El señor cabreado y los siete pecados capitales


Hay un libro que releo cuando aparece. Sí, en mi casa los libros aparecen y desaparecen. En estos últimos tiempos han aparecido muchos. También habrán desaparecido, pero de eso me iré dando cuenta al buscarlos. El libro en cuestión es El español y los siete pecados capitales. Lo tengo de una edición de 1970, con viñetas de Mingote que no sé si se incluyen en otras ediciones. Por cierto, considerando la fecha, me llama la atención lo mucho que habla de cuestiones políticas el autor (incluyendo críticas a la dictadura), haciéndolo con tiento, pero abiertamente.

Lo releo porque me hace gracia y porque me parece muy acertado. Fernando Díaz-Plaja escribe de una forma curiosa: parece un inglés, uno de esos ingleses que se recorrieron España en el siglo XIX y que luego contaron sus viajes, con una mezcla de estupor y de cariño. Esa distancia le da al libro una fuerza enorme. Los españoles parecemos bichos examinados por un entomólogo. Fíjense en la definición, genial, que da de piropo:

Descripción en voz alta de los efectos que una mujer causa en un hombre, seguido del programa que el hombre estaría dispuesto a llevar a cabo con esa mujer.

Naturalmente, los años transcurridos desde que se escribió le han pasado una factura inevitable. Sin embargo, cuando le echo un vistazo, pasados unos cuantos años desde la vez anterior, siempre pienso en la cantidad de cosas que permanecen, como jodíos mojones de la patria en la que nos tocó nacer. La mandíbula del exaltado (e impostado) señor que berrea acusando a un contertulio de antidemocrático, a la vez que pide que le metan en la cárcel y le expulsen y le …, y le …, y le … argggg, es un ejemplo que podría haber incluido perfectamente Díaz-Plaja en su capítulo sobre la ira.

Les diré, además, que lo releo porque me veo, algo me veo, en sus páginas. Y fíjense en la soberbia que hay (ah, la soberbia del español) en una afirmación así.

Les recomiendo el libro. Léanlo si no lo han hecho ya. Y si es usted joven, es posible que se asombre por dos cosas: por las que hacían los españoles y ya no hacen; y por las que hacían los españoles y siguen, usted también, casi seguro, haciendo.

Anuncios

7 comentarios en “El señor cabreado y los siete pecados capitales

  1. Los Blakeway y Bembows ya las conocerán, pero para los que no les gustan los balones, o les gustan redondos: en el Marca de hoy han colgado vídeos de las hakas de Tonga,Samoa y Fidji, que los Neozelandeses no tiene la exclusiva.

    (En USA las han sustituido por las contorsiones cuasi gimnásticas de las Cheerleaders, y, ¡qué quieren que les diga!, a mí me resultan más agradables de ver)

  2. (3) Funes, en lo de las joviales señoritas le doy toda la razón. Seguro que eso tiene capítulo en lo de Díaz-Plaja, que leí hace la intemerata. Recuerdo además una tronchante serie televisiva con Menéndez y Puente sacándose los ojos en el capítulo dedicado a la envidia.

  3. Ceferino Pérez se divorció de su mujer Margarita Campos tres días después de ver una haka neozelandesa.

    Hastiado por cuartenta años de matrimonio en los que él apenas si pudo llevar las alpargatas de la relación Ceferino comprendió que estaba ante una oportunidad. Se armó de valor y practicó a escondidas en el cuarto de baño del pisito VPO en el que vivían. Al tercer día, mientras Margarita desdehuesaba un pollo de corral, Ceferino vio la oportunidad. Se vistió con sus mejores calzonas y con la camiseta más hortera del cajoncillo donde guardaba su escasa ropa. Llamó a su mujer por su nombre. En el vestíbulo de la casa, frente a frente, Ceferino, con pinta de güevón malalimentado, practicó el Ka Mate delante de Margarita, que era la reencarnación de una nieta de carnicero, hija de carnicero y carnicera, todo a la vez.

    Decir “Ā, upane, ka upane, whiti te ra!”, saltar, darse con la lámpara y coger la puerta fue todo uno.

    Margarita, cuchillo en mano no supo reaccionar.

    Tres días después lo denunció por violencia de género y abandono del hogar conyugal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s