Extra, extra


Leo a Pedro Jota Ramírez lo siguiente en twitter:

Bdías. ¿Habéis victo el documento en portada de EM? Una sociedad de Urdanga envía su nif a Revenga y dice “Empresa: Casa Real”. ¿Y ahora?


Aunque resulta algo incomprensible, el notición, la exclusiva mundial es ésta (sólo doy lo que puedo leer sin pagar, naturalmente):

Revenga gestionó los negocios de Urdangarin desde Zarzuela

El secretario privado de las Infantas llevó temas fiscales del duque de Palma

Recibió en palacio un fax dirigido a la ‘Casa Real’ citada como ‘empresa’

El secretario personal de las infantas Doña Cristina y Doña Elena, Carlos García Revenga, gestionó desde las instalaciones del Palacio de La Zarzuela los negocios privados de Iñaki Urdangarin cuando éste todavía no había aterrizado en el Instituto Nóos.

Los investigadores se han topado con un fax remitido en 2002 por una de las personas de confianza del duque de Palma en la empresa Octagon Esedos para la que trabajaba el marido de la Infanta Cristina por aquel entonces. Se trata de una comunicación personal dirigida al asesor de la Casa del Rey García Revenga al fax de La Zarzuela.

En la carátula del citado fax se indica que el receptor de la comunicación es el referido secretario de las Infantas y en la casilla correspondiente a la “empresa” se indica textualmente: “Casa Real”. El objeto de este envío es “la tarjeta de identificación fiscal” de la empresa ‘Namasté 97’, una sociedad que poseía en ese momento el duque de Palma y que se dedicaba a la “consultoría y el asesoramiento sobre dirección empresarial”.

Este documento adquiere especial relevancia teniendo en cuenta que tras revelar EL MUNDO que García Revenga era el tesorero del Instituto Nóos mientras se produjo el desfalco del mismo por parte del duque de Palma y de su socio Diego Torres, la Casa Real salió al quite asegurando que su presencia en dicha entidad “sin ánimo de lucro” lo era “a título privado”.


La exclusiva es verdaderamente pasmosa y así lo he afirmado. Una persona, sin embargo, me pregunta: “El fax, las instalaciones y el tiempo cobrado para otros fines. ¿Te parece poco?”

Así que he decidio explicar un poquito más por qué me parece literalmente acojonante que esto se venda como noticia de alcance, que dirían los clásicos.

Veamos. El tal Revenga ya se ha visto salpicado por algo mucho más enjundioso: fue tesorero del instituto presocrático de Urdangarín. Es cierto que, como se afirma en el notición, se dijo que era a título privado. Los periodistas, por tanto, afirman que esta noticia lo que hace es involucrarle como secretario de las infantas, pagado por la Casa Real.

¿Por qué? Por recibir un fax con una copia de una tarjeta censal de una empresa de Urdangarín (por cierto, sabemos que es suya por su afición a los nombres cursisdecojones), por recibirlo en un fax que al parecer hay en la Zarzuela (no si hay uno o más de uno) y porque en el fax alguien en la zona encima de la línea de puntos, al lado de empresa, puso Casa Real.

De esos hechos los señores de El Mundo extraen las siguientes deducciones que hacen constar en los titulares:

a) Que Revenga gestionó los negocios de Urdangarin desde Zarzuela.

b) Que el secretario privado de las Infantas llevó temas fiscales del duque de Palma.

c) Que recibió en palacio un fax dirigido a la ‘Casa Real’ citada como ‘empresa’.

De los tres, las dos primeras deducciones son falsas y la tercera intrascendente. Digo falsas en el sentido de que eso se deduzca del envío del fax.

Naturalmente, ese fax sólo prueba que alguien, por alguna gestión envió esa tarjeta (no vean la de gestiones posibles que son compatibles con ese envío, algunas de ellas por cierto no tienen nada que ver con cuestiones fiscales) a ese fax.

Voy a elucubrar, por eso de los escenarios posibles. Yo no sé muy bien de qué se ocupa un secretario de las infantas. Supongo que de montones de cosas relacionadas con éstas. Y como tienes un secretario te evitas tener un fax en tu casita, por ejemplo. Ahora, imaginemos que el señor Urdangarín quiere contratar un seguro y decide que lo haga la sociedad esa, Namasté. El corredor de seguros pide la tarjeta censal para la compañía. Iñaki Urdangarín está bailando en ese momento con la heredera de, no sé, Bután, en una fiesta molona y llama al secretario y le dice: “oye, te van a mandar la tarjeta de Namasté y por favor se la mandas a mi corredor de seguros … sí Pepón, mi amigo de la infancia, junto con esos otros papeles que te mandé”. Luego llama a otro señor que tiene esa tarjeta porque tiene en su despacho unas carpetas de anillas y le dice, “oye, Pepotón, mándale la tarjeta censal de Namasté al secretario de mi mujer, por favor, que se la tiene que mandar a Pepón, qué gracia casi os llamáis igual, para una cosa de un seguro”. Pepotón coge la tarjeta, hace una copia, prepara el fax y a la hora de poner a quién va y a la atención de quién va, piensa un segundo -él o el secretario de Pepotón, a saber- y pone Casa Real, ya que, al fin y al cabo está mandando un fax a La Zarzuela.

¿Tiene algo que ver esto con la realidad? Ni puta idea. Es posible. Ya les digo. Pasa constantemente. Gente que usa faxes para mandar el informe médico a su médico o para contratar un crucero por el Mediterráneo.

Ahora veamos lo del uso del fax, el tiempo y las instalaciones. Yo me pregunto: ¿cuáles son las obligaciones laborales del secretario de una infanta? Yo, la verdad no lo sé. Supongo que incluirá más de una tarea estrictamente privada de esa familia que, ya lo sabemos, no es una familia normal. Pongamos que no se puede usar el fax para esto. El secretario no lo mandó, lo recibió. ¿Sabemos qué hizo con él? A lo mejor lo dejó en una carpetilla en la que pone “cosas privadas de los yernos de Su Majestad” y lo único que hizo fue dárselo a Urdangarín a la vuelta de Bután. ¿Cuánto tiempo lleva dejar el papel en una carpetilla y dárselo? Porque supongo que no se le reponsabilizará del papel y la tinta del fax que envía otro. Ni tampoco de que en el fax ponga Casa Real porque al otro lado a nadie se le ocurrió dejar en blanco lo de Empresa (o porque era un cachondo, vayan ustedes a saber).

Yo no lo sé y los periodistas tampoco, al menos por lo que cuentan. Y ojo, sospecho que el fax debe de ser “escandaloso” sólo por eso, ya que no nos cuentan nada más de su contenido. Esa noticia sólo lo es porque deciden darle, a un hecho banal en sí mismo, una interpretación desaforada. Lo es porque vende que la gente piense que el chorizo del yerno y el secretario corrupto usasen el Salón del Trono del Palacio Real para dar fiestas a sus amigos golferas. Lo es por eso de las relaciones cogidas por los pelos.

Ya ven, de tres titulares, dos falsos y falsos precisamente los más importantes. No es mal récord.

Así que, cuando Pedro Jota pregunta “¿Y ahora?”, habrá que contestar: ¿ahora? que hemos perdido otra vez el tiempo leyendo tu periódico.

Anuncios

9 comentarios en “Extra, extra

  1. ¿Cuándo empezó? Quiero decir, lo de olvidar el nombre que daba a la cabecera de Pedro José el vulgum pecus.
    El Inmundo ¿No era eso?
    Pues eso. Lo que sigue siendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s