estado, hasta ahora) “en fase” con la mayoría de los españoles. Como ayer el PRI con los mexicanos o Acción Democrática con los venezolanos, o siempre, ayer y hoy, los peronistas con los argentinos.

Del PP, a estas alturas, es imposible esperar enmienda alguna. Es un partido que no ha perdido, desde antes de 2004, una sola oportunidad de perder las muchas que tuvo de convertirse en un auténtico partido liberal, de centro-derecha y aconfesional. Incluso con Mariano Rajoy a su cabeza, es posible que llegue a gobernar. Pero si en 2012 obtiene una mayoría amplia de votos, será porque a muchos españoles no les quede otra opción que votar a la Esfinge. Y no hace falta aquí aludir al padre de la moderna taumaturgia, que todos somos mayorcitos y para comprender el mito griego nos sobran las glosas psicoanalíticas.

De todo lo demás -porque a pesar de haberse comenzado a resquebrajar, el bipartidismo sigue dominando el contador de votos-, sólo dos apuntes obvios.

-Las distorsiones que desde la entrada en vigor de la Constitución de 1978 introdujeron los partidos nacionalistas en las comunidades llamadas “históricas”-con el interesado beneplácito de UCD, primero, PSOE y PP, siempre- han superado ya, no sólo ese marco, sino su punto de entropía, y se han convertido en sistémicas: de ahí que cualquier “protesta” contra las muchas ineficiencias del sistema bipartidista nacional adquiera la forma de movimientos secesionistas, en cualquier ámbito y de cualquier signo (regional, gremial, social, hasta familiar y -por qué no- personal).

-Los recientes intentos de orientar la crítica a las políticas del bipartidismo y los nacionalismos a través de los cauces democráticos tradicionales -Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía en Cataluña, UPyD en clave nacional- han llegado tarde, por desgracia. Es cierto de UPyD que ha avanzado notablemente en representatividad institucional, desde su fundación en 2007. Pero mucho me temo -y ojalá me equivocara- que ha llegado tarde. Porque en la única vía transitable que tiene para seguir creciendo, a partir de ahora, va a tener que luchar a la vez contra las inercias bipartidistas y la pléyade de enanos que han aparecido en estos últimos comicios. Incluidos, en destacadísimo lugar, los partiditos xenófobos.

Sobre el movimiento Acampados/Indignados, sólo esto: me extraña que tanto sesudo analista no vea que tiene más que ver con los fenecidos movimientos antisistema de finales de los 90 y comienzos del XXI, que con las revueltas tunecina o egipcia. O sea, que una vez más se confirma el dicho “diferencial” de que Francia suele llegar tarde a todo (revoluciones científicas y políticas), pero bien, mientras que España supera a su vecina: llega siempre tarde, y mal.

Gracias por su atención. No lo diría, claro, si publicara estas líneas en un blog; pero esa es una de las razones por las que hace tiempo decidí no abrir uno (o cualquier sucedáneo más o menos 2.0): la más elemental norma de civilidad, que consiste en agradecer la atención del público, desaparece, lisa y llanamente, cuando te crees que lo tienes cautivo.

Ana Nuño

Ponga la mano sobre el corazón del vecino (cuidado si es de diferente sexo)


Nos comunica un esquinado que los de Tamos en Sol están alcanzando un nuevo umbral de conciencia y ya han dejado atrás los ritmos originales del himno (hay ritmo interno en mis frases), para que la música fluya sin generar el mal de la otredad.



Yo, en mi afán de colaborar y superar mi mismidad, he pensado en una exposición de motivos para su programa. Es una primera aproximación, claro:

Así oí en cierta ocasión. El portavoz se encontraba en La Mallorquina, a la altura de la salidadel ferrocarril metropolitano, junto con una gran asamblea de monjes y Bodisatvas. En aquella ocasión, el portavoz estaba absorto en la concentración que examina todo fenómeno llamada “apariencia profunda”.

Al mismo tiempo, el noble Señor comisionado de limpieza, el Bodisatva Alejandro, contemplaba la práctica de la Perfección Profunda de la Sabiduría, aprehendiendo los cinco agregados como vacíos de sí mismos. Entonces, por inspiración de IS, el Venerable Sariputra, le dijo al Señor portavoz, el Bodisatva Alejandro: “¿Cómo debe proceder un hijo de buen linaje, cuando desea adiestrarse en la práctica de la Perfección Profunda de la Sabiduría?”. Y el noble Señor portavoz contestó al Venerable Alejandro de la siguiente forma:

“Alejandro, cualquier hijo de noble linaje que desee adiestrarse en la práctica de la Perfección Profunda de la Sabiduría, deberá hacerlo así:

Aprehendiendo los cinco agregados como vacíos de sí mismos. Forma es vacuidad, vacuidad es forma. Vacuidad no es más que forma y forma no es más que vacuidad. Del mismo modo, sensaciones, recogniciones, voliciones y conciencia son vacías. Así pues, Alejandro, todos los fenómenos son vacíos, carecen de características diferenciadoras, ni son producidos ni cesan, ni son impuros ni inmaculados, ni deficientes ni completos. Así pues, Alejandro, en vacuidad no hay forma, ni sensación, ni recognición, ni volición, ni conciencia; no hay ojo, ni oído, ni nariz, ni lengua, ni cuerpo, ni mente; no hay forma visible, ni sonido, ni olor, ni gusto, ni tacto, ni objetos de la mente; no hay elementos visuales hasta no haber elementos mentales, ni elementos de la conciencia mental. No hay ignorancia ni extinción de la ignorancia, hasta no haber envejecimiento ni muerte, ni extinción del envejecimiento ni de la muerte; por tanto, no existe el sufrimiento, ni su causa, ni su cesación, ni camino, ni sabiduría, ni logro, ni ausencia de logro.

Por tanto Alejandro, porque no hay logro, los Bodisatvas observan y confían en la Perfección de la Sabiduría, con sus mentes libres del oscurecimiento y temor. Trascienden toda visión errónea y alcanzan el fin, el Nirvana. Todos los j@venes de los tres tiempos, al confiar en la Perfección de la Sabiduría despiertan completamente a la suprema y perfecta Iluminación.

Por tanto, debe conocerse el mantra del Prajnaajajajajaparamita como el mantra del gran conocimiento, el mantra supremo, el mantra inigualable, el mantra que calma todo sufrimiento, la Verdad porque carece de error. El mantra del Prajnaajajajajaparamita es proclamado:

¡TA YA THA: OM GATE GATE PARAGATE PARASAMGATE BODHI SOHA!

Entonces, el portavoz surgió de su concentración y ensalzó al noble Señor Alejandro y todos los presentes, incluyendo devas, humanos, asuras, gandarvas, rastas y maderos, quedaron complacidos y elogiaron las palabras del Señor portavoz.

Más información, aquí.