Llegará un día en que no habrá contenedores para todos

 

Desde hace años, esta es la actividad a la que se dedican muchísimos gitanos rumanos de Badalona. Armados de un palo pincho, revuelven el interior de los contenedores de basura de la ciudad y aprovechan al máximo sus deshechos. En un contenedor como el de la izquierda (cartón y papel) he llegado a ver a una mujer con medio cuerpo dentro del habitáculo ayudándose de una linterna para descubrir y recolectar basuritas. Aunque ignoro si legalmente puede hacerlo, creo que el Ayuntamiento debería impedir que semejante actividad se convierta en un modo de vida. No dignifica precisamente a los inmigrantes de esa etnia.