¡Cuidado!, mujer a la vista


Los señores del Tribunal Supremo se han puesto magnífic@s. Han decidido que no se puede “discriminar” a una mujer embarazada que deja de trabajar precisamente por su embarazo. Véase que no hablamos de una relación laboral, en la que el sometimiento a la disciplina y organización del empresario justifica la obligación de evitar conductas discriminatorias, sobre todo porque el embarazo da lugar a una baja laboral. No, en este caso, la mujer embarazada es una igual. Si se me dice que el arrendamiento de servicios podía ser fraudulento y encubrir una relación laboral, que se alegue y se pruebe. Y si no (como parece que ha sucedido) qué coño es eso de que la no discriminación por sexo es un pilar básico cuando hablamos de una relación jurídica entre iguales. Es acojonante.

Eso sí, las consecuencias prácticas pueden ser interesantes. A la hora de contratar con alguien, más de uno empezará a mirar si puede o no quedarse embarazado. Seguro que más de una profesional aplaudirá encantada.

Anuncios

9 comentarios en “¡Cuidado!, mujer a la vista

  1. Oigan, estos indignados, ¿cuátnos son? Lo digo porque la Iglesia Católica no tiene muchos problemas para emter un millón de personas en Cibeles. A ver si ahora no derogan la Ley del Aborto…total…siguiendo el método indignée….

  2. [5]

    Pues no deben ser muchos. Estoy seguro de que entre los miles que hay acampados esta noche frente al parlamento de cataluña, sólo unos cuantos estarían dispuestos a dejarse apalear y detener por la policía. Los demás, aventureros que acuden a la llamada de la revolución sabiendo que sale gratis, quedadas veraniegas. Hoy, la indignación es algo que me recuerda a la canción aquella de celtas cortos: “haz turismo invadiendo un país”. Podría cambiársele la letra. “Hazte un pasado como luchador indignándote. Es barato y te pagan la estancia. Nadie te tocará un pelo y te aseguramos que podrás pasarte por el forro cualquier tipo de derecho colectivo de libre circulación, ocupación de espacio público y respeto a los demás.”

    Si alguien se decide de una vez a dar la orden, allí no queda ni el 5%. Lo dijo Leguina en una ocasión, hablando de la transición. Opositores al régimen, había muchos, pero de esos en cuyas casas podían llamar a las 5 de la mañana y no ser el lechero, eramos cuatro, no más.

  3. [6] Cuando la otra noche fueron a indignarse ante la puerta del Congreso de los Diputados, el matinal de Francino (SER) abrió con:
    “Madrid, esta noche:” (y de fondo, los gritos de los indignados)” La SER le daba una importancia como si Madrid hubiera sido esa noche Beirut o Soweto en sus peores días, cuando, en realidad, los gritones no hubieran llenado el cine Callao.

  4. En el metro

    Una chica de aspecto y comportamiento un poco raro. Yo pensaba que ella tenía tics, o que tenía algo de nervios o de cabeza o iba “puesta”, hasta que he caído. Estaba tan ensismismada que no se daba cuenta de que iba hablando sola.

    Era sordomuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s