Hay que ver lo que tienen que aguantar


La transcripción de las palabras de Alfredo que hace El País es una prueba de la naturaleza tribal del ser humano. Lean:

P. Me gusta que hablemos todos también de cómo llevar esos Ayuntamientos de entre 20.000 y 25.000 habitantes, con muchísimas competencias, que no somos capaces de financiarlas si no somos capaces de financiarnos ¿Cómo podemos pagar nosotros a los proveedores en 30 días, 40 días, 50 días? A los alcaldes y alcaldesas nos dan ganas de salir corriendo, Alfredo.

Rubalcaba[sic]. Sí, conocemos cómo están los Ayuntamientos, lo sabemos bastante bien, sabemos al menos tres cosas. Una, que es verdad que hacéis cosas que no está claro que tengáis que hacer. Las llamáis competencias impropias, que es una expresión que me gusta mucho; es como asesor ejecutivo, una contradicción en los términos. Segunda cosa que sabemos, os han bajado los ingresos, porque ha caído la vivienda, y eso baja inmediatamente los ingresos municipales, os crea un problema; tercero, que al final se traduce en una deuda que en algunos casos es difícil de soportar. ¿Llegará más dinero el año que viene? Llegará más dinero. Cuánto más no te lo puedo decir, llegará más dinero, pero en todo caso vais a tener que aguantar un par de añitos malos con seguridad. ¿Qué os pido? Que aguantéis. Te podría decir lo contrario, pero te engañaría y aquí no lo voy a hacer.

Cualquiera que no sea un puto político sabe que no debes pagar gastos ordinarios con ingresos extraordinarios. Vamos, que eres gilipollas si el año en que te caen dos millones de euros gracias a la lotería contratas un mayordomo, un ama de llaves, tres ayudas de cámara, cinco lacayos, cuatro criadas, una nodriza, un chófer, una cocinera, un jardinero, un caballerizo, un personal shopper, un administrador, un contable, un jefe de protocolo, un guardaespaldas, un personal trainer y un relaciones públicas.

Sin embargo, eso no es lo peor. Ya sabemos que los políticos lo hicieron. Daban fiestas a ver quién era más cojonudo, firmando pagarés como jugadores compulsivos. No crean, muchos de los que ahora menean los pagarés se lo tienen bien merecido. Si suministraban los canapés era porque conocían al nuevo rico. En fin, que lo cojonudo, ahora, es que Alfredo diga eso de que van a tener un par de añitos malos con seguridad y que les pide que aguanten. ¿Verdad que reconforta la preocupación de Alfredo por los realmente afectados? Pobres alcaldes, tener que oír todos los días del desgraciado al que han arruinado que son unos golfos.