Qué gran institución la del Defensor de los Tontos


Esta mañana he escuchado a la Defensora del Pueblo acerca de la cosa hipotecaria. Me he enterado de que ha preparado un informe. Un día que no echen nada en la tele puede que me lo lea.

Lo que más me ha llamado la atención es que, en sus declaraciones, la señora Cava de Llano no haya hecho una sola referencia a la responsabilidad de los ciudadanos. Ha llegado, en un momento dado, a criticar a los bancos (bien hecho) por inflar el valor de los inmuebles para conceder créditos por encima de su valor real. Sí, repito, ha dicho que porque les interesaba a los bancos dar créditos.

Es curioso. Cuando era joven, se criticaba siempre a los bancos por tasar las casas por debajo de su valor real y no dar préstamos por más de un 70 % del valor de tasación. Ahora se les critica justo por lo contrario. Sí, curioso. ¿Creen ustedes que la señora Defensora del Pueblo ha mencionado algo acerca de que los que tipos que cogían la pasta estaban encantados de cogerla, cuanta más mejor?

Es literalmente acojonante. ¿No cogieron ese dinero? ¿No se compraron con él la casa y de paso hicieron la reforma y a lo mejor hasta cambiaron de coche? ¿Qué pasa, que el “pueblo” es irresponsable?

No nos damos cuenta. Todo el mundo sigue con el puto discurso de que la culpa es de otro. Siempre de otro. A ser posible de alguien sin cara, como los “mercados”, los “bancos” o los “políticos”.

Pues no, la culpa también es de ése que firmó y que, según nos dice la señora Defensora, no entendía lo que firmaba. Esa manía de tratar a la gente como si fuera menor de edad o deficiente mental es la que impulsa un cierto estado de cosas. El mismo estado de cosas que permite las grandes golfadas.

¿O creen que no hay relación entre la nula respuesta de los ciudadanos frente a la gran corrupción y su actitud frente a la pequeña corruptela que pueda resultarles de provecho?

Se habla mucho de la superioridad moral de la izquierda, pero hay otra superioridad moral igual de perniciosa, la del buen ciudadano, un trasunto del buen salvaje de esas novelas ilustradas que pretendían pasar por obras de ética y filosofía. Empieza muy pronto, ya en el colegio, cuando se enseña a los alumnos, por la vía de evitar los reproches serios, a engañar copiando en sus exámenes o en sus trabajos.

Por desgracia para el buen ciudadano, esa misma actitud es la que le convierte en un súbdito, siempre bajo la caritativa protección de los poderosos, que le niegan su responsabilidad para poder usufructuar todo.

Así no vamos a ningún sitio.

Anuncios

30 comentarios en “Qué gran institución la del Defensor de los Tontos

  1. [0]

    Ayer. oía la noticia de las deposiciones de la Defensora y alguien dijo: “seguro que no renueva en el cargo”.

    Me salió de dentro responder: “eso espero, porque nada más que dice tonterías”.

    La portada del informe es literalmente acojonante. Acojonantísima.

    mierda

  2. Jordi Barbeta es uno de los pesos pesados de La Vanguardia. Ayer, en una tertulia catalana, dejó caer está maldad:
    – ¿Y no será que Garzón viendo lo que se le venía encima con los casos Santander y Güertel decidió meterse a investigar la cosa de las fosas para convertirlo todo en un totum revolutum y hacerse luego la víctima?

  3. No entiendo nada.

    ¿Por qué se admite el testimonio de [familiares de las] “víctimas de las desapariciones de la época franquista” en el juicio contra Garzón.3?

    Lo que se juzga es sí el juez tenía potestad para iniciar “sin competencia legal y obviando las leyes de Amnistía y de Memoria Histórica, unas diligencias sobre esos crímenes”. ¿Qué va a aportar María al respecto?

  4. A mi me parece que son ustedes los que no acaban de enterarse. El pueblo firmó y cogió el dinero y todo eso, sí, pero no era más que la aplicación vulgar del principio bancario del “Too big to fall” convertido en “Too much to fall”. ¿Es tonto el pueblo? No, pero si los que saben del tema les dicen que los pisos nunca bajan, que esto va para arriba y que si no compras ahora ya nunca podrás comprar de lo caros que se van a poner y, sobre todo, les dicen que no se preocupen, que si no pueden pagar venden el piso y encima todavía le ganan algo, pues el pueblo va y compra. Y además, si el pueblo ve que a ellos les quitan el piso y a los que los engañaron no sólo no les pasa nada sino que encima se llevan sus buenos bonuses y además salen pidiendo sacrificios, pues el pueblo se cabrea, y hace muy bien. Y cuando el pueblo se cabrea, las leyes le importan un pito, porque para eso es pueblo, y entonces empiezan a rodar cabezas (literalmente) y ningún miembro del pueblo se va a parar a pensar si en el contrato que firmó ponía no sé qué del euribor y no sé qué de sus bienes presentes y futuros. El pueblo sólo ve a los hijoputas de siempre yéndose de rositas y a sí mismo jodido. Así que, mientras los hijoputas de siempre (la mayoría de ellos, pueblo también) no vayan a la puta cárcel ni devuelvan lo que han robado, me parece muy bien que al pueblo no les quiten los pisos. Y no es porque el pueblo sea bueno y los hijoputas de siempre sean malos. Son todos igual de malos. Pero unos son débiles y otros no.

    Y en cuanto a la respuesta de los ciudadanos ante la corrupción, suele ser bastante mayor que la de las instituciones a las que les corresponde luchar contra ella. A ver si ahora va a tener también la culpa de que no se castigue al corrupto.

    Venga ya, hombre.

  5. Lehningen, en este asunto estamos en desacuerdo, ya lo sé. Pero, como sabe yo no estoy defendiendo que no paguen otros responsables. Y sí, claro que todos somos responsables de la corrupción. Habla de las instituciones como si salieran de un limbo y no reflejasen lo que somos. Particularmente estoy en radical desacuerdo con que la solución sea no aplicar la ley. Si llevamos el argumento más lejos -y no es difícil- las consecuencias son terribles. Yo creo que hay que dejar de estimular el victimismo de la gente y recordarle su responsabilidad. En fin.

  6. Sí, pero también habría que ver en qué condiciones se firmaron esos contratos, porque la mayoría de las veces, en el contexto de orgía hipotecaria y de liquidez en que nos encontrábamos, eran los del banco los que te ofrecían más dinero con argumentos como los que he expuesto más arriba (“no te preocupes, que si no puedes pagar ya me lo irás pagando poco a poco”, “lo vences y además le ganas”, etc. Yo estoy de acuerdo con usted en todo excepto en la equivalencia de responsabilidades. No creo que sea igual la responsabilidad de los banqueros que la de los hipotecados cegados por la música celestial que los primeros emitían al venderles las hipotecas.

    Y esto lo dice uno que, pudiendo haberse hipotecado, no lo hizo, por responsabilidad y por pura contemplación del absurdo generalizado. En fin, como dice usted.

    Por cierto, estoy en trance de mudarme de casa y no vean cómo han bajado los precios. Muchísimo más que lo que dicen las estadísticas oficiales. ¿cómo es posible que sea tan difícil saber esa información? ¿Es que no se podría hacer un registro estadístico de precios finales de compraventa? Los notarios tienen las escrituras (ese es otro tema, lo de los notarios). No me digan que no es como para sospechar que, en realidad, las estadísticas les interesan solo en la medida en que confirmen o desmientan sus políticas.

    Requeteenfín (Jetilla)

  7. Si el plan de Guindos funciona, pronto aparecerán los subasteros (aunque no compren en subasta). Sólo podrán comprar los que tengan el dinerito fresco.

  8. Si no aparecen, no será por no tener dinero, sino porque las gangas se producirán en sitios inverosímiles como seseña o valdeluz, donde la inversión se convertiría en un mero dispendio. Los que sí comprarían ahí para vivir, esos no tienen un duro.

  9. 19 y 21]

    Pues desde el más profundo y sincero repelús que me produce la Rahola, tiene toda la razón con el PSC. ¿Alguien tenía dudas o acaso importaba que Borrell fuera miembro del PSC? ¿No será que se han convertido en un partido nacionalista más, con una cara u otra según convenga?

    La cuestión fiscal catalana tiene tanto sentido que ya veo a los nacionalistas aplicando esos principios a Sarriá y Hospitalet.

  10. 24]
    Sí, pero esa es la típica chorrada nacionalista, como si los otros dijeran ¡Cuánto cuesta hacerse perdonar el ser charnega! Toda la hipocresía, toda la esquizofrenia del PSC (y por contrapeso las del PSOE) están muy bien expuestas en el artículo.

  11. (26)
    Yo me refiero concretamente a la frase, el resto lo respeto porque forma parte de la crítica política. Rahola tiene la manía de erigirse en Cataluña über alles para dictaminar la esencia y categoría de cada catalán y luego marcarle a fuego una etiqueta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s