“Novillos”

ELECCIONES GENERALES 2011

Un colegio electoral y una sangría de ausencias. ¿Qué habrá pasado en el resto de colegios de España? ¿Alguien sabe si existe una estadística de “novillos” en las mesas electorales durante un día de votación? Imagino que la pena que le cae a uno por no cumplir con su deber ciudadano será mucho más leve que si te niegas alegando objección de conciencia, como en este caso:
http://sociedad.e-noticies.es/el-supremo-rechaza-un-recurso-en-catalan-59824.html

Anuncios

19 comentarios en ““Novillos”

  1. [2]

    Pues no sé por qué alguien capaz de gastarse un dineral en un piano no se gasta un poquito más e insonoriza el cuarto de estudio. Me hace mucha gracia lo de que el ruido de un piano es música y por tanto hay que aguantarse. El ruido es cualquier cosa que uno oye sin querer oirla. Y sí, puede acabar con la salud mental de cualquiera. Lo de la cárcel me parece excesivo, pero lo de tomar medidas me parece muy bien.

  2. Creo que lo que habría que determinar es si el sonido del piano sobrepasaba o no el máximo de decibelios permitido en tiempo y lugar.

  3. [2] No sé. A bote pronto excesivo. Si considero que en mi casa tres personas tocan el piano, excesivo de la hostia. Imagino que si han llegado allí será porque ha habido muchos requerimientos desatendidos.

    Yo he cambiado el piano de sitio hace dos meses y estoy semiinsonorizando.

  4. En mi casa hay un piano. Tengo la suerte de tener vecinos solo debajo, en un piso que es de esos que se compran “para invertir” y que siempre está vacío. Así que aunque quisiera no podría molestar a nadie. Aún así, todo el interior del piano lo tengo forrado con capas de copoprén de 2 cm y de 10 en la parte trasera, tapando la tabla armónica. Eso quita gran parte de la resonancia del piano, lo cual no sólo conviene a los vecinos sino a uno mismo, si estudia en un cuarto pequeño. El sonido del piano no se resiente. Sigue teniendo las mismas cualidades para el estudio. (No, el pianista no soy yo. Yo sólo lo aporreo de vez en cuando: razón de más para que se oiga poco).

    En cambio, si me ha tocado vivir junto a una familia musical. Los padres y los dos hijos se dedicaban (aficionadamente) a ello, y es algo absolutamente insoportable. Yo soy bastante tolerante con estas cosas, pues yo también toco a veces, pero hora tras hora, día tras día, mes tras mes, año tras año, afecta bastante.

  5. Acabo de escuchar a la chica (Laia) pianista en un programa catalán. Muy indignada, aunque impermeable al posible mal causado (la vecina tuvo que vender el piso y marcharse e incluso padeció problemas de gestación) ya que se defendía con la bandera de su arte. No han aclarado mucho las cosas, pero me inclino a pensar que (a pesar de ser una reconocida pianista)
    pasaba demasiado tiempo ensayando en casa cuando hubiera podido pagarse un estudio para no molestar a nadie.

  6. [11] Según se ve en la foto, no estamos hablando de un piano de pared, sino de uno de cola. Un piano así en una casa normal puede equivaler al paso de un tren de metro bajo tu casa. La cantidad de energía que transmite a la estructura del edificio es tremenda. Pero es que hay soluciones desde hace mucho. Teclados electrónicos, sistema silent, etc. A mi me da que este es el típico caso de “en mi casa nadie me dice lo que puedo o no puedo hacer”. Pues hala.

    Lo que sí me parece un poco fuera de lugar, aparte del tema de la cárcel, que es a todas luces excesivo, es lo de inhabilitarla para cualquier cosa relacionada con pianos, como si un piano fuera un coche, un ordenador o una metralleta. Que le pongan una multa y que indemnice a la vecina, y ya está.

  7. 12
    La verdad es que escuchar defenderse a la chica no me ha hecho ponerme de su parte. Aunque, estoy de acuerdo con usted, una multa con indemnización aguda bastaría.

  8. Había escrito tantos caracteres por primera vez en meses que me he asustado y los he borrado. Felices fiestas, personas y roboces.

  9. Mercutio, felicidenses. Y al resto de los presentes, ausentes e inconscientes, que el año pròximo sea uno de los mejores de sus vidas. ¡Viva Mozart!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s