La desmesura como medida


Oigo en un par de sitios a periodistas supuestamente muy informados decir que el Tribunal Constitucional, en una sentencia dictada en un recurso de amparo, ha legitimado la violencia de los huelguistas. Y oigo cómo se preguntan cuál es el límite a la violencia admisible.

La noticia la publica El Mundo en una cosa de pago. Como no voy a pagar, les enlazo la noticia de la noticia. No tengo la sentencia, así que los comentarios que haré son provisionales.

En la noticia de la noticia se menciona que los dos sindicalistas ahora absueltos fueron condenados, uno por atentado, a un año de prisión, y otro por desobediencia, a seis meses. Esa condena a un año por delito de atentado es extraña, ya que está por debajo de la pena mínima, pero, en fin, es posible por la concurrencia de alguna circunstancia eximente. Sin embargo, en el Mundo, lo que se menciona, y así se reitera en Libertad Digital, es que se ha “anulado” la condena en un supuesto de desobediencia, por el contexto huelguístico, que la haría desproporcionada.

Vamos, la propia noticia nos dice cuál es el límite: el delito de desobediencia. Se trata de un delito que consiste en desobedecer las ordes legítimas dadas por la autoridad o sus agentes.

Como puede verse, violencia contra las personas no hay. Como mucho violencia contra le ley. No hay, a pesar de que he oído a Ignacio Camacho afirmarlo (por cierto es el único que ha intentado matizar), ni siquiera coacción. Cuando desobedeces no agredes a nadie, ni le acometes, ni siquiera realizas sobre él la violencia psíquica del que amenaza o coacciona. Solamente te niegas a obedecer una orden legítima.

Naturalmente, esto está mal, y el Tribunal Constitucional (que por cierto sólo ha dictado una sentencia en un recurso de amparo, no ha modificado las leyes) se equivoca gravemente, en mi opinión, pero no se está legitimando ningún tipo de violencia. Todo lo más que podría decirse es que esta argumentación podría utilizarse en delitos más graves. Sin embargo, ni siquiera esto es necesariamente así, ya que hay una tradición occidental centenaria que relaciona la protesta “pacífica” con actos de desobediencia absolutamente pasiva.

Además, la sentencia del Tribunal Constitucional simplemente reconoce lo que ya existía de hecho. Por desgracia, en España, en contextos “huelguísticos” se producen todo tipo de actos en los que se va más allá de la simple desobediencia sin consecuencias penales. Yo no recuerdo que las haya habido, salvo en casos en los que se ha producido un delito de atentado o de lesiones o de daños. Por poner un ejemplo reciente: a los indignados (y no había un contexto huelguístico) se les dio la orden de que se piraran de los sitios en los que acampaban. Todos y cada uno de los que se reunían incumplían esas órdenes legítimas dadas por agentes de la autoridad. No sólo no se fueron sino que a mucha gente le parecía estupendamente. Y además el incumplimiento fue notorio y televisado. A lo mejor pensaban que hay una diferencia entre una calle pública y un despacho. Yo creo que muchos males derivan precisamente de creer que hay diferencias.

En cualquier caso, de lo que yo quería hablar es de la desmesura del personal. Parece que la única manera de resolver ciertos excesos es exagerar. Bueno, mentir, para que andar con eufemismos.

Anuncios

8 comentarios en “La desmesura como medida

  1. Esta es la frase que más leí en su día entre quienes no estaban dispuestos a respetar la sentencia del TSJC sobre que el castellano fuera también lengua vehicular en Cataluña:
    “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarlo”. (Gandhi)
    No sé si me explico.

  2. Por razones que no vienen a cuenta he borrado la cuenta de twitter a la francesa (que no nos vamos a engañar, tampoco se acaba el mundo).
    Nos vemos por aquí y por allá.

  3. HELP
    ¿Alguien podría facilitarme el enlace (o la imagen misma) a una afoto que salían Carrillo y Fraga con la leyenda: “Los Inmortales: sólo puede quedar uno”?

  4. El otro día leí que el 40% de la gente no cree en las estadísticas cuando las lee. Lo que significa que el 40% de las respuestas deberían ser ignoradas porque la gente que las da no se las cree. No sé…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s