Asturias de mis amores y de los dolores de los métodos de resto

En las entradas anteriores hemos visto algunas propiedades de la asignación d’Hondt. Solo levemente me he referido a un método de asignación por restos. El de Hamilton o Hare. Hoy les voy a hablar de él y de por qué no me gusta nada. Y no es un método extraño a nosotros, si no recuerdo mal es el método que se usa para asignar el número de escaños de una circunscripción en función de la población (descontados los dos diputados provincia, el de Ceuta y el de Melilla, todos de asignación obligatoria).

El problema que se plantea es que el número de votantes suele sobrepasar, en mucho, al número de escaños. Si en Asturias el voto hubieran acudido ocho votantes y hubieran votado 3-3-1-1 no habría que pensar mucho para asignar 8 escaños. Como no es así buscamos la forma de asignar números pequeños (escaños) cuando trabajamos con números muy grandes (votos).

Asi surge la idea de empaquetar votos y convertir miles de votos en unos pocos escaños. Al empaquetar los votos se usa una unidad de empaquetamiento que muchas veces se denomina quota.

Inicialmente la quota es la unidad y la suma del número de votos es mucho mayor que el total de escaños a asignar. En el otro extremo, si trabajamos una quota muy grande ocurre lo contrario. Por ejemplo si tomamos como quota el resultado del partido que más votos ha obtenido resulta que solo asignamos un escaño (al partido más votado que tendría un paquete) ya que el resto no llega a completar la quota (tendrían 0.xxx paquetes). Es una forma de describir el sistema mayoritario uninominal pero no sirve si tenemos que asignar varios escaños: en vez de tener más paquetes que escaños, tenemos más escaños por asignar que paquetes.

El método d’Hondt determina una quota extremal: el menor número entero tal que al dividir los votos por la quota, la suma de los resultados (paquetes enteros) de cada candidatura coincide con el total de escaños a repartir. Como es un método extremal ni es intuitivo ni es, probablemente, el primer algoritmo que se le ocurre a uno para solucionar el problema; pero tiene una gran fuerza teórica.

Los métodos de asignación por restos, singularmente el método de Hare o Hamilton, usan una estrategia diferente. En vez de buscar una quota que cumpla con las expectativas (como hace el d’Hondt) determinamos de forma intuitiva la quota (de hecho es un método más intuitivo, quizá lo primero que se le ocurriría a uno). La determinación standard es la siguiente: si tenemos un número total de votos y un número total de escaños, dividamos los votos totales por los escaños totales para obtener la quota y empaquetemos los votos con ella. Ignoro si en un caso real computa todos los votos o solo los votos de los partidos por encima de un cierto umbral. Hecha esta salvedad volvamos al caso asturiano en noviembre del 2011:

PSOE 183170 votos.
PP 222179 votos.
FAC 92549 votos.
IU 83312 votos.
UPyD 24583 votos.
Total 605794 votos.

Obviamente están descartados partidos menores que UPyD, supongo que no alteraría mucho el resultado. La quota Hare quedaría establecida como el cociente de 605794 entre 8, que resulta ser 75274 votos. Es la quota d’Hondt que se habría obtenido si todos los partidos se juntaran en una única candidatura en la famosa elección búlgara.

Si empaquetamos los votos con dicha quota se obtiene la siguiente gráfica:

Resultados de las elecciones de 20 de noviembre del 2011 en Asturias. A la derecha votos obtenidos, a la izquierda atribución de escaños. Los votos se muestran empaquetados en unidades de 75474 votos (quota Hare).

Esta gráfica ha de compararse con el empaquetamiento d’Hondt cuya quota es 61057 votos. Y en la comparación se observa que la quota Hare no asigna el total de escaños ya que contamos 2-2-1-1-0 paquetes y quedan dos escaños por asignar. No es sorprendente ya que la quota Hare es mayor que la quota d’Hondt, y como esta es la menor quota que asigna el total de escaños, la quota Hare puede dejar escaños por asignar. Ese es su gran pecado.

Para asignar los escaños restantes no se utiliza ningún algoritmo complejo; basta con ver las distancias de las barras al nivel superior y buscar las candidaturas con distancias menores. En este caso son PSOE y PP y la asignación queda 3-3-1-1 como en el caso d’Hondt. Esta última parte de la asignación es por “restos” y de ahí el nombre genérico del método. Restos quiere decir que el cociente de votos entre quota es 2.42-2.93-1.22-1.10-0.32 y si quitamos los escaños asignados resulta 0.42-0.93-0.22-0.10-0.32 por lo que los dos primeros partidos se llevan esos escaños extra.

Si hubiéramos utilizado el caso de Sevilla la asignación sí habría sido diferente: el PSOE habría perdido uno y UPyD tendría escaño. Como se ve en la gráfica la asignación directa es 5-4-1-1-0-0-0, y por los restos la barra del PP y la barra de UPyD quedan más cerca del nivel superior y obtienen un escaño: 5-5-1-1. Compárese con la gráfica d’Hondt.

Resultados de las elecciones de 20 de noviembre del 2011 en Asturias. A la derecha votos obtenidos, a la izquierda atribución de escaños. Los votos se muestran empaquetados en unidades de 86294 votos (quota Hare).

Incluso si la circunscripción hubiera elegido solo 10 escaños UPyD habría obtenido uno con asignación 4-4-1-1. ¿Buenas noticias? A ver, con 10 escaños a asignar UPyD consigue un escaño, tanto PSOE como PP obtienen cuatro escaño (proporción cuatro a uno). ¿Contentos? ¿Justo? ¿Equitativo? Me remito a las gráficas de los días anteriores: por cada votante de UPyD hay ¡¡7.5!! votantes del PSOE mientras que con dicha asignación por cada diputado de UPyD solo habría 4 del PSOE (o 5 en el caso de que hubieran sido 12 los diputados asignados).

La diferencia entre una y otra asignación tienden a cero cuando el número de escaños a asignar tiende a infinito. Sin embargo para pocos escaños; 10 escaños y menos, el tamaño típico de circunscripción en España las diferencias son sensibles.

Worse todavía aún más es el comportamiento del método Hare ante la agrupación de voto. No he encontrado (no he buscado) un ejemplo que muestre que la agrupación del voto resulta en una disminución de escaños pero sí he encontrado un ejemplo de lo contrariamente equivalente: cómo una disgregación del voto resulta en un aumento del número de escaños para los partidos disgregados (partidos disgregados que si se hubieran juntado habrían perdido un escaño).

El ejemplo es, otra vez, Asturias. Y ahora vamos a hacer que el PP se divida en el PP-Oriente y PP-Occidente. Que concurran a las elecciones separados y que obtenga exactamente la mitad de votos de los que obtuvo el PP. La quota no cambia y la gráfica sería esta:

Simulación de los resultados de las elecciones de 20 de noviembre del 2011 en Asturias dividendo el voto del PP en dos candidaturas diferentes iguales. A la derecha votos obtenidos, a la izquierda atribución de escaños. Los votos se muestran empaquetados en unidades de 75474 votos (quota Hare).

Como ven ahora tanto el PP-Oriente como el PP-Occidente están más cerca del siguiente escaño que el PSOE y a ellos van. La asignación sería 2-2-2-1-1 y el PP le ha birlado un escaño al PSOE.

Por supuesto en el caso de Sevilla tanto el PSOE como el PP podrían haber ido divididos y haberle birlado el escaño Hare a UPyD. Es un tipo de tejemaneje que con la quota Hare puede hacerse porque la quota Hare no es la más eficaz al no responder a un principio extremal: la menor quota que produce el efecto necesario.

Realmente no es que los partidos hubieran ido divididos sino que ante un sistema electoral que use el método Hare no hay ningún estimulo en formar grandes coaliciones y montarse un chiringuito diputadil es más fácil.

Imaginemos ahora la circunscripción de Soria que elige dos diputados y nos preguntamos por los votos que tenemos que sacar para obtener un diputado. La asignación d’Hondt da una respuesta: un tercio del total de votos más uno (TotalVotos/3 + 1). Así ningún otro partido puede tener más del doble de nuestros votos. Tendría 2TotalVotos/3 -1 que siempre es algo menos del doble que los nuestros. Y así es imposible que el otro partido tenga dos paquetes sin nosotros haber llegado a uno. En porcentaje esto es un 33.333%

¿Qué diría el método Hare? Estrictamente dice que te bastaría con un cuarto de los votos más uno (en porcentaje un 25%). Así, con un partido al 75% y el otro al 25% y una quota de 50(=100/2) tendríamos 1.25 paquetes para un partido y 0.25 para el otro. Con tener un votos más, el partido pequeño se llevaría el escaño.

Pero es una ilusión. Si el partido mayor hubiera concurrido dividido y hubiera dividido su voto por la mitad ese 75% se convertirían en dos mitades de 37.5% que son mayores que el 25% del partido pequeño, que no habría obtenido representación.

El partido pequeño tiene que luchar por el 33% para asegurarse de que el resto de votantes no puede hace esta maniobra. Es decir, tiene que calcular la quota d’Hondt.

El problema contrario, preguntarse por los votos necesarios para llevarse todo el bote de diputados, sí tiene respuesta, y diferente, para las dos asignaciones. En el método d’Hondt el partido mayor sabe que tiene que sacar el 66% de los votos para obtener dos escaños; mientras que si se utilizada el método Hare, debería sacar el 75% de los votos para obtener los dos escaños (y nada podría hacer el resto de votantes por impedirlo).

Son ejemplos de cómo un método (d’Hondt) merita la agrupación de voto y el otro (Hare, restos) merita la disgregación del voto.

¿Qué es mejor? Esto entra en el terreno de las opiniones personales, para mí la respuesta es obvia: la agregación. Hay típicamente 1 millón de electores ya están suficientemente disgregados con 1M de gustos diferentes. Lo razonable, en mi opinión, es meritar que 400k personas, por el motivo que sean, depositen la misma papeleta en la urna. Meritarlo supone darle el valor debido. Que si hay cuatro veces más votantes de X que de Y, la proporción de escaños sea esa.

Aunque si por opiniones personales se trata, cualquiera de los dos métodos de asignación es suficientemente (enormemente) complejo frente al mayoritario. Es fácil determinar el ganador de una competición por un escaño por muchos votos que haya. Frente a ello, decidir cómo se convierten números enteros muy grandes en números enteros pequeños (cómo repartir 10 escaños entre 1M votos) es complejo y oscuro.

Anuncios

Asturias patria querida o qué ocurre si el voto se agrupa o se dispersa

Hoy tampoco les voy a hablar de nada nuevo. Solo pretendo mostrales gráficamente cómo la ley d’Hondt favorece la formación de partidos grandes, agrupados y no disgregados. Aunque realmente debería reformular la frase: en un sistema electoral que adopta la ley d’Hondt las élites tienden a agruparse en coaliciones y si los electores quieren serán grandes. Por supuesto que nada impide que cinco partidos pequeños que obtienen aproximadamente un 20% de los votos concurran a una elección, pero es fácil que grupos más o menos afines acaben presentándose juntos para optimizar los resultados. Al menos esto es lo que ha ocurrido en España desde 1977 cuando todos se presentaron in albis y poco a poco se han ido agrupando en grandes coaliciones partidos.

Por supuesto que se forme un gran partido o coalición o se disgregue depende las ideas y ambiciones personales de los que conforman, de los dimes y diretes internos etc. etc.

Hemos vivido la refundación de la derecha o el centro derecha en torno al PP donde confluyen muchas “sensibilidades” diferentes en torno a un pasteleo de cargos y puestos en la carrera electoral. No menos refundación ha ocurrido en los entornos del nacionalismo catalán o vasco o en la izquierda en torno al partido socialista.

A la vez dos partidos como el PSOE e IU son incapaces de llegar a una refundación de la izquierda ya que las diferencias son suficientemente grandes. Y uno teme no influir lo suficiente, mientras que otro intuye que dos más dos sumarían tres.

Traigo el caso de Asturias, circunscripción que elige ocho diputados y cuyos resultados el 20 de noviembre del 2011 fueron:

PSOE 183170 votos, 3 escaños.
PP 222179 votos, 3 escaños.
FAC 92549 votos, 1 escaño.
IU 83312 votos, 1 escaño.
UPyD 24583 votos, 0 escaños.

El último escaño se lo llevó el PSOE y el coste se cifra en 61057 votos por escaño. Aquí la gráfica:

Resultados de las elecciones de 20 de noviembre del 2011 en Asturias. A la derecha votos obtenidos, a la izquierda atribución de escaños. Los votos se muestran empaquetados en unidades de 61057 votos.

El lector apreciará el esfuerzo del escriba en mostrarles cómo funciona la atribución d’Hondt. Si troceamos los votos obtenidos por los partidos en paquetes de 61057 unidades vemos que los paquetes (escaños) que obtienen los partidos (3-3-1-1-0) satisfacen el requerimiento de que la circunscripción elige 8 diputados.

Ahora supongamos que el PP y FAC hubieran concurrido juntos y admitamos que todos los votos de ambos partidos se hubieran contabilizado en dicha coalición. El resultado habría sido este:

Simulación de los resultados de Asturias admitiendo que todos los votos de PP y FAC computan como una coalición.

Como ven la atribución de escaños PP+FAC llega a obtener 5 paquetitos. El número 61057 no vale ahora para empaquetar los votos ya que la atribución de escaños 5-3-1-0 asigna un escaño más de los debidos. El coste del diputado sube ahora a 62946 votos y el PSOE no llega a obtener un tercer escaño. La atribución es 5-2-1-0 y la agrupación PP+FAC ha logrado quitar un escaño a un competidor, el PSOE, a pesar de que este tiene el mismo número de votos.

No siempre ocurre así. Si, por ejemplo fueran el PSOE e IU quienes agruparan sus votos se obtendría el siguiente resultado:

Simulación de los resultados de Asturias admitiendo que todos los votos de PSOE e IU computan como una coalición.

Y como ven, en este caso ni PP ni FAC pierden ningún escaño por la agrupación del voto del contrario ya que la atribución 4-3-1-0 es perfectamente válida.

Lo que hemos visto es que la agrupación de votos no siempre trae un beneficio extra a los agrupados (supuesto la intención de voto invariable). Sin embargo puede hacerse una proposición contraria: la agrupación del voto nunca perjudica a los agrupados.

La razón de esta imposibilidad es sencilla de explicar y paradójica. Realmente el método d’Hondt funciona desmpaquetando los votos que obtienen las candidaturas. Como si se hubieran presentado muchos partidillos de forma indistinta. Lo que muestra la primera figura es el desempaquetamiento de los votos en unidades de 61507 votos. Se atribuyen tantos escaños como paquetes enteros hayan. Y los restos se pierden.

Cuando dos partidos concurren separado sus votos se desempaquetan separadamente. Si concurrieran juntos sus votos se desempaquetan conjuntamente y, a veces, muchas veces, como ocurre con PP+FAC dos restillos que se habrían tirado por la basura sirven para formar un nuevo paquete. Lo que no puede hacer nunca es perjudicar.

En el caso que nos ocupa si hubieran concurrido ambas parejas PP+FAC y PSOE+IU habrían obtenido cuatro escaños cada una. Como ha ocurrido cuando han concurrido todas separadas.

Un efecto adicional de la agrupación de candidaturas es su influencia sobre el resto. Al agruparse (si los electores mantienen el sentido del voto) tiene a subir el precio del escaño: en todo este proceso de agrupamiento UPyD vería cómo su distancia al escaño asturiano es cada vez mayor.

Por qué UPyD no saca un escaño en Sevilla y quién tiene más votos perdidos

Andamos una tiempo animados en discutir las propiedades y efectos del sistema electoral. Hoy les voy a contar algo viejo y algo nuevo. Lo viejo espero mostralo de forma más gráfica: el increíble caso del diputado de UPyD por Sevilla y de cómo nos las ingeniaríamos para conseguirlo. O cómo funciona la ley d’Hondt.

Lo nuevo es el increíble caso de los votos perdidos perdidos. Sobre lo que también daré pruebas gráficas.

Por qué UPyD no saca un escaño en Sevilla

La circunscripción de Sevilla elegía 12 diputados en las pasadas elecciones del 20 de noviembre del 2011. Los resultados obtenidos por algunas candidaturas fueron:

PSOE 441657 votos, 6 escaños.
PP 409547 votos, 5 escaños.
IU 91368 votos, 1 escaño.
UPyD 58415 votos, 0 escaños.
PA 23272 votos, 0 escaños.
Equo 11275 votos, 0 escaños.

Si analizan con un poco de detalle los resultados comprobarían que el último escaño de los 12 asignados se lo ha llevado el PSOE. Al PSOE sus 441657 votos le han supuesto 6 escaños lo que quiere decir que gasta 73610 votos por escaños [esta es una cantidad que tiene sentido escribir en una circunscripción y que es una pequeña canallada cuando se hace sobre varias circunscripciones: por ejemplo el total nacional. Precisamente porque las circunscripciones son diferentes].

En el gráfico que muestro a continuación se observan los resultados de los partidos. En todos los gráficos que mostraré el eje de la derecha es el número de votos y es lo que realmente se representa: las barras son siempre el número de votos.

En el eje de la izquierda aparece, en este caso, el número de votos divido por esos 73610 votos por escaño que aceptamos, inicialmente, como coste del diputado.

Votos Sevilla 2011, ley dhondt
Resultados elecciones generales 2011, circunscripción de Sevilla. Se representa el número de votos (derecha). A la izquierda se divide el número de votos por 73610

Lo que observan en la imagen viendo el eje de la izquierda es que los votos del PSOE contienen exactamente seis veces el coste del escaño y por eso obtiene seis escaños (así es como he construido la gráfica). El PP contiene sobradamente 5 veces el coste y obtiene 5 escaños. IU contiene sobradamente el coste mientras que UPyD, PA y Equo no llegan a ese coste y no obtienen escaño. La gráfica muestra cómo funciona la ley d’Hondt: asigna escaños en funcion de paquetes (tantos paquetes tantos escaños) con una restricción fundamental que es el número de escaños a asignar (12). Cualquier otro número que alternativamente a 73610 hubiésemos elegido para representar el eje izquierdo solo produciría una de las siguientes situaciones:

  • Computaría menos escaños de los debidos en el eje izquierdo (cualquier número mayor de 73610 haría eso).
  • Computaría los mismos escaños que 73610 (cualquier número entre 73610 y 68257 haría eso).
  • Computaría más escaños de los debidos (cualquier número menor que 68257; empezaría asignando un sexto escaño al PP, sin alterar el resto).

Obvio como es esta tricotomía voy a mostrar un ejemplo del último caso.

El método de Hamilton es un método de restos que asignaría un escaño a UPyD y le quitaría un escaño al PSOE. En el ruido actual es un método “bueno” porque favorece a las “minorías” encontraste con el d’Hondt que favorece a las “mayorías”.

Asigando por este método, el coste del escaño bajaría ahora a los 58415 votos de UPyD. Y con esa unidad se construiría la siguiente gráfica (insisto en que se trata de los mismos datos, solo se cambian la etiquetación del eje izquierdo).

Sevilla elecciones 2011, asignacion escaño a UPyD
Resultados elecciones generales 2011, circunscripción de Sevilla. Se representa el número de votos (derecha). A la izquierda se divide el número de votos por 58415 (los votos de UPyD).

En la gráfica se observa ahora que UPyD contiene a la unidad de asignación y por tanto obtiene un escaño. PA y Equo siguen fuera. Con el resto de partidos obsevamos lo siguiente:
IU no llega a contener dos veces la unidad y se le asigna un escaño; mientras que PSOE y PP contienen más de siete veces a esa unidad. No hay razón para no asignar 7 escaños a estos partidos ya que si agrupáramos sus votantes en grupos (paquetes) de 58416 unidades obtendríamos 14 paquetes superiores a los 58415 votos de UPyD y aún nos sobrarían votantes del PSOE y del PP.

La razón por la cual no podemos hacer esto es obvia. La circunscripción solo elige 12 diputados y si estableciéramos una cuota de 58416 votos deberíamos asignar 16 diputados.

Mutatis mutandi, si la circunscripción hubiera elegido 16 diputados (cuatro más de los que realmente eligió) UPyD sí habría obtenido un escaño d’Hondt.

El increíble caso de los votos perdidos perdidos

Los votos perdidos perdidos son los votos perdidos de los que nunca oirá hablar. Cuántas veces ha oído por ahí que UPyD (entre otros) tiene miles de votos que se van por el desagüe a la puta mierda.

Como metáfora está bien traído pero no es menos cierto que ese tipo de votos están en todos los partidos. ¿Y quién tiene más? Les mostraré el ejemplo de Sevilla y se sorprenderán.

Si se fijan en la primera figura todos los votos del PP que están por encima del nivel 5 no valen para nada. Se van por el desagüe. Da igual que hubieran votado esos votantes como que hubieran votado cuarenta mil menos, el resultado habría sido igual.

El PSOE también tiene votos perdidos. No se observan en la primera gráfica porque el eje de la izquierda se ha normalizado al costo de escaño del PSOE. Pero existen. La razón es que si al PSOE el hubiera votado un ciudadano menos habría seguido obteniendo el último escaño. Y dos menos también. Incluso si se hubieran ido 32110 votantes de vacaciones habría seguido obteniendo el mismo resultado ya que tendría más votos que el PP. Por debajo de ese nivel, el PP le superaría en votos y la asginación inicial 6-5-1 pasaría a ser 5-6-1. Esto es así porque el problema se centra en un número impar de escaños: la circunscripción elige 12 y el escaño de IU es “seguro”. Entonces discutimos sobre los once restantes y se reparten 6-5 o 5-6 según qué partido obtiene más votos.

El análisis para el PP es algo más complejo de lo que reseñé antes. Si en la primera gráfica la barra del PP cayera por debajo de 5 no significaría automáticamente que pierde el quinto escaño (¿a dónde iría?). Lo que significaría es que último escaño asignado no es el sexto del PSOE sino el quinto del PP.

Si ahora el número de votantes sigue disminuyen la situación se mantiene: el último escaño es el quinto del PP y el coste de asignación de escaños va disminuyendo progresivamente. Mientras se mantenga esta situacíon la asignación 6-5-1 se mantiene.

¿Cuándo pierde el PP su quinto escaño? Incluso si 92000 votantes del PP se hubieran ido a la playa, el PP habría conservado ese escaño. Es decir si el PP hubiera obtenido sólo 317547 votos (y no 409547 votos) también habría sacado cinco escaños.

Entiendan bien 90000 votos tirados a la basura es mucho más que los 58000 votos tirados a la basura de UPyD sobre los que oyen hablar constantemente.

Este escenario se muestra en la última figura a la que se le ha añadido una barra nueva con los votos modificados del PP. Los datos reales del PP se muestran a efectos de comparación: la diferencia de altura entre votos reales y modificados representa los votos perdidos. Sin embargo, los datos reales del PP no entran en el cómputo de escaños.

Como se observa en la figura, en esta situación y con una asignación de escaños de 63509 votos el PSOE no llega a obtener el séptimo diputado. En ningún caso IU o UPyD están en condiciones de añadir un diputado.

Elecciones generales Sevilla 2011. Resultado del PP modificado
Resultados elecciones generales 2011, circunscripción de Sevilla. Se representa la situación si 90000 votantes del PP no hubieran acudido a las urnas (leyenda PP(mod) en la figura). Los datos reales del PP (leyenta PP en la figura) se muestran a efectos de comparación con los datos modificados pero no computan en la asignación de escaños. A la izquierda el número de votos se divide por el coste del escaño cifrado en 63509 escaños.

¿Y esta es la opción?


Estoy francamente hasta las gónadas (como ya sabéis) ante la avalancha de artículos de todo tipo que se dedican a echar mierda sobre nuestro sistema electoral. Suelen venir de gente afín a UPyD y uno comprende que pidan por lo suyo, pero hombre podían hacerlo con un poco de contención.

Porque, si Montano parió una parida como ésta, al menos luego apeló a la literatura, y eso está bien porque escribe estupendamente. Sí, de asuntos electorales ni flores, pero eso de “Establece un eficaz sistema de cortafuegos ideológico, por el que solo tienen posibilidades lo masivo o lo palurdo.” suena requetebién.

El que no tiene justificación es David Ortega. Me entero (gracias al tuitero @AlcoracAlonso) de un artículo escrito por este prohombre de UPyD. Ya saben que le he mencionado en varias ocasiones, cuando no era prohombre sino profesor de derecho constitucional. Por desgracia para él reúne dos condiciones que me llevan a calificar el artículo que veremos como penoso: la primera, que escribe como el culo, y la segunda que él sí debía de saber de que habla, habida cuenta su profesión.

Y oigan, no es un Don Nadie. Es el que manda de UPyD en el Ayuntamiento de Madrid. Así que veamos el artículo. Se llama La doble penalización electoral y parlamentaria.

Al final la realidad se impone [o la propaganda], y ya es vox populi la injusticia inasumible [pues llevamos con ella desde hace tres décadas en las que han gobernado partidos a los que habrá, seguramente, votado el señor Ortega] de nuestro sistema electoral. Como coloquialmente se dice, los números cantan y no mienten [el análisis empieza profundo como ven], como en seguida veremos. No sólo el sistema electoral es profundamente injusto, desigualitario y desproporcional, algo que ya se sabía, [genial, nos va a explicar algo y antes de explicarlo nos dice que ya todo el mundo lo sabe. Supongo que como profesor de derecho constitucional llevará décadas denunciando esta injusticia en libros y artículos. Décadas; no desde que se afilió a UPyD] ahora se está conociendo [Acojonante. Ahora se está conociendo. Repítanlo. Y es profesor de derecho constitucional] que junto a él, hay otra nueva barrera más injusta y desigualitaria si cabe [eso, si cabe], que es el artículo 23.1 del Reglamento del Congreso de los Diputados, que exige para poder tener grupo parlamentario o 15 escaños, o 5 escaños y el 15% del voto en las circunscripciones donde te presentas, o 5 escaños y el 5% del voto a nivel nacional [el Reglamento es de 1982. Qué ¿ese día, señor profesor, no fuimos a clase?].

¿Cuál es el resultado final de esta doble combinación? Que el sistema electoral no solo beneficia el bipartidismo y la sobrerrepresentación de los nacionalistas [cierto lo primero y falso lo segundo], sino que el Reglamento del Congreso acentúa esta tendencia [falso en lo primero, cierto en lo segundo], facilitando el acceso a la formación de grupo parlamentario a los dos grandes partidos nacionales, la barrera de 15 escaños es facilísima para ellos [¡Y para cualquiera que saque muchos votos, que el PP antes de los 105 sacaba una porquería!], pero no para el resto [claro, porque no les vota suficiente gente], y bajándola a 5 escaños para los nacionalistas y exigirles un muy asequible 15% en las circunscripciones donde se presentan [“muy asequible”, ¿y por qué no lo saca UPyD si es tan asequible; por ejemplo, en Madrid?], que no suelen ser más de 3 ó 4. No hay que olvidar que la vida parlamentaria del Congreso gira en torno al Grupo Parlamentario en cuanto a capacidad de iniciativas, presencia en órganos de dirección y de trabajo de la Cámara, turnos de intervención, tiempos de los mismos, etc. El no tenerlo y estar en el grupo mixto merma de manera importante el papel político en el Congreso [Sí, así viene siendo desde hace 30 años]. Veamos algunos números del resultado de las pasadas elecciones del 20 N y la injusticia inaceptable de esta doble penalización del sistema electoral y del Reglamento del Congreso combinados.

Por ejemplo, Amaiur tendrá grupo parlamentario pues logro más de 5 escaños y supera el 15% del voto en las circunscripciones donde se presenta. De forma y manera que los 333.628 ciudadanos que les han apoyado en las urnas se verían representados al máximo nivel en el Congreso, esto es, con grupo parlamentario. El sistema electoral les beneficia [el sistema electoral constitucional ya que el resultado en este caso es producto de la circunscripción y no de la ley electoral. Con el mínimo constitucional, Amaiur habría sacado más de un 15% y 5 diputados, en todo caso], pues con 333.628 votos obtienen 7 escaños, el escaño les ha costado 47.000 votos, pero además el Reglamento del Congreso también les beneficia, pues les allana y facilita el camino hacia el grupo parlamentario. Veamos ahora el caso de UPyD, logra más de un millón ciento cuarenta mil votos (1.140.242), sin embargo sólo obtiene 5 escaños, cada uno le cuesta 227.000 votos, el sistema electoral le castiga de manera importante, pero obtiene uno de los dos [exacto, uno de los dos; hay dos. Repitámoslo, hay dos] requisitos para tener grupo parlamentario 5 escaños, sin embargo su más de millón de votos no es suficiente para lograr el 5% de votos a nivel nacional, se queda a 3 décimas con el 4,7%. El resultado es que un millón ciento cuarenta mil ciudadanos se quedan sin grupo parlamentario, mientras trescientos treinta mil lo tienen ¿es esto asumible, es lógico, es igualitario, es democrático, es justo? [Literalmente acojonante: es asumible: y tanto, lleva vigente treinta años; es lógico: sí, obedece a una lógica que no le gusta a UPyD, la de un sistema que favorece la formación de mayorías y quiere privilegiar a los partidos “regionales” por razones históricas, ya que había, al menos dos regiones importantísimas de España que tenían partidos que sólo querían serlo de allí. Es igualitario: pues depende de lo que se entienda por eso, ya que todos los sistemas electorales producen determinadas consecuencias. Lo que es evidente es que un sistema que se ha establecido en más de treinta países muy desigualitario no es y que la igualdad fundamental es la de presentarse en las mismas condiciones y UPyD puede verse favorecido exactamente igual que Amaiur: basta con que convenza a los votantes concretos de un sitio concreto. Es democrático: esto es simplemente espatarrante en un profesor de derecho constitucional. Sí, se atreve a preguntar si es democrático. Pues le diré que por preguntas como esa es por lo que pierden toda la credibilidad. En cuanto a la justicia, me permitirán que me calle; ya saben lo que pienso de justicia y moral] Evidentemente no, no tiene ni pies ni cabeza, por lo tanto habrá que tomarse las medidas oportunas para que prevalezca la igualdad de representatividad democrática que todo ciudadano español merece [Francamente extraordinario, después de lo dicho, este corolario].

Para clarificar más las cosas, apliquemos el coste del diputado de UPyD -227.000 votos- a Amaiur, si obtuvo 333.628 no pasaría de un diputado o incluso hagámoslo con el PSOE y sus cerca de 7 millones de votos, no pasaría de 33 escaños. [Esto es simplemente cómico. Aplicando la “lógica” de D. David, esa que le parece tan impresionante, resulta que sólo se eligen 111 diputados. Los otros 239 estarán en el limbo como los niños no bautizados]

Concluyo, las bases de nuestra actual ley electoral de 1985 se aprobaron por las últimas Cortes franquistas el 15 de diciembre de 1976 en la Ley para la Reforma Política [Esto, qué cojones quiere decir. Que me lo explique, porque yo sólo creo que es una manera de meter franquista en el artículo. Francamente repugnante el procedimiento. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General se aprobó en 1985, cuando el partido que tenía mayoría absoluta, 202 diputados, era el PSOE, el mismo en el que tantos años ha militado su líder]. Tal y como refleja [¿refleja?] el artículo 81 de nuestra Constitución es una ley orgánica clave y fundamental -la única ley orgánica que aparece expresamente-, pues es la que reparte el poder político y es ya un clamor popular la necesidad de su cambio para que no distorsione tan inaceptablemente la voluntad democrática de muchos ciudadanos españoles [De nuevo se olvida el régimen electoral de la Constitución Española. Esa que votaron también los españoles gracias a una puta ley franquista. Sí es la CE la que fija la circunscripción provincial y el mínimo y máximo de diputados. Incluso con la versión más favorable de la Constitución, 400 diputados y un mínimo provincial de un diptuado y con un sistema proporcional como el Hare, de resto mayor, el resultado no variaría mucho; porque esos mapas que circulan por ahí, con otras circunscripciones, son inconstitucionales]. Su cambio, y la amortiguación, posiblemente a través de una sensata y justa interpretación de la Presidencia de la Cámara [lamentable llamamiento a eso que tanto critican en los nacionalistas: la laxitud a la hora de interpretar la ley], de los efectos perniciosos del Reglamento del Congreso, son ineludibles para un sistema que se quiera denominar realmente democrático.

El final es lo peor. Yo les maldigo. Por su populista, demagoga y peligrosa manía de llenar de mierda nuestro sistema democrático, haciendo acusaciones como ésa. Un profesor de derecho constitucional no puede decir eso y salir tan pancho. Que quede claro: este señor, que no es un indocumentado en la materia, acusa a todos los Gobiernos y parlamentos anteriores de nuestro país de no ser democráticos. Así no se defiende una tesis. Porque una cosa es que se me diga (y es algo sobre lo que se ha hablado mucho aquí) que un sistema tiene defectos o virtudes o que existen distorsiones considerando tal o cual valor (y uno de ellos es la estabilidad del sistema). Y otra es que escuchemos en gente que se denomina demócrata la misma porquería que los partidos fascistas y comunistas totalitarios echaron sobre los regímenes de partidos, imperfectos, sí, pero democráticos. Ya está bien, coño.

Petit hommage


Este mínimo homenaje va dirigido a Arcadi Espada. Podría escribir algo como lo que lee Travolta, llorando, en Primary Colors: “me has defraudado cabronazo”. Es un escrito póstumo porque se lee en el funeral de Libby Holden cuando Libby Holden ha muerto. Pero no lo haré porque sería demasiado melodramático. Además es una putada, porque la escena no se ajusta. Travolta, el pseudoClinton llora y asiente, aunque no sabemos si es sincero; vamos, si sus lágrimas son socialdemócratas. Qué le vamos a hacer, no he encontrado en mi memoria una peli mejor. Pasa simplemente que, con la distancia que uno quiera, uno ve como otros expresan, muchas veces mejor, cosas que uno ha pensado y, quieras que no, surge cierta simpatía. Si además ese alguien te presta algo, una poquiña, de atención, la simpatía crece más de lo debido y es que el ego es así de cabronazo, siguiendo con el sustantivo. Luego descubres que no te has aplicado el cuento. Me gustaba mucho aquello que Zaratustra (el falso de Nietzsche) le decía a sus discípulos: no dejéis que os aplaste mi estatua. Y miren que lo he repetido. Tanto que debí de olvidarlo. Así pasó que un día repentinamente descubrí que la letra seguía estando bien, pero que no me gustaba la música y reaccioné de forma algo desaforada. Que le vamos a hacer: soy así, virulento y (perdonen el autobombo) generoso. También soy generoso con los adversarios y no crean que me agacho a recoger cualquier cosa del suelo. Era la estatua, que me había aplastado, y ahora tenía que pelear por salir de ella. Tampoco fue Furia de Titanes, a ver si me explico. Digamos, por terminar, que si viera como un Cercas rubito y algo histérico le golpeaba al cadáver de Arcadi -sí, al cadáver, pero es una metáfora cinematográfica, joder- con una piedra en la cara para desfigurarle, le apartaría de un manotazo y le enseñaría lo que hay que hacer: dispararle en los ojos para que no pueda encontrar el camino al más allá. Aunque me parece que empieza a tenerlo chungo. Lo del más allá digo. Y el más allá es el sitio al que no va el Cercas rubito.

La familia bien, gracias.


Reglas de conversación


Como era previsible, después de las elecciones sigue la propaganda o la ignorancia. Los mismos que mienten antes o que no se enteran (y yo apuesto por lo primero) siguen inundando y creando un estado de opinión. Si el mensaje es aparentemente correcto (y la apariencia es lo que mejor coincide con mis ideas) es inútil que alguien intente explicar que no, que el análisis correcto es otro. La fuerza de la idea del momento suele ser imparable. En Europa, en el período de entreguerras, la idea de que los partidos eran castas alejadas de la voluntad popular resultó tan exitosa que provocó el ascenso y, en algunos casos, la toma del poder por gobiernos totalitarios o autoritarios. El “pacifismo” de los gobiernos que ganaron la Primera Guerra Mundial es también una explicación del éxito de los nazis. Ese pacifismo no era una locura salida de la nada, era un reflejo de la idea que se había impuesto en sus naciones. Sin ir más lejos, en España todo el mundo creía que invertir en inmuebles era no solo seguro, sino inteligente. Las voces en contrario no se oían; tanto era el bullicio en contra.

La discusión no es mala, siempre que se den algunas condiciones. La primera que los que discuten sepan algo de aquello sobre lo que hablan. Cuando el menda habla con qtyop de termodinámica, el menda escucha y todo lo más, de vez en cuando, y bajando la voz, pregunta algo o dice “ah, era eso”. No es una discusión. Es una clase. La segunda condición es que se discuta sobre ideas y no sobre eslóganes. Y no es lo mismo. La tercera, que los datos que se usen y los sistemas de medida sean homogéneos. Pactar el lenguaje, vamos. La cuarta, que se sea honesto en la discusión. Una discusión es fructífera cuando intentas imponer tu punto de vista incluyendo los puntos débiles de tu argumentación, y creyendo que pueden verse compensados por el conjunto.

Más aún, cuando discutimos sobre qué sistema es mejor o sobre qué medidas hay que adoptar en relación con alguna parte de la realidad, hay que saber que las decisiones que se adopten tendrán consecuencias e intentar prever cuáles serán. Esto es importante porque, cuando se pretende influir en la realidad, debemos privilegiar las medidas que producen, en conjunto un efecto positivo respecto de aquello que pretendemos conseguir. Ojo, y esto es importante, a veces queremos conseguir resultados difícilmente compatibles entre sí y tenemos que buscar un equilibrio. La ingeniería social suele olvidar, precisamente, que la realidad es inestable y dinámica, y que, cuando se toca en un sitio, aparece una consecuencia inesperada en otro.

Por todo lo anterior, no hay nada más estupendo que presenciar una discusión entre personas que cumplen con esas condiciones. Por desgracia, cuando el interés personal (por encima del orgullo de que tus ideas prevalezcan) supera al interés por tener razón en un sentido profundo, esas condiciones no se dan.

En esto soy aristocrático. Eso sí, la ventaja de un planteamiento así es que cualquiera puede entrar en ese círculo. Hace falta esfuerzo y caballerosidad. Lo fundamental es la actitud ante las opiniones de los otros.

No quiero terminar siendo pesimista, pero qué le vamos a hacer si pretendo ser leal con ustedes: en general, todo lo que nos rodea es un ruido plebeyo e interesado.

Gazapos

Si han tenido el placer de disfrutar de la serie “Frasier” sabrán que uno de sus personajes es el padre del psiquiatra. Desde el mes de agosto vengo grabando en el canal FDF la reposición de la serie “Cheers”. En ella aparece el personaje de Frasier que luego luciría serie propia con todavía más éxito que la del famoso bar de Boston. Pero para que ello fuera posible, los guionistas tuvieron que resucitar al padre del psiquiatra más famoso de Seattle:

Poca vista:

Qué coño agujeros, ahí habían descolgado un cuadro:

Injurias

Ayer le decía al dueño del local que iba a entrar a poner a caldo a todo el mundo. Levantó una ceja y siguió a lo suyo. Es que está muy ocupado con sus colaboraciones estelares y con el cuidado de sus dos millones de followers en el pío-pío. Sea. Y claro, el garito ha perdido gancho. Algunas bombillas se han fundido y nadie las cambia y acaso la facturación ya no es la que era. Cuando eso sucede hay que organizar una buena bronca o atraer con promesas falsas a unas cuantas jóvenes neumáticas. Como la segunda opción me es ajena, el paso del tiempo es lo que tiene, me dedicaré a la primera. Ahora bien, el improperio contra la clase política está manido. Es un lugar común, sin que niegue la justicia del mismo ¡faltaría más! El malquistamiento contra el pueblo soberano, cuya necedad queda demostrada elección tras elección -también el domingo, no lo duden- está muy visto, y es asunto pacífico entre los que apoyamos sin reserva el voto censitario (hoy no me he traído la lista de requisitos, ya se la contaré). Que los medios son en general una bazofia tampoco va a motivar pelea. Mentar a las madres de los lectores, además de descortesía, será tomado como frivolidad y licencia poética. Así que voy a cebarme con la portera. Sí, con una empleada, pero qué empleada. No hay capítulo en los tratados de psiquiatría que no contemple alguna de sus patologías. Mirada aviesa, fijaciones delirantes, desdoblamiento de personalidad y monomanía persecutoria. Gasta cantidades industriales de vinagre para menesteres que desconozco, esparciéndolo por rellanos y portal. Yo mantengo que es un ritual dirigido contra algunos inquilinos, más concretamente los del 1º derecha, a los que espía veladamente, entreabriendo la puerta de su cubil y anotando sus costumbres como entomólogo circunstancial. No de otra forma es posible que el vertido del líquido se produza siempre durante el tránsito por las zonas comunes de los antedichos. Y qué decir de su arte para materializarse en la entrada del despacho, don maléfico adquirido en largas sesiones de güija, o bien en cursos de hurto y allanamiento con tarjeta de crédito reventadora de eslabones. No sé. Y los sollozos inconsolables a horas inopinadas acompañados de maldiciones susurradas cuando el transeunte obvia el deplorable espectáculo mirando distraido hacia delante. O su cuidada higiene bucal, con cepillo eléctrico, naturalmente, que desarrolla en el portal del inmueble y a la vista de la concurrencia silenciosa y amedrentada por el electrodoméstico letal que blande en tales situaciones. Así que, señoras y señores, mantengo que está como un cencerro y elevo propuesta de linchamiento y algarada, sabiendo que las ancianas provectas de los pisos superiores se opondrán, confidentes de la tarada como son, y con la esperanza de que el linchamiento no entorpezca demasiado el constante fluir de clientes a los honrados negocios que en los pisos bajos sobreviven al Septenio Circunflejo.

Bichos


Cuando llega a tus oídos un bicho es porque ya circulaba por ahí. El bicho que ha reptado por el suelo de casa esta vez es el de que los gobiernos de Grecia e Italia no son democráticos. Me avisó del bicho Rubén Díez Caviedes, en Jot Down, y hoy Gistau, David, ha gritado en la radio: “¡marabunta!”

Al parecer los gobiernos son no democráticos porque nadie les ha votado. Y gracias a tamaña advertencia, descubrimos que ningún gobierno español ha sido democrático. Ya, ya, sé que se me gritará “¿cómo que no? Todos sabíamos que se presentaba Felipe, o José María o José Luis”. Pues sí, lo sabíamos, pero no les votábamos como Presidente del Gobierno. Para serlo hace falta que les elija el Congreso. Y además, el Gobierno son todos: el Presidente y los tíos de las carteras, y ¿a que no sabía nadie quién iba a ser ministro de qué? Por cierto, hay unas cosas que se llaman crisis de gobierno.

“No es lo mismo”, me dirán. No es lo mismo escoger al líder o no escogerlo.

Vaya. La misma gente que ha estado toda la vida diciendo que nuestro país no es presidencialista y que ya está bien de que los diputados sean robotitos intercambiables que no piensan, ahora se mosquean porque descubren que los diputados tienen poder. El poder de cambiar gobiernos. Porque ellos, los diputados, son los elegidos.

Además hay más. La democracia no son las elecciones. No, coño, joder, hostiaputa. Un sistema es democrático cuando existen elecciones libres con carácter periódico para elegir las personas que asumirán instituciones de gobierno. ¿Todas? No. Las más importantes. Por eso hay que mirar las constituciones y las leyes. En italia hay un tipo, que suele ser vejete, simpático y que salta con una sonrisa, que tiene poder constitucional. En nuestra Consti hay un artículo, el 66, que dice:

1. Las Cortes Generales representan al pueblo español y están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado.

Las Cortes, las Cortes, las Cortes. Repítanlo mil veces. No dice el líder, ni el Presi, ni el Secretario del Partido.

Y es que el bichejo tiene otro nombre, además de “no democrático”: golpista. Eso es lo que están diciendo. Si es no democrático es golpista. No hay alternativa.

Y si me dicen, no hombre, no es golpista porque es legal, no pueden decir que es no democrático.

Salvo que confunden democracia con mitin.

Y ya está bien, por favor. Ya está bien de andar desacreditando el sistema. Antes del ascenso del nazismo en Alemania, del fascismo en Italia y del comunismo en todas partes, la primera parte del guión es la desacreditación gruesa del sistema.

A ver si le estamos haciendo el caldo gordo a los de las porras.

Coño, joder, hostiaputa.

Dónde estabas camarada


Leo en El País, un artículo de Diego López Garrido.

No quiero discutir su diagnóstico, sólo reseñar algo. Dice D. Diego que esta crisis es una crisis de deuda y la hace remontar a la Sra. Thatcher, ni más ni menos. Su solución: generar más deuda, monetizándola (eso es deuda, amigo, porque es inflación).

Lo acojonante es que dice esto, ahora. Si se viene gestando una crisis de deuda desde hace treinta años, hace tres años ya lo sabría D. Diego. Si lo sabía; si lo sabían en su partido, ¿por qué el Presidente del Gobierno, en su discurso de 27 de noviembre de 2008 dijo esto?:

Señorías,

La crisis financiera que comenzó en el verano de 2007 en Estados Unidos ya se ha convertido en la mayor crisis económica global que hayamos conocido en décadas. Lo que inicialmente afloró en forma de turbulencias financieras en aquél país se ha convertido en una gran brecha de confianza, cuyas consecuencias afectan ya de lleno a millones de familias y empresas de todo el mundo.

(…)

Señorías,

El Gobierno ha ido actuando de acuerdo con la urgencia que requería la creciente gravedad de la situación y respondiendo a las circunstancias específicas de nuestra economía.

Como recuerdan Sus Señorías, en mi última comparecencia del 20 de octubre solicité la convalidación por esta Cámara de dos Reales Decretos Leyes de apoyo a nuestro sistema financiero para hacer fluir el crédito en favor de empresas y familias. Esta convalidación obtuvo el respaldo de una amplía mayoría de Sus Señorías. Tuve, además, la ocasión de explicar en persona la necesidad de estas nuevas medidas extraordinarias a los diferentes Grupos y el Gobierno recabó y recibió de ellos, singularmente del Grupo Popular, una constructiva colaboración en su desarrollo.

Con la primera norma se creaba el Fondo para la Adquisición de Activos Financieros, dotado con treinta mil millones de euros, ampliable hasta cincuenta mil millones; con la segunda se establecía el otorgamiento de avales del Estado, por valor de cien mil millones este año y otros cien mil millones en 2009, a las operaciones de financiación nuevas que lleven a cabo las entidades de crédito residentes en España.

Ambas medidas ya están funcionando, acaban de entrar en funcionamiento.

(…)

Al tiempo que se desarrollaban estos planes extraordinarios de apoyo al funcionamiento de nuestro sistema financiero, y que acaban de entrar en funcionamiento, lo cual supone que, lógicamente, a partir de este momento, y de manera progresiva no puede ser de un día para otro, tiene que notarse en la generación de la liquidez y en la mejora de la situación del crédito; además de que se desarrollaban estos planes, el Gobierno ha adoptado otras medidas directamente relacionadas con los problemas específicos que agravan la crisis en España desde el punto de vista del desempleo: ante todo, y en primer lugar, con el empleo, ya sea para mantenerlo y fomentarlo, con medidas de financiación a las empresas y con nuevos estímulos a la contratación, ya para proteger de un modo especial a los que puedan perderlo; y también en relación con las dificultades que atraviesa el sector inmobiliario y sus consecuencias para las familias que han adquirido o desean adquirir una vivienda.

Con el objetivo de reducir el impacto negativo que el deterioro del entorno financiero y de las condiciones de demanda está teniendo sobre la actividad de nuestro tejido empresarial, el Gobierno ha aprobado el paquete de financiación ICO Instituto de Crédito Oficial más ambicioso en su historia.

Como saben, Señorías, el Instituto de Crédito Oficial centra una parte muy importante de su actividad en la financiación a pequeñas y medianas empresas. Y son precisamente éstas, las PYMES, las que más están sufriendo el reciente endurecimiento de las condiciones de crédito. Por este motivo, y por el enorme peso de estas empresas en la estructura productiva de nuestro país y en la creación de empleo, estoy convencido de que la cuantiosa movilización de fondos que voy a detallar a continuación está absolutamente justificada y tendrá un efecto muy positivo, especialmente a partir del 1 de enero de 2009.

El Gobierno ha aprobado, en primer lugar, un aumento sustancial para 2009 en prácticamente todas las líneas ICO ya existentes. Así, la principal línea de financiación, la línea ICO-PYME, verá incrementada su dotación, respecto a la de este año, en tres mil millones de euros, hasta alcanzar los diez mil millones. Además, sólo se requerirá dedicar un mínimo del 60 por 100 de la financiación obtenida a nueva inversión, permitiendo que el 40 por 100 restante se dedique a financiación complementaria.

Adicionalmente, el Gobierno ha decidido poner en marcha dos nuevas medidas. La primera está dirigida a mejorar la capacidad de financiación del capital circulante de aquellas PYMES que, siendo solventes y viables, estén en estos momentos viendo mermada su capacidad de financiación debido al empeoramiento generalizado en las condiciones crediticias. En particular, se ha aprobado una movilización de diez mil millones de euros para financiar esta nueva línea, de los que el ICO aporta la mitad y las entidades de crédito, la otra mitad.

En segundo lugar, el ICO otorgará una moratoria de un año en el pago del principal de aquellas empresas que estén amortizando un crédito ICO-PYME durante 2009. Esta última medida liberará cinco mil millones de euros adicionales que, junto con los diez mil millones anteriores, más cuatro mil millones de la línea ICO-PYME que pueden destinarse a inversión complementaria, suponen diecinueve millones de euros más disponibles para que las PYMES financien su capital circulante.

(…)

Medidas especiales de protección a las personas desempleadas. Hemos acordado una reducción voluntaria en el pago de las cuotas hipotecarias asociadas a la vivienda habitual de hasta el 50 por 100 durante un plazo máximo de dos años, a la que podrán acogerse trabajadores por cuenta ajena desempleados, autónomos con cargas familiares que hayan cesado en su actividad o acrediten pérdidas que reduzcan significativamente sus ingresos, y pensionistas de viudedad con cargas familiares. Estimamos que unas quinientas mil familias podrían acogerse a la moratoria parcial del pago de su hipoteca. Esta iniciativa va a contar con la colaboración de las entidades de crédito y conlleva el otorgamiento de un aval público para garantizar los pagos aplazados.

Finalmente, para concluir la explicación del conjunto de las iniciativas tomadas desde mi última comparecencia en esta Cámara el pasado 20 de octubre, paso a referirme brevemente a las ventajas fiscales vinculadas a la adquisición de la vivienda habitual.

A este respecto, hemos decidido anticipar la percepción de las deducciones para las familias con menores rentas, de manera que las cantidades a desgravar en el IRPF 2009 comenzarán a recibirlas, mediante una rebaja mensual de las retenciones, desde el principio del próximo año. La medida supondrá un anticipo, a los tres millones y medio de contribuyentes que reúnen los requisitos para acogerse a ella, de más de dos mil millones de euros. A título ilustrativo, esto puede suponer más de un 10 por 100 del pago de la cuota en hipotecas con pagos mensuales por debajo de los 750 euros.

Asimismo, vamos a aplicar una moratoria hasta 2010 a la obligación de comprar una vivienda de los titulares de cuentas ahorro-vivienda. El objetivo es que los ciudadanos que hayan estado ahorrando para adquirir su vivienda tengan un mayor margen para hacerlo en condiciones que resulten asequibles.

Además, se ampliará en dos años el plazo para que las familias que hayan adquirido una vivienda con la expectativa de vender posteriormente su residencia habitual puedan hacerlo sin que se vean perjudicadas fiscalmente.

Todas estas medidas se encontraban pendientes del dictamen del Consejo de Estado y, una vez recaído ya el mismo, serán aprobadas en el Consejo de Ministros de mañana viernes, para su entrada en vigor de manera inmediata.

Consejo Extraordinario Europeo, Washington y el Plan Europeo de recuperación económica de la Comisión

Señorías,

Estamos en la antesala de lo que puede ser la primera recesión global desde la Segunda Guerra Mundial. La globalización económica y financiera, que ha favorecido un grado de crecimiento y de estabilidad económica únicos durante la última década, ha permitido también que los problemas originados en un mercado determinado se transmitan con inusitada rapidez al conjunto de la economía internacional. De hecho, la enorme velocidad con que las perturbaciones iniciales se han extendido a mercados de todo el mundo es, en mi opinión, la principal característica distintiva de esta crisis.

Por ello, creo que debemos estar satisfechos de la capacidad de reacción y de la determinación mostradas por la Comunidad Internacional, que en el plazo de unas pocas semanas, desde el recrudecimiento de la crisis a finales del mes de septiembre, ha dado los primeros pasos para afrontar el necesario proceso de reforma del sistema financiero internacional.

La Cumbre de Washington del pasado día 15 de noviembre y la reunión previa a ésta de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea constituyen avances muy prometedores en esta dirección.

El Consejo Europeo Extraordinario del 7 de noviembre arrancaba con dos objetivos fundamentales encima de la mesa: el primero de ellos, fijar una posición común de la Unión Europea ante la Cumbre de Washington; el segundo, poner en marcha un plan de acción coordinado de impulso a la actividad económica en la Unión Europea, que precisamente ayer veía la luz en la Comisión Europea y al que me referiré más tarde.

(…)

Pero, además de dar un primer impulso vital a las actuaciones encaminadas a reformar la arquitectura financiera internacional, la Cumbre concitó un elevado grado de coincidencia de los países que participamos en ella sobre la necesidad de intensificar los estímulos monetarios y fiscales para contrarrestar los efectos negativos de la contracción del crédito sobre la economía productiva.

Ayer mismo la Comisión Europea aprobó el Plan Europeo de Recuperación económica, recogiendo con prontitud el testigo de Washington. La Comisión reclama un esfuerzo extraordinario de impulso a la demanda equivalente a un total del 1,5 por 100 del PIB, al que los países miembros habrán de contribuir con un 1,2 por 100 y la Unión, con el restante 0,3 por 100 del PIB europeo.

Es un esfuerzo que en el caso de nuestro país se superará holgadamente a través de las medidas a las que acabo de referirme y de aquellas otras nuevas que anunciaré a continuación.

Señorías,

El Gobierno considera que debemos hacer un esfuerzo complementario proporcional al desafío al que nos enfrentamos; el mayor esfuerzo a nuestro alcance para frenar la destrucción de empleo y volver a crearlo. Así que debemos hacer más, en la línea con la petición de la Comisión Europea; pero también podemos hacer más.

Se puede hacer más porque, tras estos últimos años de rigurosa política presupuestaria, nuestro país encara esta fase recesiva desde una posición de relativa holgura en sus finanzas, en la medida en que el nivel de la deuda pública es sensiblemente inferior al de los países de nuestro entorno. Y se puede hacer más porque el Pacto de Estabilidad y Crecimiento permite una aplicación flexible de sus límites normales en situaciones de excepcionalidad como la que estamos viviendo; una flexibilidad que, de forma consensuada, va a permitir a los Estados miembros de la Unión Europea utilizar con toda su intensidad, de forma temporal y extraordinaria, los instrumentos disponibles de estímulo a la demanda, a la vez que aceleraremos las reformas estructurales y de modernización que exige nuestro sistema productivo.

Nuevas medidas, pues, y de gran magnitud; medidas que están dirigidas a incrementar la cooperación del Estado con los Ayuntamientos; a aumentar la inversión pública en el ámbito local; a actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación; a rehabilitación de edificios públicos; a mejora de instalaciones; a actuaciones medioambientales; de apoyo al sector de automoción; de apoyo a las Comunidades Autónomas para mejorar su financiación del sistema de atención a la dependencia y de apoyo al turismo social.

Para todas estas actuaciones el Gobierno va a aprobar en el Consejo de Ministros de mañana un Real Decreto Ley con una dotación extraordinaria de once mil millones de euros para inversión en obra pública, en equipamientos públicos, vinculados especialmente a los Ayuntamientos y con los que esperamos conseguir la generación de trescientos mil puestos de trabajo en el próximo año; once mil millones de euros que, como saben, representan un esfuerzo del 1,1 por 100 del PIB de nuestro país; once mil millones de euros a través de un crédito extraordinario con cargo al Presupuesto de 2008.

Fondo Extraordinario de Inversión Pública en el Ámbito Local

Como primera actuación con cargo a este crédito extraordinario, el Gobierno va a poner en marcha, con carácter de urgencia, un Fondo Extraordinario de Inversión Pública en el Ámbito Local, destinado a la realización de obras de nueva planificación y ejecución inmediata que sean de competencia local, que tengan lógicamente el objetivo de generar empleo, capitalizar nuestras ciudades y pueblos y, por supuesto, contribuir a la economía productiva.

Serán obras de construcción, adecuación, (…)

El Fondo será gestionado por el Ministerio de Administraciones Públicas y estará dotado con ocho mil millones de euros para todos los Ayuntamientos de nuestro país para inversión en obra pública.

Para que se den cuenta de lo que esta cifra supone, les diré que representa, aproximadamente, el doble de la inversión prevista por los Ayuntamientos en el año 2009.

El objetivo del Fondo es movilizar trabajadores, empleos y recursos que, previsiblemente, procederán en buena medida de los excedentes a que ha dado lugar el ajuste tan brusco en el sector de la construcción que nuestra economía viene experimentando. En concreto, se estima que sólo con este Fondo de Inversión Pública esperamos crear alrededor de cerca de doscientos mil puestos de trabajo en 2009. Además, permitirá sostener la viabilidad y el empleo de muchas pequeñas y medianas empresas relacionadas con la construcción y actividades anexas como maquinaria, equipamiento, ingeniería o transporte.

Asimismo, el Fondo va a suponer un impulso de primer orden a la inversión municipal, el mayor que se haya hecho en la historia de España, y, por tanto, a mejorar las dotaciones de capital precisamente en un momento en el que las entidades locales gozan de un menor margen de actuación en este terreno.

Es, pues, un impulso extraordinario a la cooperación local desarrollada por el Estado, que da respuesta a la situación también extraordinaria por la que las entidades locales atraviesan.

Desde el Gobierno somos conscientes de que la efectividad de este plan depende de la rapidez en su aplicación. Si en algo existe consenso entre los distintos Gobiernos de la Unión Europea es en las medidas de reactivación, además de ser coordinadas en el ámbito europeo, han de permitir que su ejecución sea lo más rápidamente posible para actuar e impedir que se destruya tejido productivo y que represente una fuerza de choque en contra de la pérdida de empleo.

(…)

Sector del automóvil

Además, en consonancia con las propuestas lanzadas por la Comisión, dentro de los once mil millones de euros como inversión extraordinaria y urgente, además de los ocho mil millones para la obra pública municipal, vamos a dedicar un esfuerzo particular al sector del automóvil; (…)

En cifras globales, quiero especificarles que destinaremos 800 millones de euros para el sector del automóvil; 600 millones de euros para actuaciones medioambientales; 500 millones de euros para Investigación, Desarrollo e Innovación; 400 millones de euros para rehabilitación de casas-cuartel y comisarías; 120 millones de euros para rehabilitación de vivienda; 30 millones de euros para incentivar el turismo social, que, como saben, genera un número de empleo y de actividad en nuestro sector de turismo; y, además, y por último, el Gobierno transferirá 400 millones de euros a las Comunidades Autónomas para mejorar su financiación del sistema de dependencia, que es gran generador de empleo.

Todas las medidas que acabo de enumerar, que integran ese crédito extraordinario de inversión pública de once mil millones de euros, son destinadas a mantener y crear empleo; son medidas urgentes y que requieren de una rápida efectividad y son medidas que, además, contribuyen a la capitalización física de nuestro país, por tanto a la productividad, y, de igual manera, al incremento de los equipamientos sociales.

Plan Español de Estimulo a la Economía y el Empleo

(…)

Constituyen, Señorías, un poderoso arsenal, seguramente inédito por su magnitud, para contrarrestar el descenso de la actividad. Estoy seguro de que sus efectos se van apreciar con nitidez en los próximos meses, porque comportan un estimulo fiscal extraordinariamente amplio.

Inciden y actúan sobre todos los ámbitos donde, a juicio del Gobierno, es posible y necesario combatir las consecuencias de la crisis, e integran, junto a los Presupuestos para 2009, un Plan global de acción frente a ella; un Plan global, el Plan Español para el Estímulo de la Economía y del Empleo, que se asienta y avanza sobre cuatro ejes:

– Primer eje. Comprende las reducciones fiscales y todas las demás ayudas a familias y empresas que voy a reiterar brevemente. Muy sintéticamente, quiero dejar constancia del esfuerzo fiscal desplegado por el Gobierno en 2008: se ha devuelto a familias y a empresas, en este año 2008, 16.500 millones de euros como consecuencia de la devolución en el IRPF, de la reducción del Impuesto de Sociedades y medidas complementarias como la ayuda por nacimiento. Además, en 2009 queda pendiente una nueva rebaja fiscal como consecuencia de la supresión del Impuesto de Patrimonio, que va a suponer un estimulo fiscal adicional para las familias de 1.800 millones de euros, y la devolución mensual anticipada del IVA. En definitiva, reducción fiscal en 2008 y en 2009 de ayuda principalmente a familias y a empresas en torno a veinte mil millones de euros, decisión que hemos podido tomar, sin duda alguna, gracias al superávit y a la política fiscal que hemos tenido en los últimos cuatro años.

En este primer bloque de ayudas fiscales a familias y a empresas hay que añadir también las medidas de la moratoria parcial de las hipotecas, las ventajas fiscales en materia de adquisición de viviendas y, para las empresas, las nuevas líneas de financiación del ICO, a las que me he referido anteriormente y que en 2009 alcanzarán la cuantía de 39.000 millones de euros.

– Segundo eje. Son las medidas de reactivación y de fomento directo del empleo. Incluyen los nuevos estímulos a la contratación y al autoempleo, a los que también me he referido con anterioridad, adoptados siempre en el marco del dialogo social que no deja de trabajar y que deparará en las próxima semanas nuevos resultados en favor del empleo y su estabilidad.

Este segundo eje incluye también el nuevo Fondo de Inversión Pública en el ámbito local y las nuevas medidas de apoyo a la innovación, al sector del automóvil y actuaciones medioambientales, entre otras.

– Tercer eje: las medidas extraordinarias de apoyo al sistema financiero, que comprometen un cantidad de 250.000 millones de euros, doscientos mil millones a través de avales del Estado a la emisión de deuda de las entidades y cincuenta mil millones a través del Fondo de Adquisición de Activos de las Entidades Financieras.

(…)

Confiamos, además, Señorías, en que, del mismo modo en que el Gobierno está articulando sus medidas a las adoptadas por la Unión Europea, este Plan Global se enriquezca con todas las actuaciones complementarias de las demás administraciones, lógicamente en el ámbito de sus competencias y de sus posibilidades; en particular nuestras Comunidades Autónomas y, en particular, en lo que afecta a la formación para el empleo, la educación, que, sin duda alguna, son también elementos determinantes para el futuro de nuestro productivo.

Cierre

Señorías,

Comencé esta comparecencia señalando (…)

Es verdad que una crisis tan rápida e intensa como ésta no tenía precedentes y que está trayendo consigo un alto coste para el empleo en nuestro país; pero tampoco tienen precedente muchas de las iniciativas que estamos adoptando, del esfuerzo que el sector público, que todos los ciudadanos, en definitiva, vamos a hacer para combatir la crisis y combatir el desempleo. Tampoco existía ningún grado conocido, ningún precedente conocido, del alto grado de concertación y determinación que se está produciendo a la hora de reaccionar por parte de la Comunidad Internacional.

Por parte del Gobierno de España, al igual que sucedió a la hora de adoptar las medidas de apoyo y respaldo al sector financiero que he vuelto hoy a analizar aquí, actuamos en aquel entonces, y hoy también presentando el Plan para la Recuperación Económica de la Economía Española, en coordinación con la Unión Europea, justo al día siguiente de que la Comisión haya hecho público su plan y una vez que hemos trabajado en las últimas semanas en coordinación con la Comisión para tener preparadas las nuevas medidas, de tal suerte que, como les he indicado, mañana mismo el Consejo de Ministros aprobará ese Real Decreto Ley con carácter de urgencia.

Somos testigos, Señorías, en estos momentos de la mayor respuesta que las autoridades económicas de todo el mundo, por no hacer referencia a la respuesta que se está produciendo en Estados Unidos, la primera economía mundial, jamás han dado ante una situación de crisis económica; respuestas que se extienden a lo largo de todos los frentes decisivos para las economías: el frente fiscal, el monetario y el financiero.

(…)

Señorías,

Éste es el tiempo de afirmar nuestra determinación y nuestro compromiso; es el tiempo para tener confianza en lo que representa la acción de los Gobiernos, en lo que representa el sector público, la inversión pública y la cohesión social; es el tiempo de sumar esfuerzos; es el tiempo de concitar voluntades, políticas, empresariales, financieras y sindicales, y es el tiempo de estar a la altura de la responsabilidad que nos concierne. Así trabaja el Gobierno.

Muchas gracias.

Me guista especialmente esto: “Se puede hacer más porque, tras estos últimos años de rigurosa política presupuestaria, nuestro país encara esta fase recesiva desde una posición de relativa holgura en sus finanzas, en la medida en que el nivel de la deuda pública es sensiblemente inferior al de los países de nuestro entorno.”

¿Y tú Diego, en noviembre de 2008, dónde estabas?