Qué tiene un sindicato que no tenga la Iglesia Redentorista del Séptimo Gin-Tonic con pepino

En estos días un señor sindicalista y consejerista ha sido noticia. Al parecer cobraba 180k euros por asistencia/pertenencia al consejo de administración de algo relacionado con lo que fue una caja de ahorros y monte de piedad.

El afectado declaró que el entrega los 180k euros de sueldo a su sindicato. También que cobra unos 2.3k euros mensuales de su empresa en la que, al parecer, no realiza más labor productiva que ser liberado sindical. Esos 2.3k euros mensuales deben suponer, muy aproximadamente, unos 45k euros brutos anuales.

Han surgido algunas interpretaciones al uso (sin señalar). Por ejemplo hay que ver lo que llega a cobrar una persona por no hacer nada. ¿Y cómo dice usted que no hace nada? Es una deducción apoyada en el hecho de que done íntegramente la retribución y se conforme con el sueldo de 45k proporcionados por su empresa en atención a su labor sindical. No será el único que cobre por no hacer nada pero debe ser de los pocos que lo manifiesta tan claramente.

Cuando conocí la versión del afectado me pregunté que cómo es que donaba íntegramente los 180k euros y qué implicaciones fiscales tenía. Escuchando un programa de radio entendí que el concepto entraría como cuota sindical. Y me extrañé.

En los tiempos que corren uno puede correr el programa de la AEAT y simular casi cualquier circunstancia fiscal. Fui allí, me puse un sueldo de 180k euros y una cuota sindical de 189k euros y, efecticamente, el efecto en la declaración es neutro.

No sería lo mismo si usted satisfaciera 180k de cuota de colegio profesional (y teniendo en cuenta que la pertenencia a un colegio profesional es o era, para ciertas cosas, obligatoria). Usted tendría un límite (no he calculado cual) y por el resto tributaría y pagaría unos 80k euros dependiendo de muchos factores.

Tampoco sería lo mismo si usted donara esa cantidad a la Iglesia Redentorista del Séptimo Gin-Tonic o, por traer otra cosa, a la Real Orquesta Sinfónica de Colmenar Viejo.

Hace unos meses discutimos aquí o allí sobre las diferencias entre la donación en España y en Estados Unidos. Allí uno puede donar libremente cantidades, grandes cantidades, a ciertas entidades supongo que declaradas de utilidad pública. Por ejemplo a una orquesta sinfónica o a un teatro. Ese dinero donado desaparece de los ingresos y a efectos fiscales es como si alguien transfiriera renta a una entidad y el Estado lo aceptara como bueno. Así Warren Sánchez puede pagar menos impuestos que su secretaria.

En España no es así porque, primero hay límites para la cantidad aportada y la deducción fiscal es solo por una parte de ella.

Salvo si se trata de un sindicato cuotas sindicales.

La pregunta es ¿por qué?

Disclaimer: artículo escrito por un fiscalista aficionado desconocedor de leyes, sus fundamentos y sus motivos. Estoy a lo que corrijan.

9 comentarios en “Qué tiene un sindicato que no tenga la Iglesia Redentorista del Séptimo Gin-Tonic con pepino

  1. ¿Supongo que el ejemplo vale lo mismo para un consejero del PP en RTVE que diera su sueldo al partido? En ambos casos me parece una velada (de Benicarló) financiación chusca de sindicato/partido político, ¿no?

  2. [1]

    Si valiera. Pero me temo que si un consejero de RTVE cobrarara 180k euros y los donara íntegramente a su partido tendría que pagar unos 90k euros al fisco en concepto de IRPF. O bien donar solo su sueldo líquido: la diferencia entre lo que cobra en bruto (180k) y el IRPF correspondiente que satisface (unos 90k).

    Dicho de otra forma. En el caso del sindicalista consejero, el fisco dona 90k al sindicato. Me pregunto el porqué de este privilegio.

    (o se los perdona al sindicalista)

  3. [4]

    No. Corría la historia de que estaba detenido por mal funcionamiento. Se ve que funciona.

    Ahora bien, el reportaje es frivolidad sobre frivolidad con todos los tópicos de periodista insulsa y policeman baboso.

  4. Si se sigue la noticia en El Mundo (ver link más adelante), uno se entera de que cobrar los 180keuros no le plantea al austero sindicalista ningún dilema moral,
    pues el dinero va íntegramente a la caja del sindicato. Esa es la razón por la cual en el IRPF los sindicatos disfrutan del derecho de pernada. Si el dinero se destinase a, es un decir, socorrer personas en situaciones muy desafortunas (Cáritas por ejemplo) entonces se desembocaría en un dilema moral de muy difícil solución. Por eso, las personas, probablemente socialdemócratas bienintencionados, que elaboraron el reglamento, nos ahorraron la penosa tarea de resolver dilemas morales. ¡Gratitud, les debemos!

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/17/economia/1329476895.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s