Así sigue la cosa

El estado de las obras del imparable AVE vertebrador de Andalucía es el siguiente.

Recuerden que tratan de construir una línea Sevilla-Marchena-Osuna-Antequera de unos cien kilómetros para reducir el tiempo del viaje entre Sevilla y Málaga a cincuenta y cinco minutos. Por extensión habría reducción de cojones entre Sevilla y Granada. Como pueden leer en la noticia se trata de una línea de gran velocidad diseñada y planificada por la Junta de Andalucía. La única autonómica.

Recuerden también que me he referido a ello anteriormente y que Sevilla y Málaga ya están conectadas por gran velocidad pasando por Córdoba. Que el trayecto actual es de una hora y cincuenta y cinco minutos de los cuales una parte no despreciable se consumen en llegar a Córdoba, para, cambiar el sentido de la marcha y salir de Córdoba hacia Málaga.

Recuerden, finalmente, que ya les comenté que un bypass entre la línea Sevilla-Córdoba y la Córdoba-Málaga de unos diez kilómetros de extensión reduciría el tiempo de viaje a una hora y treinta minutos por un módico precio [por cierto que googlemaps dice que tampoco hay un bypass entre la A-4 (Sevilla-Córdoba) y la A-45 (Córdoba-Málaga) que permita ir directamente de la A-4 sentido norte a la A-45 sentido sur].

Como se puede leer en la noticia el tramo de marras está presupuestado en 700 millones de euros y que ya se han gastado unos 300 millones de euros en la plataforma del tramo Osuna-Antequera. Y que el tramo Sevilla-Aeropuerto de San Pablo-Marchena está ya oficialmente en la nevera, después de haber sido adjudicado en 353 millones de euros. El tramo incluye un nuevo y mastodóntico túnel urbano para gran velocidad [entre los túneles urbanos de gran velocidad consideren los de Madrid —bajo Serrano—, Barcelona —bajo la Sagrada Familia—, Gerona —bajo toda ella—].

En la noticia pueden leer «el Gobierno [de España] estudia una solución temporal para el tramo Utrera-Marchena». La solución es cojonuda: coger un tren de ancho variable y sacarlo por Sevilla-Dos Hermenas-Utrera-Marchena por la línea que ya existe [electrificando el tramo Utrera-Marchena]. Y tras cambiar de ancho entrar en la línea de gran velocidad Marchena-Osuna-Antequera. Evita la construcción del tramo Sevilla-Marchena y su puñetero túnel. Estimo que el tiempo de viaje sería, así, de unos noventa minutos.

La solución es cojonuda. Setenta y siete kilómetros de vía nueva de gran velocidad. Intercambiador en medio de ninguna parte. El Gobierno no contempló, contempla, ni contemplará otra solución temporal y definitiva: el bypass de Almodóvar del Río, con una duración de trayecto similar y sin contar el lucro cesante del tiempo que ya podria llevar en marcha.

Estamos que lo tiramos.

Anuncios