Petit hommage


Este mínimo homenaje va dirigido a Arcadi Espada. Podría escribir algo como lo que lee Travolta, llorando, en Primary Colors: “me has defraudado cabronazo”. Es un escrito póstumo porque se lee en el funeral de Libby Holden cuando Libby Holden ha muerto. Pero no lo haré porque sería demasiado melodramático. Además es una putada, porque la escena no se ajusta. Travolta, el pseudoClinton llora y asiente, aunque no sabemos si es sincero; vamos, si sus lágrimas son socialdemócratas. Qué le vamos a hacer, no he encontrado en mi memoria una peli mejor. Pasa simplemente que, con la distancia que uno quiera, uno ve como otros expresan, muchas veces mejor, cosas que uno ha pensado y, quieras que no, surge cierta simpatía. Si además ese alguien te presta algo, una poquiña, de atención, la simpatía crece más de lo debido y es que el ego es así de cabronazo, siguiendo con el sustantivo. Luego descubres que no te has aplicado el cuento. Me gustaba mucho aquello que Zaratustra (el falso de Nietzsche) le decía a sus discípulos: no dejéis que os aplaste mi estatua. Y miren que lo he repetido. Tanto que debí de olvidarlo. Así pasó que un día repentinamente descubrí que la letra seguía estando bien, pero que no me gustaba la música y reaccioné de forma algo desaforada. Que le vamos a hacer: soy así, virulento y (perdonen el autobombo) generoso. También soy generoso con los adversarios y no crean que me agacho a recoger cualquier cosa del suelo. Era la estatua, que me había aplastado, y ahora tenía que pelear por salir de ella. Tampoco fue Furia de Titanes, a ver si me explico. Digamos, por terminar, que si viera como un Cercas rubito y algo histérico le golpeaba al cadáver de Arcadi -sí, al cadáver, pero es una metáfora cinematográfica, joder- con una piedra en la cara para desfigurarle, le apartaría de un manotazo y le enseñaría lo que hay que hacer: dispararle en los ojos para que no pueda encontrar el camino al más allá. Aunque me parece que empieza a tenerlo chungo. Lo del más allá digo. Y el más allá es el sitio al que no va el Cercas rubito.

La familia bien, gracias.


Anuncios