El eterno problema de los que resuelven el eterno problema de España


Acabo de leer –gracias al link de AE– el artículo de Pedro Jota Ramírez en el que pide una reforma del Estado. El asunto tiene su gracia. Cuántas veces se habrán publicado artículos así en los últimos doscientos años. Me gusta especialmente esos porcentajes sin contexto, que parecen indicar algo sin indicar, en realidad, nada.

Lo gracioso es que ahora se crea que el problema es el estado autonómico cuando antes se decía que lo era el estado centralizado.

La clave en realidad siempre ha sido sencilla: una cuestión de responsabilidad. Las autonomías nunca han llegado a tener una capacidad de financiarse autónoma, pero tampoco se les fijó un presupuesto cerrado. Funcionaron como pequeños Estados, pero sin responsabilidad financiera de los que mandaban en ellos.

No hace falta cambiar el modelo. Ni recuperar competencias. Más aún, la parte del león del déficit y de la deuda sigue siendo del Estado. Lo que sí hay que hacer es aclarar qué son: o algo parecido a Estados federales, en cuyo caso habrá que darles autonomía para la creación de impuestos y que actúe la democracia; o administraciones territoriales. En este segundo caso, tendrá el Estado que financiarlos con criterios idénticos (fundamentalmente de población) y bastará con fijar límites infranqueables de gasto y responsabilidad personal de los que gastan de más.

Se puede argumentar a favor de un modelo más centralizado o menos, pero lo que es indiscutible es que es mala política la de permitir que alguien se endeude sin ser responsable del endeudamiento.

Algo que, por cierto, ha pasado y pasa, con los estados centralizados. El caso griego es muy claro. A pesar de ser un estado muy centralizado (en el que las regiones administrativas han aparecido con algo más de fuerza mediante una reforma de 2011 que en realidad lo que ha hecho ha sido disminuir el número de regiones, prefecturas y municipios, pero dotándoles de más autonomía), lo cierto es que se ha salido de madre precisamente con gastos típicos de una administración central: gasto militar, pensiones, beneficios sociales de todo tipo y empresas públicas -porque el Estado también tiene empresas públicas- y con la ausencia de una política fiscal seria.

En fin, que no. Que el problema no es la mayor o menor centralización. El problema es de responsabilidad. Y lo ha sido siempre.

Anuncios

6 comentarios en “El eterno problema de los que resuelven el eterno problema de España

  1. El problema de España se parece mucho al problema de las universidades. Cada vez que sale algún profesor o catedrático habla de la endogamia, de las banderías, de la funcionarización. Sin embargo, ellos nunca se meten en esos grupos. Siempre son los demás. Debe ser que los demás nunca salen en los medios de comunicación. Quizá estén agazapados en sus departamentos, conspirando, nepotizando, endogamizando la universidad. ¿Son puros todos esos catedráticos? Cuando están en tribunales de doctorandos, ¿califican según méritos o lo hacen según quién es el doctorando? Por que da la sensación de que los puros son casi todos (de hecho, los que hacen declaraciones o escriben artículos lo son, el 100%) los catedráticos son “de los buenos” y de que los malos son tres o cuatro a los que me gustaría conocer, pues ¿cómo siendo tan pocos pueden hacer tanto daño?

  2. El infierno son los demás, que decía alguien famoso.

    Las cenas con mis amigos siempre son divertidas:

    –¿Cómo podéis tener ese porcentaje de absentismo? Hay que cortar esa sangría.

    –Mantenemos con nuestros impuestos y nuestras rebajas de sueldo las cuentas de España. ¡No hay ni uno de vosotros que no sea un defraudador, señálame uno!

  3. Ahí están las responsabilidades asumidas por los propios Arcadi y Pedro J. en el caso Factual o las innumerables meteduras de pata en “la investigación” del 11M.

  4. A tres amigos les toca la primitiva. 10 millones de euros. Piensan en invertirlos. Ladrillo, bolsa…. no, no, un puticlub. Al cabo del año hacen balance.
    – Pérdidas.
    – ¿Cuánto?
    – Medio millón de euros.
    – ¿Y qué podemos hacer?
    – Yo creo que tendríamos que abrirlo al público…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s