BBB+ o por qué sabemos que S&P ordenó el código rojo


Quería comentar brevemente esta noticia por dos razones.

Standard & Poor’s dice que la deuda española realmente tiene un precio de bono basura y que por eso la rebaja de calificación no influye, ya que la A que le han dado es muy superior a la BB que correspondería. En la noticia se indica que esto, sin embargo, contrasta con el hecho de que Portugal, que sí tiene una BB, pague un 14 % frente a los tipos de España, del 5,1% (ahora). Naturalmente, esta explicación se rebate muy fácilmente: también lo de Portugal está por encima de la calificación real, que debería ser de, no sé, CCC, por ejemplo. Sería como lo de la famosa hora boliviana. Me enteré de que existía a través de un amigo. Al parecer, en Bolivia sólo eres un maleducado si llegas más de una hora tarde. Esta costumbre se estaba intentando erradicar por razones bien evidentes. Una de ellas era que mucha gente llegaba mucho más de una hora tarde, ya que “descontaba” el retraso del otro. Por tanto, si España tiene una A, pero debería tener una BB, y Portugal tiene una BB, habrá que considerar que Portugal debería tener una calificación “corrida” en consecuencia, al nivel de bono apestoso y repugnante, por ejemplo.

La segunda razón tiene que ver con Standard & Poor’s y las otras agencias. Nos dicen que están siendo tela generosos. ¿Tan generosos como con Lehman Brothers o más? Lo pregunto porque esa declaración, más que hacerme suspirar de alivio por la generosidad de los calificantes, me reafirma en que básicamente son instituciones inútiles, precisamente por su influencia. Es tanta, que los factores objetivos terminan corregidos y después justificados y gracias a esas justificaciones nos enteramos del apaño.

Yo diría que Myriam Fernández de Heredia, al reconocer que la calificación que le dan a España es muy superior a la que creen que le corresponde, acaba de rebajar la calificación de S&P a la de BBB+.

Anuncios

5 comentarios en “BBB+ o por qué sabemos que S&P ordenó el código rojo

  1. O sea, que cobran un pastón por unos informes que no sirven para nada ya que “el mercado” marca sus propias calificaciones y valoraciones. Y es tan chula que además lo publicita en El País. Con un par.

  2. Yo no puedo ententer cómo, después de tantas cagadas en sus previsiones, se hace todavía caso a esos “calificadores”. Además, ¿con qué legitimidad cuentan si siquiera atinan en sus predicciones? Y tampoco entiendo dónde ganan pasta, salvo con la evidente corrupción de “te pago si hablas bien de mí”. Me parecen una estafa, sinceramente.

  3. Es una estafa. Y no es la única: dos de mis directores generales (en una institución europea) han sido claramente estafados por dos de esas consultoras. La DG de ahora está a un par de semanas de serlo por tercera vez; no va a ser menos ella: la paridad, supongo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s