Saludando al camarada tirano

No me gusta la prohibición de ideologías. No me gustan las agravantes de contenido ideológico. No creo que ser nazi deba ser delito. Creo que se confunden las ideas con las conductas, a menudo. No obstante, admito que ésta es una materia peliaguda, en la que es difícil saber dónde colocar el límite, sobre todo considerando que los “malos” aprovecharán todas las debilidades del sistema para imponerse. Sólo me gusta recordar que la libertad ideológica y de creencias y de expresión no es una debilidad.No quiero extenderme mucho más en lo anterior; llevo muchos años escribiendo sobre esto. Naturalmente, una cosa es la ley y la obligación de cumplirla, y otra cosa es el juicio que nos merece cierta gente.

Por eso, hoy quiero hablar de la ley que tenemos y de la desvergüenza de algunas personas que dicen defender la democracia y los derechos humanos y a las que deberíamos de sacarles los colores de una vez por todas.

Cuando leí en Eskup que los comunistas rusos homenajeaban a Stalin el día de su nacimiento, recordé que esos mismos comunistas llevaban una época reivindicando (en contra, por cierto del propio PCUS) a Stalin. Como soy un anticomunista furibundo, pensé “no creo que hayan sido capaces”, pero aún así busqué para ver hasta qué punto nuestros comunistas se llevaban bien con los comunistas rusos, seguidores de uno de los mayores criminales e hijoputas de la historia, el genocida y tirano Iósif Stalin.

Buscaba una pertenencia común a alguna organización, alguna declaración conjunta. Algo así. Lo curioso es que tampoco tuve que buscar mucho.

El 11 de diciembre de este año, la Secretaría de Política Internacional del PCE escribía una nota muy simpática:

La Secretaría de Internacional del PCE, a través de este comunicado, quiere felicitar al Partido comunista de la Federación rusa por su magnífico resultado en las pasadas elecciones a la Duma. A pesar del fraude electoral y el cúmulo de irregularidades, que tienen como protagonista al partido de Putin, el PC de Rusia es la segunda fuerza de este país con al menos un 20% de votos.

Contra la manipulación electoral, la profunda desigualdad de la población de este enorme país, las políticas de gran despilfarro energético y represión política, miles de ciudadanos/as han tomado las calles de las principales ciudades de Rusia, donde militantes del Partido Comunista de Rusia han exigido este fin de semana la anulación de los resultados y la repetición de los comicios.

Este resultado de nuestro partido hermano es fruto del trabajo de estos últimos años, defendiendo los derechos de trabajadores y trabajadoras, dando alternativas al neoliberalismo desenfrenado propuesto por Putin y Medeyev.

Descubierto que ese asqueroso partido estalinista es un partido hermano del PCE, miembro fundamental de IU, y que los comunistas españoles creen que se defienden los derechos de la gente rememorando a ese criminal asqueroso y su política de terror sobre millones de personas durante décadas, empecé a preguntar en tuiter a Cayo Lara y Gaspar Llamazares qué pensaban de algo tan chocante. Y me empecé a preguntar qué habría sucedido si un partido español se declara hermano de algún partido nazi.

Ayer, también en tuitter, me comentaron que las Juventudes Comunistas de Sevilla habían publicado un texto de condolencia por la muerte de Kim Jong Il.

Como me gusta leer las cosas de primera mano, he ido a la web de los condolentes, y allí me he encontrado con el texto completo y con una justificación estupefaciente. Empiezo por la justificación:

Pregunta: ¿Por qué no publicarán los muy democráticos medios ABC y El Mundo que las muestras de condolencias hacia la RPDK también fueron expresadas por el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-moon o por el poco sospechoso de ser izquierdista Gobierno Japonés entre otros muchos?.

Digo que es estupefaciente por varias razones:

a) La primera, porque una cosa es una condolencia porque ha muerto alguien y otra cosa es el texto que luego veremos.

b) La segunda, porque una cosa es un Gobierno que actúa oficialmente (o la propia ONU) y otra cosa es que lo haga una organización política como ésta. Digamos que una proclama así en las Juventudes Comunistas exigen un punto de entusiasmo que no hay que presumir en el gobierno japonés.

c) La tercera, que está mal que nadie le dé las condolencias a nadie por la muerte de ese repugnante tirano. Así que, también mal Ban Ki-moon y el Gobierno de Japón.

Ahora veamos el texto:

La dirección de la JCA-SEVILLA lamenta profundamente el fallecimiento del camarada dirigente KIM JONG IL, expresamos nuestras más sinceras condolencias a su familia y a los trabajadores coreanos. Queremos reconocer su labor política en estos 17 años al frente de la RPDK, labor titánica por que titánicas fueron las adversidades planteadas al pueblo y al gobierno Coreano.

Hacemos un llamamiento a los estudiantes y jóvenes trabajadores del mundo a redoblar nuestros esfuerzos en la lucha contra la ocupación de Corea del sur por EEUU y por el fin del bloqueo económico contra la RPDK.

Saludamos al camarada dirigente KIM JONG UN y le deseamos las más grandes victorias contra el imperialismo y por la reunificación de su patria.

Secretaría de Solidaridad Internacional de la JCA-Sevilla.

Es un texto maravilloso. Lamentan “profundamente” y dan las condolencias también “a los trabajadores coreanos”, es decir, a las víctimas del tirano. Elogian y reconocen su labor, que califican de titánica y se alinean con la versión comunista de un Corea del Sur ocupada. Finalmente, sin que les preocupe la chusca naturaleza hereditaria del régimen, saludan al nuevo tirano al que desean “victorias” incluso en la tarea de reunificación de su patria, bajo el comunismo, claro.

Naturalmente, Izquiera Unida queda manchada por esta alegría con la que se celebran en el Partido Comunista de España las “hazañas” de estos asquerosos criminales y de sus regímenes tiránicos. Si no desautorizan incondicionalmente estas declaraciones se convierten en cómplices y tenemos derecho a llamarles amigos de criminales, genocidas y tiranos.

Visto todo lo anterior, me he acordado de la llamada Ley de Partidos.

En su artículo 9 se regulan los límites a la actividad de los partidos.

Dice concretamente:

1. Los partidos políticos ejercerán libremente sus actividades. Deberán respetar en las mismas los valores constitucionales, expresados en los principios democráticos y en los derechos humanos. (…)

2. Un partido político será declarado ilegal cuando su actividad vulnere los principios democráticos, particularmente cuando con la misma persiga deteriorar o destruir el régimen de libertades o imposibilitar o eliminar el sistema democrático, mediante alguna de las siguientes conductas, realizadas de forma reiterada y grave:

a. Vulnerar sistemáticamente las libertades y derechos fundamentales, promoviendo, justificando o exculpando los atentados contra la vida o la integridad de las personas, o la exclusión o persecución de personas por razón de su ideología, religión o creencias, nacionalidad, raza, sexo u orientación sexual.

b. Fomentar, propiciar o legitimar la violencia como método para la consecución de objetivos políticos o para hacer desaparecer las condiciones precisas para el ejercicio de la democracia, del pluralismo y de las libertades políticas.

(…)

4. Para apreciar y valorar las actividades a que se refiere el presente artículo y la continuidad o repetición de las mismas a lo largo de la trayectoria de un partido político, aunque el mismo haya cambiado de denominación, se tendrán en cuenta las resoluciones, documentos y comunicados del partido, de sus órganos y de sus Grupos parlamentarios y municipales, el desarrollo de sus actos públicos y convocatorias ciudadanas, las manifestaciones, actuaciones y compromisos públicos de sus dirigentes y de los miembros de sus Grupos parlamentarios y municipales, las propuestas formuladas en el seno de las instituciones o al margen de las mismas, así como las actitudes significativamente repetidas de sus afiliados o candidatos.

Recuerdo, además, al efecto que el artículo 607 del Código Penal dice:

1. Los que, con propósito de destruir total o parcialmente un grupo nacional, étnico, racial, religioso o determinado por la discapacidad de sus integrantes, perpetraren alguno de los actos siguientes, serán castigados (…)

2. La difusión por cualquier medio de ideas o doctrinas que nieguen o justifiquen los delitos tipificados en el apartado anterior de este artículo, o pretendan la rehabilitación de regímenes o instituciones que amparen prácticas generadoras de los mismos, se castigará con la pena de prisión de uno a dos años.

Indiscutiblemente, el régimen estalinista encaja en el apartado 1. (por el genocidio ucraniano). Por tanto, los comunistas rusos están cometiendo el delito del apartado 2., ya que pretenden rehabilitar a Stalin. Y por tanto, los comunistas españoles, al declararse hermanos de un partido así, bordean la justificación de un régimen genocida.

También los jóvenes comunistas sevillanos al ensalzar un régimen tiránico, que ha llevado a millones de personas a la muerte, están incurriendo en las actividades prohibidas por la Ley de Partidos.

Es un asunto asquerosamente grave, al que no se da importancia, porque, claro, ¿cómo vamos a discutir que los crímenes del comunismo son sólo “errores”? Y es grave porque aunque siempre hay que sospechar de los que durante tantos años estuvieron ciegos y justificaron crímenes atroces porque así lo ordenaba su credo, al menos nos querían hacer creer que ahora abominaban de ellos.

Ya ven como abominan de los tiranos. Aplaudiéndolos.

Anuncios

13 comentarios en “Saludando al camarada tirano

  1. Me ha encantado el artículo, y recordado a François Revel, quien escribió una vez: “La genialidad del comunismo ha residido en autorizar la destrucción de la libertad en nombre de la libertad. Permitía aniquilarla a sus enemigos o justificar a los que la aniquilaban en nombre de una argumentación progresista. (…) Al nazismo se le ve venir de lejos. El comunismo esconde su naturaleza tras su utopía…el totalitarismo más eficaz y, por ello, el único presentable, el más duradero, no fue el que realizó el Mal en nombre del Mal sino el que realizó el Mal en nombre del Bien.”

  2. No sé si escucha usted la tertulia de Carlos Herrera, sr Tsé. Ahí tiene a un personaje que encaja bastante bien con su artículo, y al que los demás tertulianos tratan de forma muy distinta a como tratarían a un nazi, por mucho énfasis que pongan en cuánto discrepan de él.

    Bueno, todos todos, no.

  3. Lo más gracioso de todos estos, y lo que convierte al comunismo en un fenómeno básicamente parasitario, es que no aguantarían ni un segundo en los países que ponen como modelos y bajo la bota de los que ahora alaban póstumamente. El comunista occidental no sabría vivir sin la nevera llena que el capitalismo le permite tener. Los indignados del 15-M no habrían aguantado ni un segundo sin las estanterías llenas de comida barata que los capitalistas carrefoures, ahorramases y lideles han puesto a su disposición ni, por supuesto, habrían podido abrir la boca sin las leyes democráticas que les permiten tener una libertad de expresión efectiva. Me gustaría ver a los jóvenes coreanos qué opinan de sus revolucionarios amigos occidentales. Estoy de acuerdo con Tsé en que ya es hora de ir avergonzándolos de forma que, al menos, tengan que callarse.

  4. (2) No, Goslum, todo lo del pueblo para el politburó.

    La sofronización colectiva que padecemos tiempo ha supone que se trate con absoluta leni(n)dad el desvarío de los admiradores de Koba y sus conquistas. Se ha enquistado de tal manera en España (en Iberoamérica no digamos) la especie que contempla a los mayores liberticidas y genocidas de la Historia (el dueño de la yurta dirá que hay otros además) como bienintencionados algo excesivos, que la denuncia parece ataque contra derechos que aquéllos jamás respetaron. Y de memoria, de la de verdad, muy mal, que aquí supimos de primera mano cómo las gastaban. Eso sí, pregúntese al votante de IU por el POUM, que a lo mejor lo identifica con un grupo de heavy metal.

  5. Esos presuntos comunistas españoles pueden ser o cínicos o estúpidos…
    Para cínicos dan poco, porque tendrían que haber estudiado algo, saber algo. Más que nada, por el contenido argumental de sus textos publicados, parecen catequstas con pocas letras. Deben de ser por tanto meros ignorantes devenidos en estúpidos incapaces de entender que, al final,con tanta “ortodoxia estalinista”, se van a quedar en grupúsculo extraparlamentario.
    Ib a preguntarme si merecía la pena que D. Tsevan haga un análisis tan sensato como este, pero enseguida me he dado cuenta de que sí, la merece, porque, en efecto, pone de manifiesto la estupidez de esa gente supuestamente bienintencionada y porque la estupidez, sobre todo en política, puede ser extremadamente contagiosa: siete años de gobierno estúpido lo demuestran…

  6. Yo no prohibiría el PCE como Funes. Tampoco prohibiría un partido Nazi. Y me repugnan los dos. Pero se me hace difícil aceptar que unas personas elegidas en las urnas como representantes de los ciudadanos en base a unas ideas, tengan el derecho a prohibir que otros ciudadanos tengan representantes también por sus ideas. Parece como si fuera darles el derecho moral a echarse al monte, tomar el poder por la fuerza y que automáticamente prohibieran al resto de partidos. ¿Que se les podría decir? Ellos contestarían que han hecho lo mismo que nosotros. Y nos tocaría a nosotros echarnos al monte… y vuelta a empezar. Que es justo lo que queremos evitar con la democracia: cambios de gobierno violentos.

    En EEUU existen ambos partidos, se presentan a las elecciones, hacen un poco el tonto, pierden, y hasta la próxima.

  7. D. Tsevan, no se ofenda porque haya sugerido que comete usted sensateces: una debilidad la tiene cualquiera.
    Me parece que la entropía no espera que la introduzcan los que entran en este blog: entra sola saltando desde las páginas de los periódicos como las pulgas desde los perros callejeros…

  8. Lo más triste a la par que repugnante es que los socialistas, que desde la SGM hasta la caída del muro, fueron anticomunistas y en buena medida, en lugares como Alemania o Italia, frentes de exposición al peligro stalinista, sus máximos oponentes, han sufrido una mutación infantil que los ha arrojado de nuevo por la senda del totalitarismo, tan bobo como peligroso. Pero son inmunes a la evidencia de que jamás una ideología fue tan salvaje, corrupta, asesina y cleptocrática en su realidad como el comunismo. Y no me vale la excusa de que son errores de aplicación, no. La sustancia asesina del comunismo está en el mismo centro de su discurso desde el principio: es estructural y, por tanto, no es casual que todos los regímenes comunistas habidos -esperemos no surjan más- hayan sido estados policiales, corruptos, opresores, asesinos y deshumanizados. Son un bonito juego platónico con la gente común, donde una muerte no es sino una necesidad lógica dentro de un constructo amoral destinado a garantizar el poder omnímodo de la nomenclatura.

    Yo no lloro ni me duelo porque el coreano se haya muerto. Si acaso porque no se muriera nada más nacer, como todos los demás que son y han sido como él. Ya ven, yo no creo en la bondad humana universal: yo no soy así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s