Me despido

Ya lo he hecho antes y he flaqueado. Siempre aparecía algo que comentar y me decía -demostrándome de nuevo que no por reconocer (y reconocerme) que la vanidad es mi peor defecto el defecto desaparecía- “quién mejor que yo para hablar de esto”. Así que, esta vez, he probado algo diferente. He dejado de escribir durante un mes, a ver qué pasaba. Y me he entretenido menos paseando por la interné. La cosa ha ido bien. De vez en cuando he escrito mentalmente un comentario o he pensado que tal cuestión merecía una entrada, pero ha sido pasajero. Un mes más tarde me he hecho un chequeo y el resultado ha sido satisfactorio.

Aclaro: las cosas me van estupendamente bien. Tampoco es, en realidad, un problema de tiempo, aunque ganaré tiempo para algunas cosas importantes. Pasa, además, que no me gano el pan con mis opiniones (y, no crean, no estaría mal como excusa), que eso sí obliga en esta época a estar en la pomada. Es cierto, disfruto hablando con ustedes, sobre todo cuando me dan la razón, pero la contrapartida es una dependencia excesiva, una adicción a la opinión pronta y a estar pendiente de lo que dicen los demás, incluso a la obligación de intentar estar al nivel de ciertas expectativas.

Me voy a curar de mi adicción. En cierto sentido, algo así intenté al ir aumentando el número de editores; pero es una falsa respuesta ya conocida. No se deja de fumar intentando fumar sólo cinco cigarrillos al día.

Sólo publicaré, muy de vez en cuando, una entrada para la Antología. Quiero, al menos, terminar eso, aunque tarde en hacerlo, pero no voy a intervenir ni este blog, ni en otros blogs, ni en twitter.

Naturalmente, el blog queda abierto. Me voy a convertir en lector anónimo de Las cuatro esquinas del mundo, mientras haya quien quiera actualizarlo.

Estoy localizable en mi correo, para lo que precisen.

79 comentarios en “Me despido

  1. hopefully not true.

    espero que llegue por lo menos a shostakovich, pasando por mahler, sibelius, stravinsky, britten, etc.

  2. Yo escribo poco. Aquí y en otros sitios. Cuando se me ocurre decir algo suelo mirar a ver si ya lo ha dicho otro antes y, como suele ser así, me callo.
    Esa es la diferencia entre usted y yo: es usted muy original; sus escritos me resultan valiosos y atractivos. Verbigracia: con su serie sobre la fotosíntesis me hice un libro de texto para explicársela a mis hijos.
    Así que, nada, que muchas gracias. Para que vea que apoyo su decisión haré como los dos vigilantes de la escena final de “El show de Truman”, estupefactos ante la pantalla en blanco: miraré a ver que echan en los canales de los otros editores.
    No se le ocurra contestarme.

    (Entre nosotros, los lectores de este blog: ¡mierda!)

  3. Acojonante: unos periodistas de El País escriben -como quien está informando- sobre unos sucesos en Lavapiés. Éstos:
    http://www.elpais.com/articulo/espana/vecinos/Lavapies/enfrentan/policia/pedir/identificacion/inmigrantes/elpepuespmad/20110705elpepunac_22/Tes

    Una vecina del barrio les cuenta lo que ella ha visto, pero se conoce que no quiere dar su nombre. Entonces los periodistas le ponen uno: ” Marcela Jaramillo -nombre ficticio-, vecina del barrio, ha relatado…”

  4. Si, escribe usted demasiado. Sí, opina usted demasiado. Y cuando ya había aprendido a aceptarlo tal como es, zas, va y lo deja. Mundo de inconstantes…

  5. Jodío capullo… Menos mal que, además, es un conocido mentiroso.

    Por si acaso, le digo lo que suelo decir en los sitios que cierran: gracias por las cerve… perdón: gracias por sus enseñanzas y su tiempo.

  6. [5] Vaya trola. Marcela Jaramillo era mi vecina en Sombrerería. Y debía tres meses de comunidad.

  7. “Me voy a convertir en lector anónimo de Las cuatro esquinas del mundo, mientras haya quien quiera actualizarlo.”

    No podrá resistir la tentación de hacer algún comentario: ¿tendrá que buscarse un nick nuevo …?

  8. Dejar esto es complicado. Yo, que apenas escribo ahora mismo, pierdo el mismo tiempo que antes, sólo que leyendo las tonterías de los demás.
    Si vuelve a recaer, pruebe con la hipnosis.

  9. Pues me ha dejado usted sin saber qué decir…en fin…¿Y no podría aguantar hasta terminar la legislatura?

    Un fuerte abrazo.

  10. Leo en elmundo.es:

    Con el tradicional grito de “Pamploneses, pamplonesas, viva San Fermín, gora San Fermín” han dado comienzo las fiestas.

    No sé, me parece raro.
    (La crónica la firma una tal Leyre Jaramillo)

  11. VALE…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….PERO VAYA PUTADA.

  12. Una comision gestora compuesta por cinco actores, un director, un guionista, un músico, un fotógrafo y siete extras se harán cargo de la SGAE. Va a ser de película…

  13. Di con ella buscando westerns para un cuñado amigo.
    Se trata de una cinta curiosa en la que Kirk Douglas se presta
    a hacer el ridículo de una manera muy estilizada. Una del oeste
    con algunas escenas divertidas pero con un tono general
    cansino. Terminator hace de vaquero handsome. Ah, también hay
    indios:

  14. Una del Oeste y otra de peleas…¿No podría poner una tranquilita de ajedrez o así?
    (Hora del gazpacho…adiós).

  15. ¡Estoy hasta los cojones de las despedidas; ni se le ocurra!

    Quiero aprovechar estos emotivos momentos para agradecer al par de lectores anónimos (juro no tenerlos en nómina) que puntuaban positivamente mis gilipolleces. ¡Ah, la vanidad!

    Schultz, Funes, Q., ¡a la mierda!

  16. Me avisan por el avisador electrónico que el verdadero motivo del despido (a todas luces improcedente) es que nadie reparara en el cinturón.

  17. Estimados todos: les agradezco sus palabras y recriminaciones (salvo a Funes). Mercutio me llama mentiroso y me parece injusto. Débil sí lo soy y he caído en los brazos del maligno repetidamente, pese a mis esfuerzos. Si lo que espera es que vuelva a pecar, he de reprenderle por ser tan poco compasivo. Yo espero aguantar, esta vez sí, y con firmeza, la tentación.

    S, no se ponga así, hombre. No hago esto por molestar. ¡Estoy intentando curarme!

    El robot ya me ha echado mal de ojo, en público y privado. Considerando que él es quien mejor conoce mis caídas en el vicio internáutico, ya que fue el único que se despidió la primera vez que dije que me iba (en abril de 2006), el pasado le da la razón, pero ¡estoy dispuesto a dejarle en mal lugar! Y no es cierto que me vaya por el cinturón que nadie advirtió.

    En cualquier caso, si alguno de ustedes quiere colaborar en mantener abierto este blog, no hay problema.

    Yo estaré en la clínica, tiritando y viendo arañas.

    Un abrazo.

  18. No, si es de mis despedidas de las que ya estoy cansado. Hay gente que padece depresiones o abre la nevera por las noches; yo borro blogs, directamente a la yugular. A usted lo he borrado cinco o seis veces.

  19. Cuando las fuerzas flaquean…
    Uno deja el sexo activo y se convierte en voyeur

    Espero que la pastillita azul haga su efecto y vuelva pronto.

    Sí, síí, síííííííííííííííííííííí

    ¡Maestro!

  20. El caso es que no me viene ni tan mal, porque puede que así yo también me cure de la adicción que tenía de escribir algo aquí todos los días.

    Pero vamos, es un consuelo inútil. Es una putada que lo deje, sólo espero que vuelva a flaquear otra vez.

    Seguiré pasando a leer al resto del personal de las Cuatro Esquinas. Y flaquearé y comentaré, claro.

  21. Joder. A partir de ahora me va a costar un huevo encontar una opinión experta e independiente.

  22. Bueno Tse, si es por su bien, sea. Pero cuando deje de tiritar y ver arañas, ¿podrá resistirlo? Intentaré, para que no decaiga este santo lugar, proceder como debí antes y me dejaré caer en soporíferas entradas. Eso sí, de comentario de actualidad y a bote pronto, no, porque es cosa que me pasa fugazmente por la sesera y luego no encuentro sea de interés siquiera para mí. Hablaré de mis obsesiones, tengan o no que ver con la actualidad. Así podrá usted leer tanto como hemos leído nosotros de usted. Y, por cierto, aprendiendo mucho, que no es poca cosa. Abrazos de araña… ¡y séquese el sudor, coño!

  23. Pues le diré a Blakeway que convenza a los demás editores para que la página no caiga en el ciberéter… para una vez que encontramos un sitio donde despotricar a gusto; disentir abondo; solazarse a veces; aprender casi siempre y decir cada cual lo que le peta. Eso sí, con la minoría, siempre.

  24. Soy adicto a respirar. Y a desayunar todas las mañanas.
    Y a echarme una siesta siempre que puedo.

  25. todo lo bueno termina. pensé que después de la resurrección vendría la vida eterna, pero he descubierto que se muere uno de nuevo después de resucitar.

    en su epitafio ponía ‘sintió dejar este mundo sin probar pipas facundo’

  26. [49] Es verdad, tenemos un montón de adicciones que no nos replanteamos. También yo tengo la adicción a desayunar nada más levantarme, dos cafés y una tostada con mantequilla salada y mermelada. Y al mediodia, un vino. Y en este momento, una siesta, que hoy perdono por la causa.
    .

  27. Bueno, ya sé dónde anda, y ya sabe usted dónde ando yo. Suerte durante estos tres días que va a durar su silencio.

  28. [58] Cada vez que algunas personas dicen la palabra “democracia” es hora de asir fuerte el bolso y, si se puede, hacer la maleta.

  29. Recién llegado de vacaciones, con la depresión propia del asunto, y me encuentro con que el líder abandona y nos deja solos. Snif. Espero que sea pasajero, aunque sea a costa de parecerse al antiguo Montano del NJ. Por cierto, ahora que lo menciono: no puede usted irse todavía; no ha pedido perdón a todos los españoles.

    Bueno, ahora en broma. Espero que aproveche mejor su tiempo y multiplique su productividad o tiempo libre. Desde un admirador.

    En cuanto al blog, cuenten conmigo para lo que sea.

  30. Me acabo de dar cuenta de que este blog es un ejemplo de ahorro energético de palabras…algo muy encomiable para esta época de crisis…

  31. Que se vaya Tsé antes que ZP sólo puede significar que no hay justicia, que Dios no existe. ¡La vida es un puto Villarato!

  32. He pasado un fin de semana en la playa; dejo a mi señora esposa y a mi hija (y al perro) en la playa y me vuelvo. Funes Rodríguez. “Casi” Rodríguez, porque mis otros dos hijos se quedan en Madrid, (más bien, pasan por Madrid unos días, tv y piscina con sus amigos, y se vuelven a ir, a Origueira con la escusa de los celtas, o toman el inter-rail, o unos días en el apartamento de algún amigo en San Juan. ¿Se acuerdan de esas vacaciones, taaaan largas?

  33. También informa la DGT de que hay “Alto riesgo de incendio” Lo ponen también en inglés, “High risk of fire”, y cuando lo leo, dan ganas de poner un CD de Jerry Lee Lewis.

  34. El Funes de la colilla y el Jerry Lee Lewis sería muy bienvenido en Twitter. Lo dejo ahí, también para el resto.

    De Lacónico qué voy a decir.

  35. No tsé preocupen. El abandono del jefe no es más que una estrategia para llegar a los mil comentarios. Después volverá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s