Busco a Poyos

Hoy se ha visto un noticiario histórico: no todos los días se presentan enmiendas a una reforma constitucional.

Se ha visto de todo y he echado alguna falta. Por ejemplo una que declare al río Guadalquivir río común e indivisible de la patria andaluza.

He visto al diputado solitario con ademán serio y gesto adusto, como si fuera el líder de una formación de cientos, alertar de la gravedad de la situación y no descartar nada. Incluso, incluso… la huelga general.

Después he oído no sé qué de que se buscan apoyos. Particularmente entre las filas convergentes. Es una suerte de esfuerzo melancólico buscar apoyos que no necesitas. Y un tipo de maldición que te vayan buscando aunque no te necesiten. En la legislatura del 1996 el PP fue fiel aliado de CiU. El PP no contaba con mayoría absoluta y CiU hablaba castellano por lo codos. Tras las elecciones del año 2000 y con la mayoría absoluta de los diputados pertenecientes al PP, la coalición volvió a hablar catalán por mucho que se acercaran a ella. Si tu apoyo no es necesario, desconfías de que te busquen y no ganas nada apoyando.

Aquellos fueron los tiempos de titulares tipo “El PP se queda solo…” o “El PP impone…” que simplificaron la estresante vida del periodista de cierre. Bien podría valer hoy “El PSOE y el PP imponen al resto de grupos…”

Por cierto que esta cautela apoyil es la política que ha aplicado el PP [y el PSOE] en esta legislatura ante los grandes cambios de rumbo del gobierno; hasta que la concurrencia de ambas formaciones ha sido imperativamente necesaria.

He leído también algunas cosillas sobre la disciplina de voto que obliga a sus señorías a votar en contra de su voluntad. He de decir que nunca he visto a nadie amenazar a un diputado, navaja en cuello, mientras vota lo que vota. Es un problema de las interpretaciones. Igual que el derecho a la vivienda no significa que te regalen una casa (significa(ba), más bien, que no te pueden impedir que compres una casa), la prohibición del mandato imperativo no impide que los diputados se avengan disciplinadamente en pactar una disciplinada posición común. Y lo jodido para la tesis del autor es que hubo el otro día un diputado de PSOE que votó ‘no’. Que es como se demuestra el movimiento; andando.

Bonus: “El PSOE se queda solo”. Y “El PSOE impone”.

[enlaces corregidos, espero]

Anuncios