Post a la tweet

En la undécima trompeta, mientras se destruyen las columnas del templo derruido y el mundo contempla los postes caídos, los cérvidos se emborracharán y los cotillas exigirán facilidades.

Anuncios