Una concepción del Derecho


Leo esta noticia que se refiere a alguien que es definido como “abogado experto en derechos humanos” (lo digo así no porque dude de que sea cierto; pasa simplemente que no conozco al entrevistado).

Este señor dice:

La investigación de crímenes de lesa humanidad por parte de cualquier juez jamás, jamás puede constituir una conducta delictiva.

Esa frase define su concepto de justicia y el mío. Yo no creo en la justicia fuera de la ley.

Mi frase sería ésta:

La investigación de crímenes de lesa humanidad por parte de cualquier juez nunca, nunca es suficiente por sí sola para excluir que sea delictiva.

Mi concepción del Derecho, naturalmente, es la civilizada. Justo la que sienta los cimientos de una ley que evite los crímenes de lesa humanidad.

Anuncios

19 comentarios en “Una concepción del Derecho

  1. [3] “El primer abogado de Al Capone vivió años a cuerpo de rey por encubrir eficazmente los negocios de este: juego, alcohol, prostitución y algún asesinato de nada. Así, hasta que el picapleitos delató a su jefe y su cuerpo apareció acribillado en un callejón de Chicago. Cosas del derecho

    ¿¿Cosas del derecho??
    Acojonante

  2. Esos son los espíritus que, llegado el caso, opositan a funcionarios de la STASI.
    Con las escuchas que ellos harían se llenarían los archivos que luego habría quie abrir tras la caida del muro que tendrían que levantar para que no se les escapara la población…

  3. Me refería concretamente a [1] y a los que aplaudían a Garzón la semana pasada.
    El citado en el link de [0] es asesor jurídico de Amnesty Internacional para América Latina. No parece que el principio de legalidad le importe mucho…

  4. Lo que me llama la atención de todo esto es que el Sr. Tsevanrabtán dice lo que diría un abogado. Sus argumentos son jurídicos y procesales, que es lo único que cabe decir aquí. Sin embargo, sus argumentos se dirigen contra los de otras personas que también son abogados. Es decir, han estudiado derecho y en la carrera se supone que habrán estudiado filosofía del derecho, derecho procesal, derecho penal, etc. ¿Cómo es, entonces, posible que digan las cosas que dicen, en mi opinión -la de un lego- totalmente alejadas del derecho y directamente inmersas en la ideología y el justicierismo? Se oyen argumentos que serían como si un ginecologo dijera que con la regla no se debe hacer mayonesa, porque se corta. Sí, ya sé que el caso está politizado, pero aún así. La politización no debería anular la lógica ni la coherencia de las mentes de algunos.

  5. [9] Sucede que la ley -qué sea ésta es bien sencillo: la norma jurídica de obligado cumplimiento aprobada por el legislativo con tal categoría- les importa un bledo. Aborrecen por su naturaleza de características tan señaladas y aun constitutivas de la ley como la obligatoriedad y la generalidad, y si pudieran evitarían hasta la publicidad de la misma, amigos como son de la norma fragmentada, del juez ad hoc y del fuero particular, defensores, en fin, del derecho penal de autor. Y, last but not the least, no tenga por seguro que hayan estudiado, lo que no es incompatible con la obtención del título y la colegiación. Pasa que el sistema es tan imperfecto que tarda décadas en expulsar al incompetente y si busca refugio entre una cla bien adoctrinada de pancarta y consigna, presta al aplauso y a la soflama (prietas las filas) llega bien lejos. Incluso a la Audiencia Nacional.

  6. [10]
    Tengo muy claro que el ser abogado no quiere decir que se sea un escrupuloso cumplidor de la ley. Tom Hagen sabe muy bien a qué se dedica, pero al menos “lo sabe”. El problema es que estos juristas que hablan sobre lo de Garzón, parece que incluso se creen lo que dicen. Y no estoy hablando de picapleitos de provincias, sino que son catedráticos, fiscales, incluso jueces los que lo hacen. A mí, desde luego, algunos comentarios que estoy oyendo podrían ser en un futuro causa de recusación de algunos, pues me demuestran la concepción del derecho tan poco consistente que tienen.

  7. [11] Y Tom Hagen además era bueno.

    El problema de esos los virtuosos vocingleros que claman por ideas por encima de la ley es que algunos, como Ud. apunta, se creen lo que dicen y por tanto desconocen que el pacto político del que emana la administración de Justicia es incompatible con una fe (que lo es) destinada a salvarnos de nosotros mismos, pobres mortales, ajenos a sus grandes ideales: jurisdicción universal, memorias y otras pamemas.

  8. “Hugo Relva (La Plata, 1963) tiene casi la misma sed de justicia que de mate. ”
    jajaja…desautorizado en la primera frase.

    Por cierto, que es eso de *observador*? A mí me suena a los que van a un país africano a supervisar elecciones trampeadas o algo así.

  9. [16]

    Hace unos días murió Don Manuel Fraga. Me llamó la atención que nadie pusiera de relieve, como mérito vital del sr. Fraga, su coherencia y honradez. Lo de la coherencia es una loa muy común en los epitafios de los muertos de izquierdas. Nunca alaban “sus ideas” sino “su coherencia”, como si la coherencia fuera la virtud que hace buenas las ideas no tan buenas. A mí me da que hay un poco de mala conciencia en esa alabanza de la coherencia. Me pregunto qué dirían (en contra, por supuesto) contra don Manuel si alguien les hiciera ver lo coherente que fué. No tendrían más remedio que admitir que la coherencia no es un valor loable en sí mismo, pues si lo fuera, tendrían que reconocer la valía de don Manuel. Pero, si no lo hacen, se les desmoronarán todos los epitafios de sus líderes. Lo mismo sucede con “el compromiso”. Nadie más comprometido que don Manuel. Pero no. Las virtudes de sus correligionarios son virtudes que puede tener cualquiera, incluso los contrarios a su fe. Sin embargo, éstos nunca serán dignos de haber sido “coherentes” y “comprometidos”. Para eso, primero, hay que ser de izquierdas. ¿Y qué es ser de izquierdas” Ser de izquierdas es ser “coherente” y “comprometido”.

    Hala, átenme ustedes esa mosca por el rabo.

  10. [16] Al margen de lo que decía Ortega en 1928 sobre “ser de izquierdas” (como de derechas), parece mentira que se haya olvidado usted de la famosa “superioridad moral”….
    Por eso, cuando triunfan, los “de izquierdas” tienen que acabar levantando un muro, para que les proteja del malvado mundo exterior “de derechas”, como decían los preclaros gobernantes de Pankow.

  11. aunque aprecio su claridad a la hroa de explicar asuntos que a un recién licenciado en derecho se le escapan, quería decirle que llamar incivilizado a Cicerón me parece un poco exagerado, ¿no cree? Sé que me meto en camisa de once varas, y entiendo y coparto que el derecho sancionador, ya sea penal o administrativo, debe estar limitado siempre por la ley. Pero por una ley que defienda unos principios universales y justos, si no, corremos el riesgo de degenrar en el nazismo (una conclusión logica y lejana de su actitud positivista). Personalmente, creo sinceramente que el derecho de defensa es un derecho irrenunciable, que debe siempre ser respetado, esté reconocido por la ley o no. Porque toda su argumentación se viene abajo si se cambia la ley (y se puede, un poco arduo y coñazo, conr eformas constitucionales y tal… pero se puede). Por eso, aunque comparto con usted el fondo material sobre lo inaceptable de la grabación de las escuchas, le aviso de que la justicia sí existe fuera de la ley. y ojo, aunque sé que usted es inteligente y no va a poner en mi boca ideas que no he dicho, estoy completamente de acuerdo con usted, y con lo inaceptable de las escuchas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s