Kindle verano

No hay nada como tener un kindle para no preocuparse mucho de buscar qué leer.

Antes de tener mi kindle convocaba una autotormenta de cerebros para ver con qué lectura llenar el verano. Lo pedía, lo obtenía y la mayor parte de las veces lo leía. Sino, al llegar a la vacación y entre las miles de hora que contiene un verano devoraba lo que hubiera cerca. Que normalmente no pasaba de Corin Tellado o Marcial Lafuente Estefanía.

Con el kindle la vida es gratificante. En el corto espacio del verano que llevo y con lo poco que me prodigo en la red he recibido cuatro interesantes ofertas:

  1. La segunda novela de de John Verdon sobre Dave Gurney: «Shut your eyes tight». He descargado el freesample pero aún no la he leído. Ando algo apático con esto de la novela por la novela.
  2. Un día recibí un correo electrónico de un amigo que estaba leyendo «Los señores de las finanzas» de Liaquat Ahamed y le había parecido cojonudo. El correo venía acompañado de un enlace al kindlebook. Mi amigo aseguraba que todo estaba allí. La traducción, decía, era lamentable así que, ya que podía, que leyera el original. Descargué la freesample, la leí, me gusto, compré el libro [desgraciadamente los amigos aún no pueden regalarte libros para tu kindle] y sigo leyendo.

    El libro, es verdad, es cojonudísimo y solo llevo un 33%. Narra la historia de los banqueros centrales en los felices veinte y los tenebrosos treinta. La historia de la política monetaria británica, francesa, alemana y useña contada con una claridad acojonante si lo comparamos con la escritura media en español. Todo de la más rabiosa y acojonante actualidad. Leo lentamente y a este paso cuando termine de leer el libro el capitalismo ya habrá acabado otra vez.

  3. El tercer libro es «The age of wonders: How the Romantic Generation Discovered the Beauty and Terror of Science». Me han hablado muy bien de él. He descargado el freesample pero aún no la he leído. El índice no me ha llamado la atención. Más bien me ha decepcionado.
  4. Un último libro llamó mi atención este verano. Llegué y mi prima estaba terminando de leer «Orgullo y prejuicio» y no me pregunten por qué: lo ígnoro. Rápidamente conecté mi kindle y me bajé «Pride and Prejudice» que es gratis por aquello de los difuntos derechos de autor. Llevo un 1% y la maestría de la escritura rezuma por todas las frases. Por todos sus sujetos, verbos y preposiciones. Quizá lea de vez en cuando por puro placer. Les dejo su inicio, famoso y cojonudo:

    It is a truth universally acknowledged that a single man in possesion of a good fortune, must be in want of a wife.

    However little known the feelings or views of such a man may be on his first entering a neighbourhood, this truth is so well fixed in the minds of the surrounding families, that he is considered the rightful property of some one or other of their daughters.

You wanna read; don’t hesitate man. Pick your kindle right now.

Anuncios